<
>

Los argentinos que fueron Bestias Negras de Federer

Getty Images

Roger Federer es un jugador indiscutido. Puede gustar más o menos su elegancia en las canchas. Puede gustar más o menos su gracia al impactar sus golpes. Puede gustar más o menos su gallardía frente a sus rivales. Pero, qué va, es difícil que no te guste el tipo.

Si bien sus épicas batallas frente a Rafael Nadal y Novak Djokovic cementaron una era única e irrepetible como la del "Big Three" en el tenis moderno, y son los únicos dos jugadores con los que tiene balance negativo, hubo tres argentinos que causaron interferencia en distintos momentos de la carrera del suizo y es interesante que analicemos caso por caso.

Guillermo Cañas

El muestreo de los choques entre Willy y Roger no es tan amplio. Pero eso no quita que el argentino haya sido un auténtico dolor de cabeza para el suizo. En sólo seis choques entre ambos, se repartieron tres victorias por lado.

Willy, 19º del ranking ATP por aquel entonces comenzó ganando la primera vez que se vieron las caras ante Federer (10º) en el Masters de Canadá en 2002 en una primera ronda a puro diente apretado. Fue 7-6(10) 7-5 y, a la postre, Cañas vencería a Paradorn Srichaphan, Yevgeny Kafelnikov, Marat Safin, Tommy Haas y Andy Roddick en la final, por 6-4 y 7-5 para quedarse con el torneo canadiense.

Las otras dos victorias de Cañas frente a Federer llegarían en el año 2007 con tan sólo días de diferencia. En el Masters de Indian Wells, Cañas llegaría a su duelo ante el suizo como Lucky Loser con un ranking de 60 y Federer, lógicamente, como número uno del mundo. En la Ronda de 64 Willy se quedaría con el match por 7-5 y 6-2 causando un cimbronazo tal que el agotamiento mental de cara a su duelo siguiente sería absoluto y perdería con Carlos Moyá por un doble 6-4.

Cañas hizo de la épica una habitualidad ese marzo de 2007. Es que el 19, en el Masters de Miami, el oriundo de Tapiales ingresó desde la Qualy y jugó un auténtico partidazo frente a Federer quien sucumbió en el primer set por 7-6(2) 2-6 7-6(5) en la Ronda de 32. ¿Quieren más hype? Bajó a Tommy Robredo en cuartos de final por 7-6 y 6-1 y a Ivan Ljubicic por 7-5 y 6-2 en semifinales, sólo para ser detenido por Novak Djokovic en la final por 6-3, 6-2 y 6-4.


Juan Martín Del Potro

La historia con Juan Martín comienza con seis caídas contra el propio Federer antes de dar el zarpazo: Del Potro le arrebató a Federer el US Open 2009, ni más ni menos.

En la primer final que disputaron, el argentino se quedó con su primera victoria ante el suizo en lo que fue un auténtico thriller: 3-6 7-6(5) 4-6 7-6(4) 6-2 en más de cuatro horas de juego. Llegarían otras victorias para Del Potro pero, lógicamente, con menos peso. Una ese mismo año en el Round Robin del Masters de fin de año en el que el propio Juan Martín finalizó en segundo lugar detrás de Nikolay Davydenko por 6-3, 6-4.

Situación que se repetiría en la edición 2012 cuando la Torre de Tandil encadenó 3 victorias al hilo ante Roger. Victoria en el Round Robin en el O2 Arena de Londres por 7-6, 4-6 6-3. Pero la locura llegaría en Basilea, el patio de la casa del suizo, con un back to back en 2012 y 2013 insólito. Primero 6-4 6-7(5) 7-6(3) y al año siguiente otro partido que se fue a tres sets y se quedaría el argentino 7-6(3) 2-6 y 6-4 en sendas finales para quedarse con los títulos en el hogar de su rival.

Cuatro años más tarde Juan Martín volvería a ganarle un partido a Roger en un duelo cargado de electricidad por el torneo que los hacía encontrarse nuevamente: cuartos de final del US Open del 2017 y victoria por 7-5 3-6 7-6(8) 6-4 de quien en aquel momento ostentaba el lugar 28 del ranking ATP.

El último choque entre ambos fue el 5 de marzo del 2018, en la final del Masters de Indian Wells, donde Del Potro sacó adelante otro encuentro durísimo frente a Federer por 6-4 6-7(8) 7-6(2).


David Nalbandian

David y Roger jugaron 19 partidos entre sí: 8 victorias del cordobés y a las 11 del de Basilea. Lo llamativo de esta situación fueron los golpes consecutivos que le propinó el argentino a su rival desde el minuto cero que se enfrentaron de manera oficial. Un lapidario parcial de 5-0 a favor de Nalbandian entre los años 2002 y 2003 parecía no tener ningún tipo de sentido.

Es que David comenzó su head to head contra Roger con una diferencia sustancial respecto de los rankings de ambos. En el Masters de Montecarlo estaba ubicado en el lugar 35º contra el puesto 11º del suizo y lo venció en la Ronda de 32 con un duro 6-2 y 6-1 que no pasaría a mayores ya que Marat Safin se cruzó en su camino luego.

Seis meses más tarde, sobre la carpeta de Basilea, Federer perdía de manera más apretada en tres sets. Fue 6-7(2) 7-5 6-3 para el Rey David quien, inconforme con haberse quedado con esas semifinales se coronaría campeón tras pasar por encima, en sets corridos, a Fernando González.

Ya en 2003, Nalbandian sumó tres victorias de un peso específico aún mayor, ya que dos de ellas se disputaron en Grand Slams. Cedió un sólo set en su exhibición 6-4 3-6 6-1 1-6 6-3 en la Ronda de 16. Además, en el Masters de Cincinnati -cuando Federer ya estaba segundo en el ranking mundial- le ganó por un apretado doble 7-6(4) 7-6(5) y, para cerrar esa tríada de victorias culminó un 3-6 7-6(1) 6-4 6-3 en un US Open en el que llegaría a semifinales, donde sería vapuleado por el eventual ganador del certamen, Andy Roddick.

En el Masters de fin de año del 2005, torneo en el que Nalbandian fue amo y señor de Shangai, el argentino transpiró pero sacó adelante un 6-7(4) 6-7(11) 6-2 6-1 7-6(3) en el encuentro definitivo como se aprecia, en detalle, aquí abajo.

El 2007 fue el último año de sonrisas para Nalbandian respecto de sus batallas ante Federer. Venció en la final del Masters de Madrid al GOAT por 1-6 6-3 6-3 y dos semanas después lo haría en la Ronda de 16 por 6-4 7-6(3) en un torneo en el que David se quedó en las puertas de un nuevo título tras caer ante Rafael Nadal por 6-4 y 6-0.