Predicciones para la temporada regular del 2019 en la NFL

Con el draft de la NFL y los minicampamentos para novatos en el espejo retrovisor, el frenesí de la temporada baja está próximo a agotarse. ¿Qué sigue en el receso de campaña? Las reuniones de propietarios de primavera, que inician la semana entrante, y los minicampamentos obligatorios de los equipos, que arrancan el 4 de junio.

Nuestro panel de expertos de la NFL en ESPN echa un vistazo a los últimos meses, y mira adelante a la temporada del 2019, respondiendo preguntas para recapitular la acción de temporada baja.

¿Quién será el Jugador Más Valioso del 2019?

Matt Bowen: Aaron Rodgers, QB, Green Bay Packers. Elegí a Rodgers desde febrero, y me quedo con eso. Nuevamente sano, y jugando en un sistema nuevo que creará más situaciones de pase de ritmo y oportunidades de engaño de carrera, espero que alcance números de élite en el 2019.

Mike Clay: Drew Brees, QB, New Orleans Saints. Elegí a Rodgers cuando se me hizo esta pregunta en febrero, pero voy a cambiar a Brees después de que New Orleans mantuvo intacto a su núcleo y se quedó con la que parece ser la mejor plantilla de la liga, sobre el papel. Brees sigue siendo uno de los mejores quarterbacks en la liga y --si este equipo cumple con las expectativas y gana 12 partidos o más-- será sin duda uno de los favoritos para ganar su primer premio como Jugador Más Valioso.

Dan Graziano: Drew Brees, QB, New Orleans Saints. Lo elegí el año pasado, y hubiera ganado, también, de no haber sido por ese chico sorpresivo que juega para los Kansas City Chiefs. Me quedo con los Saints este año (¿la tercera es la vencida?), y la actuación de Brees del 2018 no hizo nada para cambiar mi opinión de que no pueda ganar su primer reconocimiento como Jugador Más Valioso a los 40 años de edad.

KC Joyner: Matt Ryan, QB, Atlanta Falcons. entre el regreso de Dirk Koetter como coordinador ofensivo (véase más abajo), y uno de los calendarios más favorables en términos de ofensiva aérea para el 2019, el desarrollo de Calvin Ridley como receptor abierto de impacto y las inversiones de línea ofensiva que realizó Atlanta en esta temporada baja, Ryan tiene la posibilidad de liderar a la liga en muchas categorías aéreas de esta temporada.

Jason Reid: Patrick Mahomes, QB, Kansas City Chiefs. Es una liga de quarterbacks, y los Chiefs tienen al mejor de ellos. Damas y caballeros, estamos ante las etapas incipientes de la era Mahomes. No se sorprendan si su reinado dura mucho, mucho tiempo.

Mike Sando: Patrick Mahomes, QB, Kansas City Chiefs. Tumultos en Kansas City me hicieron considerar cambiar la predicción por Mahomes que hice en febrero, pero me mantengo por ahora, con base en su talento y la dirección de Andy Reid. Andrew Luck y Matt Ryan están entre las alternativas más interesantes.

Kevin Seifert: Russell Wilson, QB, Seattle Seahawks. me quedo con Wilson incluso después del corte del receptor abierto Doug Baldwin, lo que pone mayor presión sobre el novato DK Metcalf y otros para producir de inmediato. Wilson demostró la temporada pasada cuán bueno es el juego aéreo de los Seahawks cuando es el enfoque ofensivo. Si el head coach Pete Carroll modifica un poco su relación de carrera/pase, Wilson va a dominar en el 2019.

Field Yates: Patrick Mahomes, QB, Kansas City Chiefs. Fue mi respuesta en febrero y pese a la incertidumbre que rodea al futuro de Tyreek Hill en la NFL, me quedo con él. Hubo poco en términos de resistencia defensiva que los equipos de la NFL pudieron conjurar la temporada pasada. Aunque los números de Mahomes podrían bajar un poco (temporadas de 50 pases de touchdown son extraordinarias), es demasiado talentoso como para cambiar mi elección.

