Sharapova pasó a la final en Roma y volverá al N°2 tras la caída de Halep

ROMA -- Sábado perfecto para Maria Sharapova (3ª) en el Foro Itálico. La rusa se cobró revancha ante Daria Gavrilova (78ª), que la había vencido en Miami, accedió a la final del WTA Premier de Roma y se aseguró el N°2 del mundo para Roland Garros, gracias a la derrota en primer turno de Simona Halep (2ª), ante Carla Suárez Navarro (10ª).

Sharapova prevaleció por 7-5 y 6-3, en algo menos de dos horas de partido. La rusa rompió la inercia de un primer set sin quiebres que se encaminaba a un desempate y selló la diferencia inicial. Luego, contrarrestó un 1-3 de arranque en el segundo, para llevarse cinco games en fila y soltar el triple festejo en el clay italiano.

Maria había cedido la escolta de Serena Williams un mes atrás, en Stuttgart, por no poder defender el título. El buen andar en Madrid (semifinales) y Roma la devuelven a ese lugar, asegurándose evitar a la N°1 en París hasta una eventual definición.

Gavrilova, en tanto, se irá de Roma dentro del Top 50, después de haber comenzado la temporada en el puesto 233. Con dos victorias ante Top 10 en lo que va de 2015 (la otra: esta semana, ante Ana Ivanovic), la chica de 21 años va dejando de ser una sorpresa en el circuito, para empezar a confirmar todo lo que prometía en juveniles, con títulos en singles y dobles de Grand Slam, más Oro en los Juegos Olímpicos de la Juventud.

La otra semifinal tuvo un curso bien particular, y terminó con Suárez Navarro al frente por 2-6, 6-3 y 7-5. La rumana estuvo set y quiebre arriba en el encuentro, pero desde allí se vino abajo con su servicio: solo ganó uno de sus siguientes ocho games de saque.

En la manga decisiva, esa irregularidad fue la norma: los primeros ocho juegos del set terminaron en quiebres. Y la jugadora que sacó no tuvo siquiera un game point en cada caso.

Por eso cuando la rumana mantuvo por fin su servicio para liderar 5-4 y enseguida quedó con Suárez Navarro presionada en 0-30, el partido y el boleto a la final parecían quedar en sus manos. Pero una serie de errores consecutivos con la derecha frustraron la chance y estiraron la definición.

En la vuelta al primer casillero, un nuevo quiebre y otra tanda de equivocaciones de Halep (totalizó 60, dos por game y 20 más que su rival) hicieron el resto. En su tercer match point, la española volvió a vencer por cansancio a la rumana y firmó otro avance importante en el mejor año de su carrera, consagrándose además como la jugadora con más victorias en el año: 31. Ahora, buscará empezar a torcer su mala suerte en finales, donde está 1-7. Este año, definió (sin éxito) en Amberes y Miami.