Fiscales de Florida apelan decisión sobre video en el caso de Robert Kraft

Los fiscales de Florida apelaron la decisión del juez de suprimir las pruebas en video en el caso de solicitud de servicios de prostitución de Robert Kraft, de acuerdo a una notificación presentada en la corte estatal este viernes.

El juez Leonard Hanser determinó el lunes que la policía en Jupiter, Florida, no siguió de manera adecuada el video que plantó en el spa Orquídeas de Asia. La decisión, si se confirma, podría terminar de manera efectiva el caso del estado contra el propietario de los New England Patriots y otros 24 hombres que supuestamente recibieron servicios sexuales a cambio de dinero en enero.

Dos operadores de la clínica fueron acusados de delitos graves, sin embargo, todos los demás hombres fueron acusados de delitos menores.

Los abogados de Kraft esperaban la apelación del estado, indicando que la oficina del fiscal del estado en el condado de Palm Beach podría haberse expuesto a una demanda civil de Kraft y los demás acusados si no lo hubiese hecho.

"[El fiscal estatal en el condado de Palm Beach, David] Aronberg reconoce que no tiene ningún caso sin las grabaciones ilegales en video que cuatro jueces de Florida ahora consideran inconstitucionales", declaró William Burck, abogado de Kraft. "Sin evidencias significa que no hay juicio. Así que el estado sólo tenía dos opciones, abandonar el caso o apelar. Eligieron apelar, pero confiamos en que la corte de apelaciones estará de acuerdo con el juez Hanser y los otros jueces que desecharon su evidencia obtenida ilegalmente".

El tema en cuestión es si la policía "minimizó" adecuadamente la vigilancia. El equipo legal de élite de Kraft argumentó con éxito durante una audiencia a principios de este mes que la policía no evitó grabar actividad legal dentro del spa y que Kraft y otros clientes tenían derecho a esperar privacidad dentro de las instalaciones.

El detective principal de la policía de Jupiter, Andrew Sharp, testificó que su equipo dejaba de ver los monitores de video cuando era evidente que no se estaba llevando a cabo ninguna actividad ilegal, pero los abogados defensores lo hicieron admitir que la policía nunca dejó de grabar. Otros testigos de la policía indicaron que no se les indicó cómo minimizar.