¿Cuál fue el movimiento más subvalorado de la temporada baja?

Bowen: New England Patriots adquieren en canje al ala defensiva Michael Bennett. Los Patriots permitieron al ala defensiva Trey Flowers caminar en la agencia libre, pero no descuenten el impacto que puede tener Bennett en la defensiva de Bill Belichick. Con la habilidad de jugar por la orilla o en el interior, los Patriots pueden maximizar las habilidades de Bennett para presionar a los quarterbacks desde múltiples frentes y paquetes de personal.

Clay: Las adiciones defensivas de los Arizona Cardinals. Con todos los ojos sobre Kyler Murray y la renovada ofensiva de Arizona, los movimientos fuertes del equipo que han llegado a la defensiva han sido poco notados. Entre aquellos que llegaron están Terrell Suggs, Jordan Hicks, Darius Philon, Robert Alford y D.J. Swearinger, así como los novatos Byron Murphy, Zach Allen y Deionte Thompson. Ese grupo talentoso se une a un núcleo que ya incluía a Chandler Jones, Patrick Peterson y Budda Baker. Esperen ver una mejoría en esta unidad para el 2019.

Graziano: La contratación de los Tampa Bay Buccaneers de Bruce Arians como head coach. Aunque el resto de la liga perdió la cabeza colectiva, contratando a coordinadores y coaches de posición jóvenes y sin experiencia en su búsqueda por hacerse del siguiente gran genio ofensivo, Tampa Bay firmó a un genio ofensivo probado. Arians debe ser capaz de exprimirle el máximo a Jameis Winston, si alguien lo puede hacer, y los Bucs deben ser capaces de anotar una tonelada de puntos.

Joyner: Dirk Koetter regresando a los Atlanta Falcons como coordinador ofensivo. Las métricas de Matt Ryan han estado sobre un subibaja a lo largo de los últimos cuatro años. El regreso de Koetter debe mantener a Ryan en la primera línea de la escala de producción, luego de que Ryan había disfrutado de su mejor periodo de tres años mientras Koetter fue coordinador ofensivo de los Falcons del 2012 al 2014.

Reid: Jim Caldwell regresando al juego como head coach asistente de los Miami Dolphins y coach de quarterbacks. Caldwell ha sido aplaudido en el pasado por su labor con quarterbacks, incluyendo a Peyton Manning y Joe Flacco. Los Dolphins no pudieron haber encontrado a alguien mejor para laborar con Josh Rosen.

Sando: La inesperada salida de Gary Kubiak de los Denver Broncos. Denver subsecuentemente contrató al coach de línea ofensiva Mike Munchak. alguien que va a marcar una enorme diferencia, para maximizar los réditos al frente. Kubiak aterrizó con los Minnesota Vikings, donde su influencia esquemática podría ayudarles a maximizar su inversión en Kirk Cousins.

Seifert: Los equipos que hicieron movimientos al centro. Rara vez existen tackles de primera línea disponibles en la agencia libre, o incluso después de la parte más alta del draft. Así que los equipos inteligentes que necesitaban elevar el nivel de sus líneas ofensivas dieron el siguiente paso más importante: pagaron relativamente caro para tomar a un centro que marcara diferencias. Los Carolina Panthers firmaron a Matt Paradis. Los Buffalo Bills firmaron a Mitch Morse. Los Vikings invirtieron la selección N° 18 global del draft para seleccionar a Garrett Bradbury. Y los Saints ascendieron en el orden del draft para tomar a Erik McCoy. Las cuatro movidas tendrán gran impacto.

Yates: Los head coaches jóvenes recurriendo a veteranos. Brian Flores, Kliff Kingsbury, Adam Gase y Freddie Kitchens incorproaron sabiamente a al menos un ex head coach de NFL a sus respectivos grupos de asistentes, con nombres como Jim Caldwell (Dolphins) y Vance Joseph (Cardinals) permitiéndoles contar con una voz experimentada. Como cualquier head coach de la NFL les dirá, hay menos tiempo en el día para hacer las cosas que son rutinarias (por ejemplo, se reduce el tiempo para estudiar video en comparación al puesto de coordinador) y contar con coaches experimentados para encargarse de un lado del ovoide ayuda con eso.

