Valencia: Murray volvió a gritar campeón y pone un pie en Londres

VALENCIA -- Insólita recreación en Valencia: Andy Murray salvó cinco match points, terminó venciendo a Tommy Robredo en tres sets y se quedó con el título, repitiendo el exacto escenario que había unido a ambos protagonistas un mes atrás en Shenzhen.

En aquella final, que daba inicio a la gira asiática, Murray triunfaba por 5-7, 7-6 (9) y 6-1 para romper una racha de 15 meses sin festejos. Aquí, se impuso por 3-6, 7-6 (7) y 7-6 (8), en tres horas y 20 minutos, para levantar su tercer trofeo en cinco semanas. Además, nuevo ascenso en la Carrera a Londres, donde quedó quinto y con más de un pie en las Finales ATP.

Murray tuvo un primer set extraño, víctima de su ineficacia. 0/6 en puntos de quiebre tuvo el escocés en ese pasaje, cediendo las únicas dos que le llegó a generar Robredo. Así, el tercer favorito del torneo entregó cuatro games en fila para comenzar de atrás en el marcador.

En el segundo, Murray consiguió de arranque el quiebre que se le había negado en el capítulo inicial y mantuvo la ventaja hasta el octavo game, donde Robredo igualó en 4-4 y llevó las cosas a un tiebreak.

En el desempate llegaron los primeros dos puntos de partido para el español: en 6-5, con su saque; y en 7-6, desde la devolución. No pudo concretar ninguna y, en la primera de cambio, Murray forzó una manga decisiva.

En el último parcial, el drama. Primero Robredo quebró para 4-3, pero el escocés no lo dejó ratificar la diferencia. Más aún, el local pasó de sacar para 5-3 a servir 4-5 con ventaja Murray: primer match point, ahora, para Andy. Pero el partido imponía un nuevo tiebreak. Y hacia allí fue la definición.

Con miniquiebre para 5-4, volvieron las oportunidades del lado español: Robredo tenía dos saques para cerrar la historia, pero volvió a quedarse en el camino. Tuvo otras tres chances concretas en ese tramo (una con su saque) para ganar el partido. Ninguna bastó.

En 9-8, su primera oportunidad certera en el desempate, Murray no perdonó y redondeó un enorme triunfo, que reafirma su levantada en este cierre de temporada, y que lo reposiciona rumbo a 2015.

Para Robredo, la pesadilla Murray sumó un nuevo capítulo y le dejó en blanco el casillero de títulos 2014. Antes, había cedido en Umag y la mencionada cita en Shenzhen.