<
>

El camino de Del Potro junto a Prieto

play
La particular temporada 2019 de Del Potro (3:59)

Así fue el corto año tenístico del tandilense. Sus mejores partidos. (3:59)

El Abierto de los Estados Unidos de 2017 no fue un torneo más para Juan Martín Del Potro ni para Sebastián Prieto. Fue la semilla de una relación laboral que no completó las tres temporadas pero tuvo muchas flores.

De Flushing Meadows al Masters 1000 de París Bercy, Del Potro construyó un sprint furioso, con 18 triunfos y cuatro derrotas, con el título de Estocolmo (el 20°, que lo convirtió en el tercer argentino de la Era Abierta en alcanzar esa cantidad, superado únicamente por Guillermo Vilas y José Luis Clerc) y las semifinales del US Open incluídas.

En 2018, Del Potro conquistó su primer Masters 1000 (Indian Wells) y sumó el ATP 500 de Acapulco, jugó las finales de Auckland y Los Cabos y llegó a su mejor posición en el ranking mundial (3º) con el que estuvo un par de semanas en agosto.

En el US Open, Del Potro no llegó como favorito y se fue bien cerca de repetir la hazaña de 2009. Tras despejar a Rafael Nadal en semifinales se topó con el serbio Novak Djokovic. Fue 6-3, 7-6 (4) y 6-3 perdiendo la oportunidad de ganar el US Open por segunda vez pero con la certeza de estar de vuelta entre los grandes.​

Semanas después, durante la gira asiática, una mala pasada del Masters de Shanghai en pleno partido contra el croata Borna Ćorić le oscureció el horizonte. Una de sus rodillas amortiguó una caída y sufrió una fractura de la rótula derecha.

Ya en 2019 y con viento a favor en la recuperación volvió en Delray Beach en febrero pero, tras tres partidos dijo basta. Se vio obligado a bajarse del ATP 500 de Acapulco y del Masters 1000 de Indian Wells, torneos en los que no pudo defender sus títulos.​

Tras este inconveniente, regresó al circuito dos meses después para el Masters 1000 de Madrid donde perdió en segunda ronda ante Laslo Djere. En el Masters de Roma llegó hasta los cuartos de final donde lo esperaba Djokovic y tres horas de intenso nivel. Un Roland Garros agridulce con derrota en cuarta ronda y la temporada de césped donde podía llegar a dar algún golpe.

En Queen's venció en primera ronda a Denis Shapovalov en dos sets pero su gesto escondía un dolor. Fisura de rodilla para bajarse del torneo horas más tarde. Los exámenes médicos realizados le diagnosticaron una nueva fractura de rótula que lo obligó a una operación y una nueva ausencia.

Desde allí no volvieron a pisar una cancha en conjunto jugador y coach.