<
>

Phill Kearns, director ejecutivo para la candidatura de Australia 2027

El exjugador y capitán del seleccionado de Australia, Phil Kearns, será director ejecutivo en la puja que tendrá el país oceánico por organizar la RWC 2027. Será un enlace entre el consejo asesor que recibirá las ofertas de la Copa Mundial y las uniones miembros de World Rugby a medida que la organización avanza con los planes del trascendental torneo. A partir del 7 de septiembre Kearns responderá al presidente de Rugby Australia, Hamish McLennan, y al presidente de la junta asesora, Sir Rod Eddington.

Kearns, quien ganó dos Copas Mundiales como jugador y ha tenido una exitosa carrera corporativa con roles como CEO, director general y como director de varias organizaciones, recibió todos los elogios por parte del presidente de la unión australiana, McLennan, quién aseguró que cumplirá un papel vital en el trabajo de Australia para elaborar el plan de organización 2027.

"Phil tiene una reputación internacional impecable tanto en el sector corporativo como con su red de contactos en todo el mundo del rugby", dijo McLennan al sitio web oficial de Rugby Australia y agregó que "estará al frente y será el centro del equipo en la licitación de la Copa Mundial de Rugby y liderará nuestras relaciones internacionales para poner a Rugby Australia en la posición más sólida posible para ganar el derecho de organizar la obra maestra en 2027.

"Como parte de su papel, Phil pasará tiempo en el extranjero para ser un contacto clave con las uniones de miembros de World Rugby, para mostrar nuestra oferta y destacar por qué seríamos un gran anfitrión en 2027", finalizó el Ceo australiano.

Kearns espera la oportunidad de ayudar a la organización a ganar los derechos para organizar el torneo y declaró que "estoy muy orgulloso de aceptar el papel y quiero agradecer a Hamish y Sir Rod por su consideración mientras nos preparamos para competir y organizar la Copa Mundial de Rugby en Australia en 2027".

“Sé lo que se necesita para ganar una Copa del Mundo dentro del campo con los Wallabies y ahora estoy enormemente emocionado de trabajar para ganar el derecho de organizar una Copa del Mundo aquí en Australia. Si lo logramos transformaría el juego en este país. La ganancia financiera que traería beneficiaría la economía australiana a medida que se reconstruye por el impacto de COVID-19 y luego nos daría la oportunidad de poder invertir nuevamente en las bases del juego ".