Matías Díaz: "Me encantaría volver al Super Rugby"

Matías Díaz regresó al país, fue parte de Pampas XV y está en los planes de Hourcade. ProFocus

BUENOS AIRES -- Sin dudas, la historia de Matías Díaz podría resumirse en una palabra. Superación. Tomó decisiones claves en momentos determinantes que hoy lo ubican en una posición expectante de cara a su futuro profesional ligado al rugby argentino.

Cuando la tendencia era jugar en el Sur, Matías Díaz firmó con Highlanders. Es cierto, no sumó todos los minutos que hubiera querido pero mamó, de primera mano, la gesta más pura del Super Rugby.

Cuando la tendencia era volver al país, Matías Díaz firmó, de manera temporaria, con Bristol de la Segunda División inglesa. Acumuló minutos de juego, volvió de lleno al ruedo y palpó nuevamente lo que era sentir continuidad en una cancha.

"Cuando terminó mi contrato en Highlanders de Nueva Zelanda, volví a Argentina. Fui a Canadá con Jaguares y ahí salió la oportunidad de irme a Bristol. Ellos me ofrecieron contrato por toda la temporada pero mi idea era volver en 2015. Me puse a hablar con José "Cheto" Santamarina para que me explicara cómo se iba a desarrollar la temporada en el país. Negocié ir solamente por tres meses a Bristol, de prueba por decirlo de alguna manera. Ellos, después de dos semanas de firmar con la UAR querían que me quedara por todo lo que quedaba de temporada. Me metían presión por eso, no me dejaban decir que no. A su vez les contaba que tenía un compromiso y fue un duro tire y afloje para poder volver", detalles, poco conocidos, del diálogo que surgió entre el pilar y Scrum.

-Luego de la Pacific Rugby Cup, ¿cómo te sentiste? ¿Cuán importante fue para vos compartir cancha nuevamente con muchos de tus compañeros de Pumitas?
-Fue muy lindo volver a juntarnos, a unirnos otra vez. Hacía un montón que no nos veíamos. Nos reunimos los que habíamos jugado con Pumitas dos o tres años seguidos. Algunos se habían ido del país, como Santiago García Botta que jugó en Stade Francais, yo por ejemplo a Highlanders o Bristol...Volverte a encontrar con el mismo grupo es lo más cómodo. Uno sabe lo que es la experiencia de jugar afuera: ir, cumplir tu trabajo, volver y listo. Este no es el caso, uno deja de entrenar pero se sigue hablando, te extrañás, te hacés realmente amigo. Me sentí muy cómodo con Pampas, me dieron muchísimos minutos. Era algo que habíamos hablado con los entrenadores que me faltaba: agarrar un poco más de ritmo, que no venía trayendo, así que estoy muy contento por eso y feliz de que vuelvan a confiar en mí para disputar nuevamente estos dos partidos contra Estados Unidos.

-¿Qué esperás de los próximos duelos contra Estados Unidos XV?
-Es importante porque, como dijeron los entrenadores, es parte de la preparación previa a lo que serán los Barbarians franceses y el Rugby Championship . Son partidos importantes frente a un rival que no es el mejor táctica ni técnicamente, pero son muy fuertes. Los estadounidenses están muy bien preparados. Los partidos van a estar duros. Como fue en la Pacific, y se dará en estos encuentros, empieza a jugar saber que te están viendo desde afuera. Te están analizando para saber si estás o preparado para dirimir si podés ser parte del equipo que jugará ante Barbarians o en el Championship. Sabemos que se están empezando a jugar las últimas fichas, el tiempo está corriendo y tenemos que empezar a definir las cosas. Son los últimos meses que tenemos antes de que se venga lo que todo el plantel se espera que es el Mundial.

-¿Te imaginás volviendo a disputar el Rugby Championship?
-El sueño máximo de todos es el Mundial. Si te dicen otra cosa te están mintiendo. Pero antes hay muchos pasos previos. Muchas pretemporadas, muchos entrenamientos, partidos que tenés que ir cumpliendo. No se llega a un Mundial así porque sí. Hay méritos, hay que ganarse el lugar, hay muchas cosas antes. Me encantaría poder volver a jugar el Rugby Championship. Hacerlo contra nueva Zelanda allá, contra Australia, contra Sudáfrica, me hice muy fanático de ese rugby cuando estuve en Highlanders. Me adapté y me gusta muchísimo. Pero todo es objetivo por objetivo, paso por paso. Ahora debo enfocarme contra Estados Unidos y después tener la suerte de jugar contra Barbarians. Poder jugar el Championship sería lo mejor.

-¿En qué nivel te ubicás?
-Me estoy sintiendo mucho mejor. Con más confianza. También me encontré muy cómodo en otra posición como es la de pilar izquierdo. Estoy volviendo a encontrarme con eso y con esa posición que nunca la había pensado. Tanto en Bristol como en Teqüe entrené muchas veces desde que llegué al igual que como derecho, que estoy encotrando la técnica. Son más opciones de juego y me siento mucho más cómodo con eso.

-¿Estás en tratativas de extender tu vínculo con la UAR?
-Sí. Estoy hablando con la UAR para poder jugar la franquicia. Me encantaría volver al Super Rugby, a jugar ese rugby. Además de ser parte del primer equipo de la Unión. Me encantaría vivir ese año acá. Ya sé cómo es la experiencia de vivir afuera y de hacerlo desde otro lugar como en nueva Zelanda, por eso me encantaría ser profesional de rugby en Argentina. Allá es diferente. Volvés de entrenar y te vas a tu casa y se terminó. Acá salís de entrenar y tenés tu familia y todo. Estaría muy bueno poder vivir eso.