<
>

Murray y un grito que lo llevó hasta la final de Sídney

Ese que supo estar en la cima y ver a todos desde arriba lleva meses persiguiendo la posibilidad de retornar al Top 100 del ranking mundial. Es Andy Murray y está a un triunfo de lograrlo. El tema es que su próximo partido es nada menos que la final del ATP 250 de Sídney.

El tenista británico es consciente de que esa meta es un buen punto de partida para seguir construyendo su renacer (llegaría al lugar 92 del escalafón mundial).

Pero, para llegar a dicha situación, tuvo que escalar el monte Reilly Opelka. Lo logró con un 6-7 (6), 6-4 y 6-4 en dos horas y media de juego.

Es su primera final desde Amberes 2019 (la número 69 de su carrera) y espera por Aslan Karatsev que dio cuenta de Dan Evans por 6-3, 6-7 (13) y 6-3.