play1:14

Pavón y Zambrano, casi terminan a las piñas en el banco de suplentes

El delantero salió muy enojado cuando fue reemplazado y reventó un par de botellas de agua contra el piso. El peruano se enojó porque lo mojó y se armó. Al final, hubo abrazo. Todo fue durante la derrota del Xeneize ante Independiente.