<
>

Las próximas negociaciones para la temporada 2020-21 de la NBA serán difíciles

play
NBA presenta 'anillos inteligentes' para impulsar el distanciamiento social (0:36)

Malika Andrews muestra, para SportsCenter, su "anillo inteligente" el cual debe portar cada persona dentro de la burbuja de la NBA. La tecnología indica cuándo una persona se ha movido a menos de seis pies de otra. (0:36)

En los últimos tres meses, la oficina de la liga de la NBA se ha agotado en la elaboración de un plan integral para concluir la temporada 2019-20. Sin embargo, en las oficinas principales de las 30 franquicias de la liga, un problema más complicado ha nublado el horizonte:

¿Cómo será la temporada 2020-21?

Incluso cuando la NBA establece su burbuja en Orlando, Florida, varias fechas se apresuran sobre ella. Los dueños han establecido el 1 de diciembre como el objetivo para comenzar los juegos de la próxima temporada.

Pero la fecha de preocupación más inmediata para los equipos es el 18 de octubre, el comienzo propuesto para el periodo de agencia libre. Para entonces, será necesario conocer todos los asuntos financieros para esta temporada y las proyecciones para la próxima.

Lo que se sabe en los círculos de la NBA en la actualidad es que la liga debe superar tres obstáculos masivos para comenzar la próxima temporada: El primero se está navegando actualmente: cómo jugar de forma segura en un mundo con coronavirus. Los dos siguientes son igualmente complejos: negociar un acuerdo entre propietarios y jugadores sobre cómo operar financieramente, y cómo 30 equipos que enfrentan diferentes condiciones de mercado compartirán dinero para mantener toda la liga a flote.

"La verdad es que las cosas están cambiando tan rápido que, cuando se trata de la próxima temporada, lo mejor que podemos hacer es apostar y adivinar", dijo un presidente de equipo de la Conferencia Este. "La realidad es que probablemente nadie va a operar en gris la próxima temporada".

"La única pregunta es cuánto vamos a perder cada uno de nosotros".

MÁS: Índice de confianza para los 10 mejores equipos


Cuando la pandemia de coronavirus detuvo la temporada 2019-20, aproximadamente el 75% de la temporada regular se había jugado. Aunque la falta de ingresos por boletos para los playoffs está generando pérdidas sustanciales ahora, los equipos ya habían recaudado miles de millones en ingresos por entradas, arena y patrocinios. Por el momento, no está claro si los juegos de la próxima temporada serán en arenas locales, y mucho menos si contarán con la asistencia de aficionados, lo que hace imposible las proyecciones de ingresos.

A principios de mayo, el comisionado de la NBA, Adam Silver, compartió con los jugadores en una conferencia telefónica que aproximadamente el 40% de los ingresos de la liga, que una vez fueron proyectados en $8.4 mil millones, provenían de las arenas. Dado que se espera que los jugadores tengan contratos garantizados de alrededor de $4 mil millones la próxima temporada y un acuerdo de negociación colectiva (CBA) que asegura una división de 50-50 de los ingresos del baloncesto, el problema quedó claro.

"Este CBA no fue construido para una pandemia extendida", dijo Silver a los jugadores. "No hay un mecanismo que funcione para aceptar adecuadamente un límite [salarial] cuando hay tanta incertidumbre; cuando entraríamos [en] la próxima temporada diciendo: 'Bueno, nuestros ingresos podrían ser de $10 mil millones o podría ser de $6 mil millones. O menos'".

Una versión fea de este proceso se jugó en Major League Baseball en los últimos meses. Sus jugadores y propietarios lucharon por reelaborar los acuerdos para pagos que alguna vez fueron asegurados, lo que tensó las relaciones entre la liga y los sindicatos que aún podrían dar lugar a una batalla legal a pesar del reinicio programado de MLB de la temporada 2020 a finales de este mes.

Como se vio durante las negociaciones para reiniciar la temporada en Disney World, la relación entre la NBA y la Asociación Nacional de Jugadores de Baloncesto nunca ha sido más fuerte. Silver y el liderazgo de la NBPA, la directora ejecutiva Michele Roberts y el presidente Chris Paul, encabezaron juntos un regreso al juego que ambas partes respaldaron en gran medida.

Para llegar incluso a este punto tenue, hubo un acuerdo crucial en abril sobre cómo equilibrar los libros para el resto de la temporada 2019-20, proporcionando más evidencia de que las dos partes deberían poder llegar a un acuerdo sensible.

