<
>
2021 Argentine Copa de la Liga Profesional, Cuartos de final
  • Carlos Tevez (11')
  • Julián Álvarez (68')
Boca Juniors ganó 4-2 en penales
Boca Juniors ganó 4-2 en penales

Boca se dio el gusto: eliminó a River y está en semifinales de la Copa de la Liga

(ESPN.com) -- Tras empatar 1-1 en los 90 minutos, Boca derrotó por 4-2 a River en la definición por penales y avanzó a las semifinales de la Copa de la Liga.

Así, el conjunto de Miguel Angel Russo se medirá el próximo domingo en San Juan ante Racing, que eliminó a Vélez también desde los 12 pasos, buscando llegar a la tercera final consecutiva del fútbol argentino.

Fue un Superclásico especial: este sábado se conocieron 15 casos de COVID-19 positivos en el plantel millonario.

Jugadores del equipo titular, como Armani, Bologna y Lux, los tres arqueros, Paulo Díaz, Suárez, Borré, Palavecino y Nicolás de la Cruz, entre otros futbolistas importantes para el Millonario, no pudieron estar presentes.

Pero pese a todo, el amplio plantel del conjunto de Núñez permitió que salieran a la cancha Montiel, Maidana, Angileri, Ponzio y Enzo Pérez, piezas clave y de mucha experiencia, aunque el arquerito Alan Leonardo Díaz, de sólo 21 años, hizo su debut absoluto.

Ya en los penales, Agustín Rossi (atajó dos) fue decisivo para que Boca venciera y evitara una nueva eliminación. Julio Buffarini, autor del último remate, le dio el alivio que tanto necesitaba el conjunto local.

Hay que recordar que River había dejado en el camino a Boca en los cinco encuentros de definición mano a mano de la era Gallardo, incluida la final de la CONMEBOL Libertadores. Por eso, para Boca era muy importante no perder esta serie. A su manera, sin brillar y dejando una imagen pobre, lo logró.

Boca había empezado mejor. A los 10 minutos, muy rápido, llegó la ventaja, tras un centro de Medina que Tevez conectó entre la cabeza y el hombro. En la jugada previa, Carlitos forcejeó con Maidana y el defensor cayó al piso, pero el árbitro no detuvo la acción por infracción.

River se fue acomodando de a poco, pero en los primeros minutos el Xeneize lograba anticipar al rival y aprovechar la rapidez de Villa y Pavón, y los buenos movimientos de Tevez.

Sin embargo, Boca no aprovechaba las chances (Villa, de tiro libre, Pavón e Izquierdoz tuvieron las más claras), y River se acercó varias veces con peligro.

A los 35 minutos, tras un centro de Angileri y una mala salida de Rossi, de flojo partido, Montiel quedó solo para el gol, pero Fabra salvó la caída del arco. Enseguida, de un tiro de esquina, Maidana cabeceó sin marca y la pelota se fue por arriba del travesaño.

En el complemento, Boca pudo definirlo. Pero no lo hizo. El arquerito respondió cada vez que fue buscado: dos veces le sacó el gol a Tevez, y tras la segunda, enseguida llegó el empate de River.

El gol, vino con la fórmula del Muñeco: Angileri mandó un muy buen centro al área y Julián Alvarez puso de cabeza el 1 a 1. Faltaban 22 minutos para el final del partido, y todo podía pasar.

River pudo ganarlo con un rebote de Rossi que Fontana no pudo conectar, y Boca tuvo su chance a través de Tevez, donde el arquero Díaz reaccionó muy bien.

Así, con muchos nervios y poco juego, se llegó a los penales. Para Boca convirtieron Tevez, Villa, Izquierdoz y Buffarini. Cardona, la quiso picar y se la sirvió al arquero, que ni siquiera había debutado en la Reserva del club de Núñez y tuvo una actuación sólida.

Para River marcaron Montiel y Alvarez, mientras que Rossi fue figura en este tramo del choque, ya que les contuvo los penales a Angileri y Ponzio.

River se fue con la cabeza en alto. Los casos de Covid sacudieron al plantel en una instancia decisiva, pero la mano del Muñeco y un plantel largo y de nivel le permitieron, en parte, suplir las ausencias para dar pelea hasta el final.

Boca venía de tres derrotas al hilo. Con sus problemas a cuestas por la falta de funcionamiento, cargaba con toda la responsabilidad en este partido. Sin dudas se va conforme por haber cortado la racha ante el clásico rival y por dejarlo afuera de una definición mano a mano, aunque desde lo futbolístico sigue dejando las mismas dudas de siempre.