<
>

Raiders, sin Carr ni Lynch, cayeron en el desierto ante los Cardinals

GLENDALE -- Marshawn Lynch se robó los reflectores en lo que fue un partido rutinario de pretemporada de la NFL al sentarse durante la ceremonia del himno nacional previo a la derrota de los Oakland Raiders, 20-10, ante los Arizona Cardinals este sábado por la noche.

El ex corredor de los Seattle Seahawks, quien salió del retiro para firmar con el equipo de su ciudad, los Raiders, estuvo sentado con sus brazos sobre sus rodillas.

Aunque pocas veces habla con los medios, Lynch ha expresado su apoyo por la decisión del mariscal de campo Colin Kaepernick de arrodillarse durante el himno nacional la temporada pasada para protestar lo que vio como un patrón de maltrato policial hacia las personas de color.

Lynch no jugó el partido.

Carson Palmer lanzó un pase de touchdown de 12 yardas a Brittan Golden para coronar su breve debut en pretemporada mientras el mariscal de campo de Oakland, Derek Carr, observó el partido desde la banca.

Palmer, de 37 años de edad y comenzando su campaña N° 15 en la NFL, dirigió a Arizona en una serie de touchdown de 12 jugadas y 70 yardas para iniciar el partido. Lució como si los Cardinals se perfilaran para un gol de campo corto, pero los Raiders fueron castigados por cubrir al centro en la patada, dando el primero y 10 a Arizona y preparando su touchdown inicial.

David Johnson tuvo un acarreo de 10 yardas en la primera serie. El destacado corredor acarreó el balón tres veces para 16 yardas antes de poner fin a su noche.

Dos de los jugadores defensivos más importantes de los Raiders, el ala defensiva All-Pro, Khalil Mack, y el apoyador Bruce Irvin, se unieron a Carr y Lynch como espectadores.

Si bien este fue el primer partido de pretemporada para Oakland, se trató de la segunda presentación de Arizona. Los titulares de los Cardinals no jugaron en la derrota del equipo 20-18 ante los Dallas Cowboys en el partido del Salón de la Fama.