La NBA y los jugadores han acordado una fecha límite de septiembre para las modificaciones que deberán realizarse al acuerdo laboral.

MÁS: ¿Qué tan rápido entran los jugadores en "forma de juego"?


No ha habido negociaciones formales todavía, pero los equipos, el sindicato y los agentes están haciendo preparativos para estas conversaciones vitales. Varias partes interesadas que hablaron con ESPN describieron los conceptos básicos de un plan que podría crear un consenso en el otoño.

El punto de partida es el inverso del "aumento del tope" que llegó a la liga en 2016, la entrada de nuevos ingresos por televisión que hizo que el límite salarial se disparara y permitió a los Golden State Warriors firmar a Kevin Durant.

En ese momento, la oficina de la liga esperaba incorporar los nuevos ingresos durante tres años para aumentar gradualmente el límite, un proceso denominado "suavizado". Para garantizar que los jugadores aún reciban la división del 50% adeudada, cada jugador habría recibido un cheque de bonificación al final de la temporada para equilibrar los libros.

El sindicato lo rechazó y la liga no presionó el tema. Como resultado, el tope aumentó en $24 millones el 1 de julio de 2016.

Ahora, en 2020, la pérdida de ingresos por boletos y arena podría causar una caída dramática en el tope salarial. Una vez más, la idea de ‘suavizarlo’ está de vuelta. Y esta vez, podría tener una audiencia mucho más receptiva.

En lugar de una fuerte caída, el concepto sería mantener el límite artificialmente alto para la temporada 2020-21, potencialmente alrededor de los $109 millones actuales, y lograr la división necesaria de 50-50 con cada jugador tomando un recorte salarial de igual porcentaje.

Actualmente, el 10% de los salarios de los jugadores se mantienen en fideicomiso durante la temporada para equilibrar cualquier discrepancia entre los ingresos proyectados y reales para el año. En las últimas temporadas, los jugadores recuperaron todo el 10% del depósito en garantía e incluso obtuvieron pagos adicionales a medida que aumentaron los ingresos de la liga. En 2017, ese pago fue de $355,000 por jugador.

Una opción, según las fuentes, sería aumentar el monto del depósito en garantía, quizás al 20%, durante una temporada. Esto permitiría una reserva de efectivo al final de la temporada al determinar el equilibrio financiero de la liga.

Inflar artificialmente el tope tendría beneficios para ambas partes. Para los jugadores, sería una forma de evitar penalizar a quienes ingresen a la agencia libre después de esta temporada.

Por ejemplo, el futuro agente libre Anthony Davis podría firmar un contrato máximo a partir de $32.7 millones, incluso si algo de eso finalmente se pierde con el depósito en garantía la próxima temporada. Con un tope salarial sincronizado a los ingresos, Davis firmaría un acuerdo que podría verlo perder decenas de millones en dinero garantizado en los próximos cinco años si los ingresos de la liga se recuperan en el otro lado del virus como se espera.

Para los equipos, un límite inflado permitiría a la liga permanecer en algún lugar cerca de su estructura financiera actual. Una caída repentina en el límite podría ver a muchos equipos hundirse en el impuesto de lujo que no proyectaban. También permitiría a los equipos con grandes nóminas evitar facturas de impuestos de lujo inesperadamente masivas. Por otro lado, esas facturas masivas de impuestos de lujo podrían ayudar a impulsar los mercados más pequeños de la liga.

Los Warriors y los Philadelphia 76ers, por ejemplo, planificaron para números de sueldos ya obsoletos cuando construyeron sus nóminas respectivas a más de $140 millones para la próxima temporada.

"No creo que se haya perdido en ninguno de nosotros que los Warriors podrían terminar beneficiándose del aumento del límite en 2016 y luego el límite suavizado si lo tenemos en 2020", dijo un gerente general.

Otro ejecutivo de la liga dijo: "Estoy de acuerdo en que este concepto tiene más sentido en los tiempos inciertos que tenemos. Pero si [suavizado] es a donde va, penaliza a los equipos que han hecho una mejor planificación a largo plazo".

Otra opción, según las fuentes, sería para los salarios de los jugadores necesarios para equilibrar la división de ingresos más allá del 10% tradicional en custodia que podría compensarse en futuras temporadas.

