<
>

Luca Vildoza y un futuro redondo: llegó a la NBA

Directo a la Gran Manzana: Luca Vildoza deja la Liga Endesa para jugar en los New York Knicks AP

"Seré heraldo de buenas noticias solo si te quedás un rato más", anuncia el Indio Solari en Había una vez.

Y sí, estaba escrito en la canción favorita de su artista preferido. Para Luca Vildoza las noticias son buenas. Más que eso: excelentes. El base firmó con New York Knicks y será el decimoquinto argentino en formar parte de un plantel de la NBA.

De Quilmes de Mar del Plata al Baskonia de España y de allí a los Knicks. Un camino similar al de la mayoría de sus compatriotas que llegaron a la liga de básquetbol más poderosa del mundo.

La admiración de Luca por el arte de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, y luego del Indio Solari y los Fundamentalistas del Aire Acondicionado, nos llevó a invitarlo a elegir algunas de sus canciones y frases predilectas. Transitemos con Vildoza su camino basquetbolístico acompañados de su música.

play
0:52

El recuerdo del gran triple de Luca Vildoza en el clásico de Mar del Plata

El base, que tenía apenas 20 años, la metió desde atrás de mitad de cancha en Quilmes-Peñarol. (Fuente: YT/Basquetplus)

En Cruz diablo, de los Redondos, el Indio canta: "El tipo maduró pronto".

Y así fue. Nacido el 11 de agosto de 1995, hijo de Gabriela y Marcelo (campeón con Peñarol de Mar del Plata en 1994), Luca es un talentoso que puede ofrecer lujos inesperados. Vildoza debutó en el equipo principal de Quilmes de Mar del Plata en la campaña 2011-2012, en la que jugó 15 partidos. Su equipo descendió al TNA, la que por entonces era la segunda categoría del básquetbol argentino, para disputar la 2012-2013. Logró el ascenso y disputó cuatro temporadas más en la Liga Nacional (12,2 puntos de promedio por partido en la máxima categoría), aunque durante la última ya había sido fichado por el Baskonia.

"Lo mejor de nuestra piel es que no nos deja huir", se escucha en Espejismo, de los Redondos.

Vildoza construyó una carrera en la que su principal obstáculo fueron las lesiones. En 2012 se quebró las dos muñecas, en 2013 sufrió la fractura expuesta de cúbito y radio del brazo derecho y en el mismo año dos fracturas por stress en un dedo y otra de tobillo. La última lesión importante fue en el hombro derecho, del que tuvo que ser operado en 2020.

Las lesiones quedaron marcadas en la piel de Luca, pero siempre se levantó. Tras recuperarse de la operación del hombro, Vildoza fue elegido MVP de la final de la última Liga ACB de España en la que Baskonia venció a Barcelona para coronarse campeón.

Andrés Nocioni, quien también saltó del Baskonia a la NBA en 2004, analizó el arribo de Vildoza a los Knicks: "Tiene potencial y un rango de crecimiento muy importante, siempre que pueda mantenerse alejado de las lesiones que le han impedido llegar antes a la NBA". Para Chapu, Vildoza es "un jugador técnicamente exquisito, con mucha elegancia y con mucha lectura de juego. Tiene un temible y respetable tiro exterior, lo que le abre las puertas de la NBA. Su tiro es natural y es muy bueno sobre todo después del pique. Puede ser un base interesante para New York y también puede jugar de escolta".

"¿No ves que la eternidad mañana acaba, y te vas?", pregunta el Indio Solari en Tatuaje.

La relación de Luca Vildoza con Baskonia estuvo lejos de la citada eternidad, pero fue extensa. Llegó en 2017 y finaliza el vínculo en 2021. Allí logró el mencionado título en 2020, además de dos subcampeonatos: Liga ACB 2017-2018 y SuperCopa 2018-2019.

Durante la actual temporada, Vildoza promedió 10,3 puntos y 3,5 asistencias por partido en la Euroliga, mientras que en la Liga española registró 10,9 puntos y 3,7 asistencias.

"Por primera vez tengo miedo de no hacer bien mi papel", dice una parte de la letra de Perdiendo el tiempo, de los Redondos.

Luca Vildoza disputó su primer Mundial de mayores en 2019, en China. Fue convocado por Sergio Hernández como el tercer base del equipo detrás de Facundo Campazzo y Nicolás Laprovittola. En las primeras dos fases del torneo, si bien cumplió un buen rol defensivo, no logró destacarse en ataque. Esa falta de peso ofensivo lo frustraba y consideraba que no estaba cumpliendo con el papel que se esperaba de él.

Hasta que en los cuartos de final, en el triunfo ante Serbia, anotó 11 puntos, con 3/5 en triples y 1/1 en dobles, además de 3 asistencias y 1 robo. También realizó un buen aporte en semifinales ante Francia, en otra victoria memorable de Argentina: 10 puntos, 4 rebotes, 3 asistencias y 1 robo.

Al igual que sus compañeros, no pudo brillar en la derrota en la final ante España. De todos modos, a pesar de las dudas iniciales, Vildoza completó un buen Mundial con promedios de 5,8 puntos (55,6% en dobles; 32% en triples y 92,3% en tiros libres), 2,1 asistencias y 1,5 rebotes.

En Pabellón séptimo, el Indio canta: "no pueden borrar mis recuerdos".

Mientras Luca Vildoza daba sus primeros pasos como profesional, Pablo Prigioni se convertía en el rookie más veterano de la historia de la NBA. Con 35 años, en la temporada 2012-2013, el cordobés debutaba en los Knicks, el equipo en el que ahora jugará el marplatense. Prigioni es uno de los tantos bases que Luca observaba cuando se ilusionaba con ser basquetbolista profesional. Esos recuerdos no se borran.

"Allá fui por mi grincar Me fui dejando todo pending... mi beibi", dice la letra de To beef or not to beef.

Así como hicieron Facundo Campazzo y Gabriel Deck durante la actual campaña, Vildoza acordó la salida de su equipo en España para apostar su "suerte por un sueño", como suena en sus auriculares cuando escucha Ostende Hotel. Deja al Baskonia en la cuarta posición de la tabla de la Liga ACB.

"Brindemos por los rayos de luz que me alumbra hoy", propone el Indio en Bebamos de las copas lindas.

Por supuesto que Luca debe brindar por su arribo a New York. Los Knicks que dirige Tom Thibodeau ya tenían cuatro bases en su plantel: Elfrid Payton, Derrick Rose, Immanuel Quickley y Frank Ntilikina.

Payton y Rose son los que más juegan, aunque no está asegurada la continuidad de ninguno de los dos para la próxima campaña. En el caso de Payton, por su nivel, mientras que Rose, un jugador de absoluta confianza del entrenador, es un veterano con muchas lesiones en su currículum y su futuro deportivo es más que incierto.

Tanto Quickley como Ntilikina son jugadores con los que Vildoza puede disputarse un lugar en condiciones de mayor paridad.

En El tesoro de los inocentes, el Indio disfruta: "Un hermoso día el de hoy, Ay, ¡qué bello día es hoy!"

El anuncio del decimoquinto argentino que participará de la liga de básquetbol más competitiva del planeta ha embellecido este día, de eso no hay dudas. Vildoza ya debe estar imaginando su debut en la NBA. "Solo me falta saber La fecha y el lugar Y allí iré cantando", piensa Luca mientras escucha Encuentro con un ángel amateur.