<
>

Wawrinka puso punto final a su relación con Norman

¿Todo tiene un final? Eso fue lo que pasó en una relación entre dos ex-Top 10 del mundo, que dio grandes resultados. Stan Wawrinka decidió terminar su relación profesional con Magnus Norman, el entrenador que hizo brillar al suizo, ya que bajo su conducción ganó los tres títulos de Grand Slam en singles.

A los 35 años, Wawrinka sigue estable entre los 20 mejores tenistas del ranking mundial de la ATP. Pero así y todo, el irregular y talentoso jugador suizo quiso finalizar una estrecha y gran relación tras ocho años.

Wawrinka realizó un emotivo comunicado agradeciéndole todo lo logrado por la dupla: "Después de ocho fantásticos años juntos, Magnus y yo hemos decidido poner fin a nuestra colaboración. Él continuará siendo mi amigo y mi mentor. Le deseo todo lo mejor y le agradezco muchísimo todos los éxitos que hemos conseguido trabajando", afirmó el campeón de la Copa Davis en 2014.

Sin dudas, Norman, exfinalista de Roland Garros, le cambió la mentalidad a Wawrinka, le hizo creer a pleno en su potencial. De hecho, el helvético ganó el Abierto de Australia 2014, Roland Garros 2015 y el US Open 2016 de la mano del sueco.

El suizo obtuvo la mayoría de sus 16 títulos oficiales con el sueco en su box. Y se incluye un Masters 1000, el de Monte Carlo 2014. La particularidad es que Wawrinka consiguió sus grandes éxitos con victorias en las finales sobre los integrantes del 'Big 3', lo que agigante su figura.

Por orden cronológico, venció al español Rafael Nadal en la finalísima de Australia, a su compatriota Roger Federer en la de Monte Carlo y al serbio Novak Djokovic en las de Roland Garros y el US Open. Por eso, el click lo hizo gracias al aporte de Norman y el jugador está muy agradecido.

Hace muy poco, el propio Norman apoyó a su hasta ahora pupilo: “Stan es indudablemente uno de los mejores tenistas si se mira su récord, ya que ganó tres Grand Slam diferentes en la era en la que juegan los cuatro grandes. Pero él está un poco subestimado".

Ahora Wawrinka seguirá su camino en el circuito, donde no suma un título ATP desde que festejó en Ginebra, en su país, en 2017. El dueño de uno de los mejores reveses a una mano busca un cambio de aire para tratar de volver a la elite.