El receptor abierto Allen Hurns se declara al 90 por ciento en Dallas

Allen Hurns dijo comprender que Dallas podría pedirle una reducción de salario o cortarlo. AP Photo

FRISCO -- Por primera vez desde que sufriera una grave lesión de tobillo en enero, el receptor abierto de los Dallas Cowboys, Allen Hurns, hizo recorrido de rutas y dijo esperar estar totalmente recuperado para el inicio del campamento de entrenamiento.

Hurns, quien dijo estar cerca del "90 por ciento" luego de sufrir una dislocación de tobillo que fractura de peroné, dijo que podría haber entrenado ahora, pero hubiera tenido problemas con prácticas consecutivas. No participará en ejercicios individuales como parte del trabajo del minicampamento este miércoles, pero lo hará en el día final, el jueves.

"Todavía me pongo un poco mal de pensarlo, pero, ¿saben qué es lo más sorprendente? No fue el peor dolor de mi vida", admitió Hurns. "Estaba más asustado por mi tobillo girando al otro lado, pero fue algo loco, seguro. Especialmente me tuve que mantener lejos de redes sociales con todos etiquetándome y cosas así, mostrándome los videos. Trato de no verlo".

Hurns quedó lesionado después de una recepción de 14 yardas en el primer periodo del partido de la Ronda de Comodines de los Cowboys frente a los Seattle Seahawks. Luego de una tacleada del safety de Seattle, Bradley McDougald, el pie izquierdo de Hurns apuntaba hacia arriba mientras Hurns estaba recostado boca abajo en dolor. Salió del estadio portando una férula de aire y de inmediato fue llevado a un hospital local para cirugía.

Hurns dijo que no podía poner peso sobre su pierna por dos meses, pero ahora ha sido capaz de cargar y comenzó a trotar durante la primera parte del programa de temporada baja.

"Es una cosa progresiva", dijo Hurns, quien atrapó 20 pases para 295 yardas y dos touchdowns en su primera campaña en Dallas. "Es lo grandioso de ello. Cada semana, vienes y ves que, 'OK, progresé hasta esto', y luego puedes mirar atrás y decir, 'no estoy donde estaba'. Eso es lo grandioso".

Hurns dijo que nunca dudó de que sería capaz de regresar en parte porque un ex compañero de la Universidad de Miami sufrió una lesión similar. Dijo que el apoyo que recibió de compañeros y jugadores a lo largo de la liga también sirvió como motivación.

"Simplemente muestra que contar con una gran mentalidad ayuda mucho", dijo Hurns.

Hurns tiene programado impactar por 6.25 millones de dólares al tope salarial, con un sueldo base de 4 millones de dólares, y comprende que el negocio de la NFL podría significar que se le pida una reducción o que sea cortado. Los tres receptores primordiales de los Cowboys son Amari Cooper, Michael Gallup y Randall Cobb. También cuentan con Noah Brown, Tavon Austin y otros compitiendo por las plazas finales entre los receptores.

"Sé que regresaría. No sé dónde sería", admitió Hurns. "Mi cuestión principal ahora es sanar, tener un gran campamento de entrenamiento, y seguir desde allí".