Los siete pecados de la temporada baja de la NFL

No todas las decisiones tomadas en el receso de temporadas culminarán con resultados favorables. ESPN.com

Los equipos y jugadores de la NFL pasan la mayor parte de la temporada baja presumiendo mejoría. No todo funciona, por supuesto, y a veces las oportunidades fallidas son obvias a primera vista.

Aquí hay siete de ellas, ranqueadas más o menos en orden de, buen, la magnitud de la oportunidad fallida:

Los Arizona Cardinals arruinan el traspaso de Josh Rosen

Para ser justos, no existe una guía sobre cómo lidiar con la situación de draft de Arizona. Nadie había descartado a un quarterback reclutado en la primera ronda después de un año. Los Cardinals tomaron una decisión defendible al seleccionar a Kyler Murray, y para ello necesitaban mover a Rosen.

Pero a sus 22 años de edad, Rosen sigue siendo un activo de élite que debió haber generado una mayor recompensa que una selección tardía de segunda ronda y una de quinta vuelta. El momento para moverlo fue antes de reclutar a Murray, no después, cuando ya no existía duda de que era necesario hacerlo. Murray ayudará a los Cardinals hacia adelante, pero el trabajo hubiera sido más sencillo con más jugadores y/o turnos a su alrededor, provenientes del canje por Rosen.

¿Qué sucede ahora? Rosen tendrá la posibilidad de iniciar con los Dolphins, un equipo en reconstrucción que, sin embargo, tiene una mejor perspectiva a corto y largo plazo que los Cardinals.


Teddy Bridgewater le dice no a los Miami Dolphins

Luego de tres años mayormente inactivos, Bridgewater tenía la posibilidad de iniciar de nuevo con los Dolphins. Claramente, era la vacante de quarterback más atractiva en la NFL, dada su potencialmente corta ventana temporal y los obstáculos que enfrentan los Dolphins en la AFC Este. Pero al rechazar a los Dolphins y volver a los New Orleans Saints como suplente de Drew Brees, Bridgewater --de 26 años de edad-- demoró todavía más su regreso al campo.

Esperar por la oportunidad adecuada, o al menos una mejor, tiene sentido solamente si es algo que parece probable. Cuando llegue a la agencia libre en el 2020, posiblemente después de cuatro años de su última jugada significativa, ¿estará interesado un mejor equipo que los Dolphins?

¿Qué sucede ahora? Los Dolphins se recuperaron bien, firmando al veterano Ryan Fitzpatrick y adquiriendo a Rosen. Bridgewater esperará detrás de Brees esta campaña en New Orleans, descartando una lesión.


Russell Wilson cede en las negociaciones

Podría sonar extraño decir que Wilson "cedió" con los Seahawks. Después de todo, es ahora el jugador mejor pagado de la NFL, con base en dinero nuevo promedio, y bono por firmar. Pero, a la edad de 30 y como líder indiscutible de la franquicia de los Seahawks, contaba con la palanca para alcanzar nuevas alturas.

Podría haber significado jugar el 2019 sin un convenio nuevo, pero al final, podría haber llevado a una estructura que cambiara todo precedente, como cuatro años totalmente garantizados o quizás una referencia al alza del tope salarial. Wilson tiene todo el derecho de parar antes, pero fue una derrota para aquellos que desean ver cambios fundamentales a los contratos de la NFL.

¿Qué sucede ahora? Wilson será el quarterback titular de los Seahawks para el futuro previsible. Pero ese acuerdo completamente garantizado de Kirk Cousins, firmado en el 2018, sigue siendo una excepción en el panorama contractual de la NFL.


Adam Humphries elige a los Tennessee Titans sobre los New England Patriots

Humphries enfrentó un dilema luego de acordar términos respecto a una oferta de 36 millones de dólares como agente libre con los Titans. Podía firmar el convenio o acordar una oferta nueva, más alta, con los Patriots. Al final, y de manera honorable, Humphries cumplió su palabra con los Titans. Pero al hacerlo, eligió a un equipo que busca correr el balón por encima de uno que en su uso del receptor de la ranura a lo largo de las últimas dos décadas ha cambiado al juego.

Humphries fue el tercer receptor más productivo de la NFL desde la ranura el año pasado, con los Tampa Bay Buccaneers, y uno solamente puede imaginarse lo que hubiera hecho por los Patriots en el 2019 y más allá.

