CDOM luce guantes de Andy Ruiz como inspiración

Guantes de Andy Ruiz colgados en las instalaciones del Comité Olímpico Mexicano. ESPN Digital

Llenos de polvo y colgados en lo alto del gimnasio de boxeo de las instalaciones del Centro Deportivo Olímpico Mexicano (CDOM) están los guantes que Andy Ruiz usó en el proceso olímpico para Beijing 2008.

Andy alcanzó la fama a nivel internacional al vencer al inglés Anthony Joshua y obtener los cinturones de la Asociación Mundial de Boxeo, la Federación Internacional de Boxeo y la Organización Mundial de Boxeo en la categoría de peso completo.

“Dejó su careta y pares de guantes y siempre se guardan porque en su momento puede llegar un referente a nivel importante y tener un recuerdo siempre es grato. Es un recuerdo palpable y dejó algo aquí”, comentó el entrenador Francisco Bonilla, quien además destacó la potencia que tenía desde los 17 años.

El mexicoamericano se sumó a una lista de 22 boxeadores que han pasado por las filas de la selección de México en dicha disciplina y posteriormente han portado uno de los cinturones de los organismos más importantes del mundo.

“Aquí hay muchos ejemplos y es algo que me puede dar una ventaja, porque lo mismo estuvo Abner Mares que ha sido cuatro veces campeón, Daniel Ponce y otros más. Aquí pasaron 22 campeones mundiales”, presumió.

Del mismo modo, señaló que Ruiz puede servir de inspiración para los atletas que competirán en los próximos Juegos Panamericanos de Lima que se celebrarán dentro de un mes.

“Siempre es bueno tener un referente de lo que se puede lograr con actitud, humildad y disciplina. Mejor no ejemplo no puede haber. Tenía todo en contra y siempre confió en su potencial. Creo que esa actitud la deberían tomar muchos y en todos los deportes, pensar que se pueden lograr las cosas es visualizarse y eso siempre será importante”, externó.

Con el recuerdo del que fue un representante mexicano, Bonilla bromea y dice "cuando venga a ver si viene y que nos firme esos guantes".

ANDY TIENE ESPACIO PARA MEJORAR

Bonilla reconoce que Andy no luce su mejor físico y hace una década contaba con una mejor condición atlética, aunque ha mejorado la calidad en técnica y pegada.

“Aquí llegó y en su estancia redujo 12 kilos. Cuando empezó en el profesional bajó más de peso, pero como no pelea tan seguido en los últimos años, pues retomó el físico de siempre, pero eso no le impide ser competitivo y se vio con qué buena preparación subió y el coraje que tuvo para levantarse y ganar la pelea”, comentó.

Con cinco procesos olímpicos, Bonilla recordó que en sus entrenamientos “Andy daba combinaciones de seis u ocho golpes y todos eran con la misma potencia siempre, no bajaba”.

La fuerza que tenía el hoy campeón mundial y los entrenamientos ‘preocuparon’ al papá del púgil. “Un día trajo unas manoplas más grandes porque dijo que con las mías que estaban más chicas sentía que me lastimaría, pero no”.