¿Cuál adición de temporada baja tendrá el mayor impacto en el 2019?

Bowen: El safety Tyrann Mathieu a los Kansas City Chiefs. Junto con el canje que trajo al cazador de quarterbacks Frank Clark a Kansas City, los Chiefs se enfocaron en defensores de impacto que pueden hacer jugadas en situaciones críticas bajo el nuevo coordinador Steve Spagnuolo. Y amo cómo embona aquí Mathieu. Es un defensor versátil para 'Spags' en la secundaria, un safety que puede bajar como rover o rotar después del centro para hallar el ovoide.

Clay: El linebacker C.J. Mosley a los New York Jets. El linebacker ciertamente no es la posición de mayor impacto, pero Mosley es uno de los mejores en la liga y contribuirá en los tres intentos para una defensiva a la alza. Mosley, quien registró 579 tacleadas durante cinco temporadas con los Baltimore Ravens, se une a un sólido núcleo de los Jets que también incluye a Leonard Williams, Henry Anderson, Avery Williamson, Trumaine Johnson, Jamal Adams, Marcus Maye, junto a los novatos Quinnen Williams y Jachai Polite. Mosley puede empujar a esta unidad a la cima.

Graziano: El corredor Le'Veon Bell a los New York Jets. Un año alejado del juego parece haber hecho olvidar a muchos lo bueno que es. Casi elijo a Earl Thomas con los Ravens por un motivo similar. Bell es el talento completo que requiere la ofensiva de los Jets para ayudar a Sam Darnold en la siguiente fase de su desarrollo. Darnold debe ser capaz de recargarse en Bell para que lleve a la ofensiva cuando él no pueda, encargarse de las cargas en tercera oportunidad, y ser una opción como receptor cuando sea necesario. Dará inició al crecimiento de la ofensiva de los Jets bajo Adam Gase y Darnold.

Joyner: El receptor abierto Odell Beckham Jr. a los Cleveland Browns. Cleveland consiguió grandes mejorías en muchas áreas el año pasado, pero la falta de una genuina amenaza vertical llevó a que Baker Mayfield ranqueara N° 21 en Total QBR vertical. La adición de Beckham, quien ranqueó sexto en yardas por recepción verticales por juego a lo largo de las últimas dos temporadas (54.4), pese a tener a Eli Manning y su débil brazo como quarterback, debe meter a Mayfield al Top-10 en la categoría y darle una nueva velocidad a la ofensiva de los Browns.

Reid: El receptor abierto Odell Beckham Jr. a los Cleveland Browns. Mayfield ya estaba en un curso de colisión con el súper estrellato antes de la llegada de Beckham. Ahora, trabajará con un receptor abierto que marca diferencias como pocos en el juego. Los fanáticos de los Browns estarán muy contentos. Muy contentos.

Sando: El quarterback Kyler Murray a los Arizona Cardinals. El emparejamiento de Murray con Kliff Kingsbury y una mejoría en el arsenal de armas aéreas debe hacer más viable a la peor ofensiva de la NFL del 2018.

Seifert: El quarterback Josh Rosen a los Miami Dolphins. Rosen, en el peor de los casos, hubiera sido el segundo mejor quarterback en el draft del 2019, y cayó al regazo de los Dolphins por una recompensa mínima en canje con los Cardinals. Hay muchas opiniones sobre su futuro, pero creo que será un excelente quarterback de NFL. Ya sea que se eleve hasta ese punto o no en el 2019, su adquisición ha acelerado el proceso de reconstrucción de los Dolphins y les ha liberado para ocuparse de otras posiciones en lugar de enfocarse en un quarterback para el draft del 2020.

