Serena sumó su octava corona en el Premier Mandatory de Miami

MIAMI -- Más historia para Serena Williams. Este sábado la estadounidense se quedó con otro título en el Crandon Park de Key Biscayne, el octavo en su carrera (tercero en fila), al vencer por 6-2 y 6-0, a la española Carla Suárez Navarro en la final del Premier Mandatory de Miami.

El primer parcial comenzó con algo de paridad. Sin embargo, cuando la número uno logró doblegar el servicio de su rvial, tomó confianza y se despegó. Cuatro games consecutivos para el 6-2 en un primer parcial que tuvo a la estadounidense sumando 16 tiros ganadores y 13 errores no forzados, contra apenas 2 y 12, respectivamente, de la canaria.

El segundo ya fue todo para Serena. Profunda con sus golpes, no dejaba que Suárez la inquiete ni con su drive ni con su revés a una mano. De hecho, desde que la española tuvo su único break point en el partido en el primer game de este set, la norteamericana arrasó ganando 21 de los siguientes 22 puntos.

De esta manera, tras apenas 56 minutos de juego, Serena Williams ganó su título WTA Nº66 y sigue invicta en esta temporada (sin derrotas, con 18 victorias) luego de ganar su duodécima final consecutiva (no pierde una definición desde 2013).

El mano a mano ante la europea sigue sin equivalencias. Contando esta final, la española le ganó 10 games en 10 sets jugados. En los cuatro choques previos entre sí, habían sido cuatro triunfos de Serena, que se había quedado con los ocho sets disputados: 4 por 6-0, 2 por 6-2 y dos por 6-3. Lapidaria.

La norteamericana, además, llegaba envalentonada luego de vencer a Simona Halep por 6-2, 4-6 y 7-5 "vengando" de alguna manera su ausencia ante la rumana en semifinales de Indian Wells.

Cabe recordar que la número uno del mundo ya había dejado atrás en 2014 a su compatriota Andre Agassi (6) como máximo ganador de este certamen. Pero la máxima favorita no deja de sumar hitos en su carrera: también llega de sumar su victoria número 700.

Su rival, Suárez Navarro, se había convertido en semifinalista al derrotar el jueves a la alemana Andrea Petkovic, novena sembrada, por 6-3 y 6-3, pero no pudo conseguir el título que supo conquistar su compatriota Arantxa Sánchez Vicario en 1992 y 1993.

Sin embargo, para la ibérica haber ganado en semifinales ya fue lo más importante de su carrera ya que nunca había participado en esta fase en tanto alto nivel de torneo. Además, ya estará la próxima semana en el Top 10 por primera vez en su carrera.