Finales WTA: Sharapova y Halep, con inicio ganador en Singapur

play
Halep arrasó con Pennetta (1:54)

La rumana derrotó a la italiana por 6-0 y 6-3 en 70 minutos, en las Finales del WTA en Singapur. (1:54)

SINGAPUR -- Por distintas vías, Maria Sharapova y Simona Halep cerraron con sonrisas el primer día de acción en las Finales WTA de Singapur. La rusa corrió desde atrás y se impuso por un apretado 4-6, 6-3 y 6-4 ante Agnieszka Radwanska, mientras que la rumana no tuvo piedad y apabulló por un contundente 6-0 y 6-3 a Flavia Pennetta.

"Tengo que mantener expectativas realistas", destacaba Sharapova en la previa. ¿La razón? Su poca actividad en los últimos meses. La rusa venía de abandonar en la primera ronda de Wuhan por una lesión en una muñeca en lo que significaba su vuelta al circuito tras superar una molestia en una pierna post Wimbledon. Hoy, rodaje al por mayor y respuesta positiva en su estado físico: dos horas y 47 minutos de acción ante la polaca.

Sharapova mostró una gran reacción en Singapur luego de haber perdido el primer set en el cierre, tras haber sido quebrada en el 4-4. Se quedó con los tres juegos iniciales de la segunda manga y tomó confianza. Pese a sus problemas con el servicio (cometió 12 dobles faltas), la rusa logró cerrar la diferencia establecida y puso paridad en el marcador.

Y en el tercero, control desde el inicio: un doble quiebre para ponerse al frente por 5-2. Parecía ser sentencia. Sin embargo, una cuota de sufrimiento. Ganó apenas dos puntos en los siguientes juegos y quedó 5-4 con la presión de definirlo con su saque. Y mayores nervios al quedar doble break point. No obstante, jerarquía para dar vuelta la historia y sellar su victoria en su segundo match point.

Unas horas antes, en el primer turno del día, Simona Halep no tuvo piedad con Flavia Pennetta y le aplicó un contundente 6-0 y 6-3 en el inicio de las Finales WTA de Singapur, sobre canchas duras. En el segundo turno, Maria Sharapova se enfrenta a Agnieszka Radwanska.

La rumana borró los malos antecedentes y tuvo un comienzo arrollador. Poco le importó haber perdido cuatro de los cinco duelos entre sí, incluido el de hace unas semanas en el US Open, y en apenas 26 minutos estableció la primera diferencia por un demoledor 6-0, con tres quiebres y cediendo sólo 10 puntos (tres con el saque).

La segunda manga, no obstante, encontró algo más de paridad. Sin quiebres hasta el 4-3, la rumana metió presión con la devolución, contó con cuatro oportunidades de break y terminó marcando una brecha decisiva. Luego, con la solidez que la caracterizó con el saque durante todo el partido (perdió sólo ocho puntos por esa vía), lo cerró en una hora y 12 minutos de acción.