Yates: El quarterback Aaron Rodgers estando sano para los Green Bay Packers. Es tan talentoso como cualquier quarterback de la liga cuando está a capacidad máxima, pero el 2018 fue una campaña perdida por muchas razones, incluyendo una lesión temprana que sin lugar a dudas le impactó. Ahora sano, la NFC Norte sabe que los Green Bay Packers de completar un regreso rápido.

¿Cuál equipo declinó más en este receso de temporada?

Bowen: Miami Dolphins. Los movimientos de plantilla apuntan a una completa fase de reconstrucción. No obstante, los Dolphins cuentan con una estrella futura en el tackle defensivo de primera ronda Christian Wilkins, y el recién adquirido quarterback Josh Rosen podría embonar bien en el sistema ofensivo de Chad O'Shea.

Clay: Baltimore Ravens. Esta defensiva ha sido una de las mejores de la liga por algún tiempo, pero eso podría cambiar en el 2019 luego de que la unidad perdiera a sus jugadores N° 1, 2, 5 y 7 en términos de oportunidades jugadas. Sumar a Earl Thomas ayuda, pero no es suficiente para compensar las pérdidas de C.J. Mosley, Eric Weddle, Terrell Suggs, Za'Darius Smith y Brent Urban, sin mencionar el recambio en las posiciones de habilidad ofensiva del club.

Graziano: New York Giants. Se convirtieron en un objetivo fácil, pero todo está justificado. No me pueden decir que son mejores tras el canje de Odell Beckham Jr., por permitir a Landon Collins emigrar y firmar con un rival divisional en lugar de retenerlo a cambio de una pagable etiqueta de jugador franquicia de 11.15 millones de dólares, o por traspasar al especialista en cazar quarterbacks, Olivier Vernon, y luego dejar pasar al linebacker externo Josh Allen en el turno N° 6 para poder elegir a un quarterback con un porcentaje de pases completos de 59.9 en la ACC. Cuando tu equipo se ha quedado fuera de los playoffs en seis de los últimos siete años, lo que deseas saber es que al menos hay un plan y una visión sobre cómo salir del lodo. Hay poca evidencia de que los Giants tengan eso.

Joyner: Denver Broncos. Los Broncos perdieron a tres titulares de línea ofensiva y dos de sus mejores tres esquineros en la agencia libre, pero su mayor punto de descenso llega al firmar al quarterback de 34 años de edad, Joe Flacco, como titular. Flacco ranqueó N° 26 en Total QBR en pases verticales la temporada pasada, y podría constituir un retroceso respecto a los sólidos números verticales de Case Keenum en Denver la temporada pasada.

Reid: Miami Dolphins. El gerente general Chris Grier y el head coach de primer año Brian Flores dirigen una reconstrucción. Será una carga pesada. Vamos a revisar en un par de años.

Sando: Miami Dolphins. Están iniciando de nuevo, lo que significa que están dispuestos a dar un paso hacia atrás ahora con la esperanza de dar dos al frente en el futuro.

Seifert: New York Giants. Sus movimientos fueron confusos, desde que despacharon a dos de sus mejores jugadores jóvenes en OBJ (26 años de edad) y Collins (25) hasta estirarse por el quarterback Daniel Jones en la primera ronda del draft. Pero en el panorama más amplio, su visión contradictoria y una estrategia de vieja escuela sugieren que esta franquicia se dirige a un ciclo extendido a la baja.

Yates: Miami Dolphins. Pero es por diseño, y sabiamente. No es difícil ser mediocre en la NFL, pero es contraproducente. Los Dolphins sacrificarán posiblemente el dolor a corto plazo luego de deshacerse vía del canje o cortar a varios veteranos clave a cambio de un plan de paciencia y desarrollo para talento joven.

¿Cuál equipo mejoró más en la temporada baja?

