Federer venció a Djokovic en la final y se quedó con el título en Dubai

play
Federer venció a Djokovic y se coronó en Dubai (1:24)

Con el servicio como mejor aliado, el suizo (2°) se impuso al serbio (1°) por 6-3 y 7-5 y se consagró por 7ª vez en este evento. Ahora, el historial 20-17 para Roger, que hoy pasó los 9.000 aces.

(1:24)

DUBAI -- Con el servicio como mejor aliado, Roger Federer (2°) se impuso a Novak Djokovic (1°) por 6-3 y 7-5 y se consagró campeón por séptima vez en el ATP 500 de Dubai. Ahora, el historial 20-17 para el suizo, que hoy se convirtió en el cuarto jugador en pasar los 9.000 aces, detrás de Goran Ivanisevic, Ivo Karlovic y Andy Roddick.

Federer se movió al ritmo de su saque en la definición ante Djokovic. El suizo mantuvo el control por esa vía, para hacer daño en el primer set y para salir de verdaderos apuros en la segunda manga. Con dos quiebres precisos, el N°2 del mundo se terminó aferrando al éxito en una hora y 24 minutos.

El plan de Federer fue claro desde un primer momento: dominio con su servicio, agresividad y tomar la red cuantas veces pueda. El único problema que se le presentó en el inicio fue en los momentos que no funcionó su primer saque, como en el tercer game en el que tuvo que levantar dos puntos de quiebre.

Djokovic, en tanto, también fue bastante transparente en su juego, con la intención de disputar puntos largos y desde el fondo de la cancha. No pudo aprovechar su chance con la devolución y pagó caro un game con dudas y errores. Cedió su servicio y, poco después, el primer set.

Con la desventaja en el marcador, el serbio giró un poco su esquema al ser más agresivo con sus golpes. Así llegó a tener dos puntos de quiebre en el octavo juego, con el score en 4-3, pero Federer se abrió el camino con cuatro primeros saques. Y en su siguiente turno en la devolución, nuevamente doble chance de break. Y otra vez las variantes del suizo con el saque.

Las oportunidades desperdiciadas por Djokovic pasaron a jugar un papel importante en lo anímico en el 5-5. El serbio no pudo cerrar una ventaja de 40-0 y con una serie de errores quedó contra las cuerdas. Un revés largo, dos fallas de derechas (una a la red y otra ancha) y una doble falta para darle a Federer la primera chance de quiebre en el set. Tiro ganador y 6-5 para el suizo.

Y la historia tuvo el cierre acorde al partido. El suizo salió nuevamente de apuros con su servicio y selló el éxito con un ace para su 84° título de su carrera, el séptimo en Dubai y segundo en el año.