"En un caso, los propietarios quieren un préstamo de los jugadores. Y en el otro caso, los jugadores quieren un préstamo de los propietarios", dijo un agente prominente. "Probablemente terminará en algún punto intermedio y se hará después de algunos gritos y posturas".

Independientemente de los detalles, ambas partes acuerdan en privado que a todos les interesa llegar a un acuerdo.

MÁS: NBA Power Rankings y las preguntas antes del reinicio


Las protestas de algunos a medida que equipos alrededor de la liga juzgan quienes podrían beneficiarse de un acuerdo de brecha con el sindicato presagia una pelea adicional que podría manifestarse este otoño, una batalla entre los propietarios por el reparto de ingresos.

Por lo general, las franquicias de mercados grandes, los Warriors, New York Knicks, Los Angeles Lakers, generan más de $100 millones por temporada en ganancias y distribuyen un porcentaje a los equipos de mercados más pequeños que obtienen menos ingresos.

Pero las arenas en Nueva York, Los Ángeles, San Francisco y otros lugares podrían cerrarse u operar con una capacidad muy reducida la próxima temporada.

"Los Lakers y los Knicks pueden no tener fanáticos, ni nada", dijo un presidente de un equipo de la Conferencia Este. "Los ingresos que se compartirán pueden no estar allí, y se podrían dar algunas peleas".

Si no se permiten fanáticos en San Francisco, pero los mercados como Charlotte, Memphis u Orlando pueden acomodar al público, el reparto de ingresos tradicional se distorsiona.

En una reunión reciente con los presidentes de los equipos, las fuentes dijeron que el subcomisionado Mark Tatum compartió que el plan actual de la NBA es permitir que los gobiernos locales regulen las multitudes en los eventos deportivos. Eso abre la posibilidad de que los ingresos puedan verse influenciados desproporcionadamente por las opiniones de los políticos.

"Las alianzas tradicionales pueden no estar allí porque el tamaño del mercado puede no importar tanto como las condiciones del mercado", dijo un presidente de la Conferencia Oeste. "Y esos están en constante cambio".

Algunos equipos de mercados grandes están altamente comprometidos. Los Warriors han sido el equipo con mayores ingresos en la liga en los últimos años, pero pagaron más de $1 mil millones para construir el Chase Center y tienen una gran deuda que financiar. Tilman Fertitta pagó un récord de $2.2 mil millones para comprar a los Houston Rockets en 2017 y sus negocios requieren $250 millones al año en costos de servicio de la deuda.

Sin los ingresos de las arenas, los equipos que eran compartidores de ingresos confiables podrían no ser capaces de contribuir al sistema. Y lograr que los propietarios encuentren un terreno común podría ser un desafío para Silver.

Debido a que los mercados pequeños y medianos carecen de la misma capacidad para generar grandes cantidades de efectivo cada temporada, generalmente planean los años de nómina por adelantado en caso de un año en baja. Esa necesidad permitiría a algunos de ellos mitigar una recesión tan dramática.

"Los equipos bien administrados tienen fondos y créditos disponibles para días lluviosos", comentó un ejecutivo de la liga.

Se desconoce si la fricción por el reparto de ingresos retrasaría la temporada, pero podría afectar los gastos de los equipos en la agencia libre, o incluso motivar a algunos equipos a recortar salarios para gestionar cualquier pérdida. Varios equipos ya han tenido despidos significativos, y probablemente habrán más.

Después de mucha charla antes de la interrupción de los cambios en las filas de entrenadores, varios ejecutivos de la liga le dijeron a ESPN que los equipos podrían ser más propensos a aferrarse al personal de entrenamiento por más tiempo de lo previsto para evitar pagar millones a los entrenadores despedidos en las condiciones actuales del mercado.

Otros ejecutivos especulan que la liga podría instituir otra provisión de amnistía - un equipo tendría la capacidad de renunciar a un jugador y eliminar su salario del límite mientras distribuye el pago del contrato restante durante varios años - como una forma de ayudar a los equipos en crisis financiera. Otros sugieren un alivio temporal de las reglas actuales con respecto a alcanzar el piso salarial para evitar obligar a los equipos a gastar dinero solo para estar por encima.

"Hay flujo de cash", mencionó un presidente del equipo. "Con los acuerdos televisivos, los equipos deberían recibir más de $100 millones [cada uno]. Deberíamos poder financiar la temporada".

MÁS: Los 12 juegos más importantes de la fase regular reiniciada