<
>

Chiefs, un equipo que pasó de temido a vulnerable

Luego de un arranque por demás auspicioso en el Super Rugby 2020 (ganó 4 de los 6 partidos que jugó), Chiefs aún no logra hacer pie en el SR Aotearoa y, hasta el momento, perdió todo lo que jugó.

A principio de año, le había ganado 37-29 al poderoso Blues, 25-15 al candidato Crusaders, 43-17 a Sunwolves y 51-14 a Waratahs, y había caído únicamente ante Brumbies (14-26) y ante Hurricanes con lo justo (24-27).

Y no sólo eso: hasta la suspensión del torneo producto de la pandemia, el equipo de Hamilton era de los mejores y más efectivos en cuanto al ataque. Con 27, era el tercer equipo con más tries y, con 194, el cuarto con más puntos a favor.

Sin embargo, no bien comenzó el Super Rugby Aotearoa, la situación cambió drásticamente. Aunque siempre se mantuvo cerca en el marcador, en las primeras tres fechas de la competencia neozelandesa, los de Warren Gatland aún no conocieron la victoria.

En el debut ante Highlanders, en lo que fue verdadermente un partidazo, Chiefs estuvo a poco y nada de llevarse los 4 puntos de regreso a su ciudad. Cuando restaban 2 minutos para el cierre del partido en Dunedin, Damian McKenzie puso a su equipo arriba por 27-25 con un drop. Parecía que no había tiempo para más... Hasta que, a los 79', Bryn Gatland le amargó la noche a su padre Warren por la misma vía y selló el 28-27 definitivo para los locales.

En la segunda fecha llegó la visita de Blues, que está invicto y es el único líder del certamen. Los cuatro penales de McKenzie no iban a evitar que los de Auckland ganaran en Hamilton después de 9 años gracias a los tries de Hoskins Sotutu y Mark Telea, además de los seis puntos que le aportó Beauden Barret a su nuevo equipo por intermedio de un drop y de un penal.

En su última aparición, el equipo de Gatland tuvo que viajar a Christchurch para enfrentar al tricampeón y siempre candidato Crusaders. Con un clima que no colaboró con las intenciones de buen rugby, Chiefs nada pudo hacer para resistir la velocidad de Sevu Reece y la efectividad de Will Jordan, quien marcó los dos tries del 18-13. El descuentom que llegó gracias al try de Sean Wainui a los 64', no iba a ser suficiente para esquivar la tercera derrota consecutiva en este Super Rugby Aotearoa.

Los dos puntos bonus defensivos que consiguió el equipo de Hamilton le permiten estar cuarto y no último, pero cabe destacar que Hurricanes (hoy en el fondo de la tabla) cuenta con un partido menos. Lo curioso es, quizás, que hasta el momento, Chiefs es el elenco que más quiebres (62) y metros recorridos (1.132) ha logrado.