Bowen: Indianapolis Colts. El gerente general Chris Ballard realizó una estrategia inteligente para mejorar a una escuadra que llegó a los playoffs en el 2018. Durante la agencia libre, los Colts recontrataron a contribuyentes defensivos clave, al tiempo que sumaron al veterano cazador de quarterbacks Justin Houston y al receptor abierto Devin Funchess. Ahora, si volteamos al draft, Ballard se enfocó en jugadores colegiales productivos con habilidades atléticas de primera. Esperen ver a los novatos Rock Ya-Sin, Parris Campbell, Ben Banogu y Bobby Okereke creándose roles en el 2019.

Clay: Detroit Lions. El gerente general Bob Quinn calladamente ha hecho un buen trabajo para llenar los huecos de la plantilla de Detroit en lo últimos meses. Esos movimientos incluyeron una limpia en la posición de ala cerrada con Jesse James y el recluta de primera ronda T.J. Hockenson, una mejoría con Trey Flowers en la orilla de los siete frontales, una reconstrucción del grupo de esquineros detrás de Darius Slay con la firma de Rashaan Melvin y Justin Coleman, y la suma de talento de segundo día en la posición de linebacker (Jahlani Tavai) y safety (Will Harris). Todos los años hay un equipo que pasa del último al primer lugar en su división, y los Lions tienen la posibilidad de serlo en una abierta NFC Norte.

Graziano: Oakland Raiders. Cuento hasta ocho potenciales titulares para los Raiders que no estaban en plantilla cuando culminó la temporada del 2018. Adquirieron en canje a Antonio Brown, se enfocaron duro en la agencia libre y eligieron a cuatro jugadores en las primeras dos rondas del draft que puede tener minutos importantes este año. La temporada pasada fue una demolición, pero la plantilla de los Raiders de este año se asemeja más a lo que intenta construir Jon Gruden.

Joyner: Cleveland Browns. La percepción de los Browns como sotaneros ha desaparecido, pero la cosecha de temporada baja de este año de Odell Beckham Jr., Kareem Hunt, Sheldon Richardson, Greedy Williams y Morgan Burnett podría dar a Cleveland hasta cinco titulares nuevos de impacto en plantilla.

Reid: Cleveland Browns. No hay disputa de que el gerente general John Dorsey es un evaluador de talento de primera, y nuevamente demostró sus habilidades reforzando significativamente a la plantilla de los Browns. Las adiciones de Beckham y Hunt solamente acelerarán el ascenso del quarterback Baker Mayfield a la primera línea de la liga.

Sando: Oakland Raiders. Tenían tanto espacio para crecer y tantas municiones de draft para ocuparse de necesidades. Antonio Brown, Tyrell Williams, Trent Brown, Lamarcus Joyner y tres reclutas de primera ronda de draft hacen lucir mucho mejor sobre el papel a los Raiders. Ahora veremos cómo se traduce eso ante un calendario potencialmente complicado.

Seifert: Buffalo Bills. Amo la profundidad y variedad de jugadores que los Bills han sumado a ambos lados del balón. Han colocado a algunos receptores abiertos muy productivos alrededor del quarterback Josh Allen, sobre todo Cole Beasley y John Brown, e hicieron una movida importante para conseguir al centro Mitch Morse. El tackle defensivo novato Ed Oliver ayudará a mejorar a una defensiva que ya era de cuidado. Todo se reduce a Allen. Si puede tener la clase de progreso que normalmente esperamos del primero al segundo año, los Bills son equipo de playoffs.

Yates: Buffalo Bills. Son el equipo en el que más me he enfocado en este receso de temporada a lo largo de una variedad de mesas redondas. El gerente general Brandon Beane y sus asistentes tienen un patrón claro sobre cómo desean edificar a esta plantilla, y pienso que este receso de temporada fue productivo no solamente sumando a titulares sino creando competencia a lo largo de la plantilla. Entre al menos dos nuevos titulares de línea ofensiva, dos nuevos receptores abiertos titulares, sus probables dos mejores alas cerradas, profundidad al backfield, talento de élite en la línea defensiva con Oliver y más, Buffalo dio pasos importantes.