¿Qué sucede ahora? Humphries intentará elevar a una ofensiva de los Titans que finalizó el 2018 con la cuarta menor cantidad de yardas en la NFL NFL (2,975). Sin Humphries, los Patriots firmaron al titular, Julian Edelman, a una extensión por dos temporadas. Humphries (25) es ocho años menor que Edelman (33).


Los New York Giants no obtienen nada a cambio por Landon Collins

Muchas críticas han caído sobre los Giants, tanto por su decisión de reclutar al quarterback Daniel Jones, como por tomarlo en el sexto turno en lugar de esperar al N° 17 para seleccionarlo. Pero ambas decisiones son defendibles desde un amplio punto de vista. Pero, ¿permitir a Collins emigrar en la agencia libre, en lugar de utilizar la etiqueta de jugador franquicia para ejecutar un canje? Eso fue, al menos, poco inspirado, y en el peor de los casos, una grave falla en la gerencia.

Collins podría generar una selección compensatoria de tercera ronda, pero esa no estará disponible hasta el año entrante. Los Giants han perdido 24 de sus últimos 32 encuentros, y tienen una aparición de playoffs en siete años. Perdieron la oportunidad de conseguir más ayuda ahora. Y el pago por perder a uno de sus mejores jugadores no llegará hasta septiembre del 2020, por muy pronto.

¿Qué sucede ahora? Collins enfrentará a lo Giants dos veces por año con los Washington Redskins. Los Giants adquirieron al safety de los Cleveland Browns, Jabrill Peppers, para reemplazarlo, pero también debieron despedirse del receptor abierto Odell Beckham para hacerlo.


Los San Francisco 49ers se quedan sin Odell Beckham Jr. y sin Antonio Brown

Cincuenta y dos receptores abiertos atraparon más pases la temporada pasada que el líder de los 49ers (Kendrick Bourne, 42). En un draft que careció de un talento dominante en la posición, dos de los mejores veteranos de la liga estaban disponibles mediante el canje. Pero la oferta de los 49ers por OBJ se quedó corta, y decidieron no buscar a Brown.

En lugar de eso, firmaron al veterano Jordan Matthews, y después reclutaron a Deebo Samuel y Jalen Hurd en la segunda y tercera ronda, respectivamente. De haber cerrado el trato con Beckham, los 49ers hubieran tenido a un receptor abierto de élite para el regreso del quarterback Jimmy Garoppolo de una rotura de ligamento anterior cruzado, conformando un dúo sólido para una franquicia que intenta dejar atrás 22 derrotas en los primeros 32 partidos de la era John Lynch/Kyle Shanahan.

¿Qué sucede ahora? Beckham aterrizó en lo que se puede considerar un mejor sitio, jugando al lado del receptor abierto Jarvis Landry y con el quarterback Baker Mayfield en un esquema de los Browns que fue eléctrico en la segunda mitad de la campaña pasada. Brown encontró a un equipo que lo deseaba --los Oakland Raiders-- y un nuevo contrato, también.


Anthony Barr deja pasar la oportunidad de ser un cazador de quarterbacks con los New York Jets

Barr es el raro linebacker externo que fue reclutado en el Top-10 pero que no es utilizado demasiado para presionar. ¿Se debe al esquema de los Minnesota Vikings, que lo utiliza en todas las secciones del campo, o sus limitadas habilidades para presionar? Los Jets deseaban averiguarlo y le ofrecieron un masivo contrato de agencia libre que Barr aceptó antes de cambiar de parecer para volver a Minnesota.

Algunos alrededor de la liga creen que la velocidad de Barr y su largo cuerpo lo convertirían en un peligroso cazador de quarterbacks de manera regular. Podríamos nunca descubrir la respuesta.

¿Qué sucede ahora? Barr resumirá su rol como linebacker de tres intentos para los Vikings. Sus contribuciones podrían no aparecer con tanta frecuencia en la hoja de estadísticas, pero el head coach de los Vikings, Mike Zimmer, cree que es fundamental para su esquema múltiple. Mientras tanto, los Jets siguen sin un cazador de quarterbacks probado, pero esperan que el novato Quinnen Williams pueda presionar desde el interior.