Pablo Lemoine: "Tenemos un largo camino de crecimiento"

Pablo Lemoine dejó las canchas para enfocarse de lleno en el desarrollo del rugby de su país. Getty Images

MONTEVIDEO--La Copa del Mundo de 2015 fue el punto cúlmine en la experiencia de Pablo Lemoine como entrenador de la selección uruguaya, a la cual clasificó como la única amateur del torneo. El ex pilar -que en su etapa de jugador fue el primero de su país en jugar como profesional en Europa y además disputó dos Mundiales- mantuvo su cargo hasta diciembre y comenzó este año con su nueva función de director de rugby. En su lugar asumió Esteban Meneses, a quien definió como "un gran tipo y gran profesional".

Su nuevo rol demanda una visión más macro y su principal desafío ahora pasa por incorporar a los juveniles a una estructura creciente que le permita estar presente nuevamente en la próxima máxima cita del rugby. Para ello, Lemoine sabe de la importancia del Americas Rugby Championship que se avecina y lo analiza junto con la expansión del rugby uruguayo en una interesante charla con Scrum.

"La idea principal es rearmar el equipo después del Mundial. Empezar a incorporar a los jugadores jóvenes y ensamblarlos con los más experimentados. Esto nos va a permitir exponer rápidamente a los jugadores al alto rendimiento y a la competencia internacional, para que dentro de dos años tengamos un equipo muy bien preparado para encarar la eliminatoria del Mundial”, destaca Lemoine.

-¿Cómo crees que va a ayudar este torneo al desarrollo del rugby en el país?
-Tener más competencia siempre ayuda a hacer crecer a los jugadores y permite que los que recién están apareciendo tengan sus posibilidades. El impacto va a ser muy positivo.

-¿Qué análisis hacen de los rivales?
-Nosotros nos vamos a focalizar mucho en nuestro juego, sobre todo en hacer crecer a nuestro equipo y que los chicos lleven adelante lo que el Mono (Esteban Meneses) les está pidiendo. Sabemos que Chile y Brasil están preparando muy bien estos torneos y que tanto Canadá como Estados Unidos no van a regalar nada, ya que los partidos, salvo con los argentinos, son por ránking de World Rugby.

-El último Mundial acercó a los Teros a los espectadores. ¿Cuál creés que va a ser la respuesta del público y con qué criterio se eligieron las sedes?
-Las fechas del torneo nos ayudan a la difusión en el interior del país, ya que jugar contra Argentina en Punta del Este en verano nos genera un espectáculo muy bueno para ofrecer. El segundo partido contra Estados Unidos también nos cae perfecto, ya que empezaron las clases en Uruguay y ya están todas las familias en Montevideo. Creo que la gente va a acompañarnos y va a tratar de ir a ver a los Teros por primera vez después del Mundial.

-¿Cómo viven el proceso desde la clasificación al Mundial hasta hoy? ¿Qué cosas cambiaron y qué proyectan como Unión a nivel estructural?
-El cambio que surge en la Unión de Rugby del Uruguay es enorme y en diferentes áreas. Las estructuras deportivas son las que más se modifican con la creación de un área exclusiva para el seleccionado y una que se ocupa más de la formación de jugadores en el centro de alto rendimiento y de la captación de jugadores en todo el país. Los objetivos no son cien por ciento resultados deportivos, porque creemos que todavía tenemos un camino largo de crecimiento como para preocuparnos por los resultados. La clasificación al Mundial es nuestro Mundial, es lo que siempre podemos jugar y tener la posibilidad de pelear por un lugar entre los 20. Esperamos llegar mucho mejor preparados para las próximas y creemos que lo podemos lograr.

Los Teros buscarán continuar con el envión del Mundial y hacer un gran papel en el torneo americano. Pero, como aclaró Lemoine, hacer una buena tarea no dependerá del resultado: "El crecimiento en Uruguay continúa en aumento, se potenció en todo el país y se logró penetrar socialmente donde nunca el rugby había logrado llegar".