<
>

Embiid y Simmons sí que pueden coexistir exitosamente en cancha

play
No se sorprendan si hay un divorcio entre Joel Embiid y Ben Simmons (3:56)

Para Sebastián Martínez 'falta liderazgo en los 76ers' y hoy, con su quinto lugar en el Este, 'es la gran decepción de la temporada'. (3:56)

El quinto puesto de los Philadelphia 76ers ha sido una de las decepciones de la temporada y el debate diario es si sus dos estrellas pueden coexistir en un mismo equipo. ¿Será cierto que no funcionan?

Las estadísticas dicen que Ben Simmons y Joel Embiid pueden ser un dúo increíble. Durante 1,306 minutos en la temporada 2017-18, así se desempeñaron los 76ers con ambos jugadores sobre el tabloncillo.

  • Valoración ofensiva: 113.3

  • Valoración defensiva: 97.8

  • Valoración neta: 15.5

Esa es mejor valoración neta que la de Milwaukee Bucks, líder de la liga de esta temporada, y que recibe a Filadelfia el sábado (8:30 p.m. ET en ABC y la aplicación ESPN). Además, de los 142 dúos que jugaron más de 1,000 minutos, ninguna dupla registró una calificación neta más alta. No está mal, ¿verdad?

Ahora considere la temporada pasada:

  • Valoración ofensiva: 112.8

  • Valoración defensiva: 104.9

  • Valoración neta: 7.9

No tan dominante, pero sigue siendo bastante bueno. Ahora la de esta temporada:

  • Valoración ofensiva: 104.7

  • Valoración defensiva: 103.3

  • Valoración neta: 1.4

¿Qué pasó?

Embiid tiene 25. Simmons tiene 23. Todavía están mejorando. Sin embargo, justo cuando esperaríamos que se convirtieran en un una dupla imparable, están cada vez jugando peor, especialmente en la ofensiva. Pero la pregunta más importante en Filadelfia no debería ser si estos dos encajan. Debería ser: ¿Por qué sus números ofensivos eran mucho mejores hace dos años?

Aquí está el asunto: desde que el gerente general Sam Hinkie dejó la ciudad hace cuatro años, los Sixers han estado en un perpetuo estado de renovación. Los ejecutivos Bryan Colangelo y Elton Brand han modificado tanto el roster, que Simmons, Embiid y Furkan Korkmaz son, literalmente, los únicos tipos que jugaron con el equipo en 2017-18. Y algunos de estos nuevos jugadores no combinan tan bien.

Si bien grandes nombres como JJ Redick y Jimmy Butler han ido y venido, Simmons y Embiid están haciendo lo mejor que pueden, siendo incluso seleccionados ambos al Juego de Estrellas.

El pasado verano, después de que los Sixers cayeran en siete juegos ante los Toronto Raptors, la gerencia volvió a modificar a todo el equipo, dejando ir a seis de los ocho jugadores con más minutos.

Tanto Simmons como Embiid respondieron preguntas sobre su química durante el 'All-Star Weekend'. Una de las respuestas de Embiid fue particularmente astuta:

"Cuando miras los últimos dos años que hemos estado jugando juntos, no es un problema", dijo Embiid. "Esta temporada ha sido un problema porque nuestra ofensiva ha tenido problemas", agregó.

View this post on Instagram

Ben Simmons. You know what to expect

A post shared by Kirk Goldsberry (@kirkgoldsberry) on

El hombre (Embiid) sabe de lo que está hablando.

Construir un equipo de la NBA alrededor de Simmons y Embiid presenta una oportunidad atractiva pero compliacado a nivel administrativo. Si bien ambos jugadores se encuentran entre los mejores jóvenes del baloncesto mundial, los ejecutivos deben tener en cuenta otros factores.

Simmons es posiblemente el mejor creador de juego en el mundo. Mide 6 pies y 10 pulgadas y puede hacerlo todo ... bueno, excepto el triple.

No puede disparar. Él no disparará. Él no dispara. Todo el mundo lo sabe en este momento. Los Bucks han tenido que lidiar similarmente con Giannis Antetokounmpo. Construir alrededor de Simmons requiere compensar su falta de disparos en otra parte de la rotación, algo que este roster actual no puede hacer.

Sí, Simmons no es un tirador. Pero también es uno de los creadores de tiros más talentosos del mundo.

En lo que va del año, Simmons ha creado 130 intentos más de triples de sus compañeros, más que cualquier otro jugador de la liga, según los datos de seguimiento de Second Spectrum. Ha creado más triples de los que solo un tirador (James Harden) ha hecho individualmente.

Esta creatividad de 3 puntos es un don importante, pero para aprovechar al máximo ese regalo, cualquier equipo con Simmons es necesariamente un equipo que necesita rodearlo con tiradores de élite. Hace dos años, Simmons compartió cancha con especialistas como Redick, Dario Saric, Marco Belinelli y Robert Covington. Pero el equipo de este año falla en ese departamento.

Si bien Korkmaz ha sido una agradable sorpresa, no es Redick. Tampoco Josh Richardson, de quien los Sixers esperaban que pudiera surgir como la nueva gran amenaza del triple en el quinteto inicial. En cambio, ha sido una amenaza perimetral por debajo del promedio. De hecho, cuatro de los seis tiradores de 3 puntos más activos del equipo, convierten sus disparos en menos intentos, a pesar de jugar junto a posiblemente el mejor creador de tiros de triples de la liga.

Una gran razón por la cual los Sixers ocupan el puesto vigésimo puesto en ofensiva esta temporada es que se interponen en el camino del otro. Se podría pensar que un equipo que incluye a Simmons, Embiid y Al Horford dominaría la pintura, pero este conjunto no. Los Sixers ocupan el puesto número 20 en la NBA en puntos en la pintura y el número 19 en tiros libres. Luchan por dentro, luchan por fuera y carecen de una identidad ofensiva característica.

Los equipos contendientes al título no solo tienen grandes jugadores, sino también gran química.

No hay duda de que Horford es un gran centro de la NBA, pero ¿su grandeza encaja bien junto al mejor centro joven de la liga? ¿Cuántos pívots necesitas en 2020? En este punto, es justo cuestionar la sabiduría de pagar más de $100 millones por un centro de 34 años cuando su roster ya cuenta con dos de las estrellas más grandes, abrumadoras y desafiantes de la liga para construir.

En la victoria del jueves en tiempo extra de los Nets de Brooklyn, Horford salió de la banca por segundo juego consecutivo. No funcionó. Los Nets superaron a los Sixers 59-33 en los 19 minutos que Horford estuvo en la cancha. 'Philly' ganó porque superó a Brooklyn 79-45 cuando Horford se sentó.

El jueves por la noche fue solo otro punto que sugiere que el movimiento Horford no está funcionando. Miren esto:

'Philly' tiene una valoración neta negativa cuando Horford, Embiid y Simmons juegan juntos. Promedian 98.8 puntos por cada 100 posesiones con Simmons, Embiid y Horford en el tabloncillo, peor que Golden State Warriors esta temporada (103.9).

Pero esto no es una acusación contra ninguno de los jugadores individuales. Este es un recordatorio de que no todas las combinaciones de grandes talentos resultan en grandes equipos. ¿Cómo puede alguien estar seguro de que Simmons y Embiid no funcionan cuando el entorno funciona en contra de ellos de esta manera?

Si hay buenas noticias para Filadelfia aquí, es que todavía es febrero. La defensa se ve muy bien y los Sixers son el mejor equipo local de la liga. Aún representan una amenaza para pelear por el título de la Conferencia Este.