<
>

Las interrogantes del campamento de los Buccaneers van más allá de Tom Brady

play
Tom Brady arriba por primera vez a las instalaciones de Tampa (0:56)

El quarterback se ha reportado con su nuevo equipo: los Tampa Bay Buccaneers. (0:56)

Los Tampa Bay Buccaneers abren el campamento de entrenamiento del 2020 de la NFL el 28 de julio en las instalaciones del equipo, Advent Health Training Center, en Tampa. Aquí hay un vistazo a algunas de las tramas a seguir con el equipo que ha causado mayor revuelo en la NFL.

¿Diseñará el head coach Bruce Arians su ofensiva alrededor del quarterback Tom Brady?

Brady ejecutará la ofensiva de Arians con la terminología de Arians; los Bucs simplemente no podían instalar una ofensiva enteramente nueva sin programa de temporada baja gracias a la pandemia de coronavirus. Pero van a tratar de incorporar algunos de los conceptos que Brady ejecutó exitosamente para los New England Patriots. Los coaches de los Bucs han estudiado mucho video de Brady.

Podríamos ver más pantallas rápidas con retrocesos de tres pasos, en lugar de los retrocesos de cinco y siete pasos, así como más pases cortos e intermedios, lo que debe ayudar a una línea ofensiva que tuvo problemas para proteger el año pasado. También ahorraría algo del brazo de Brady para los pases profundos que sabemos le gustan a Arians. Los coaches de los Bucs creen que Brady puede realizar todos los pases, pero podría no tener el mismo volumen de pases profundos que intentó Jameis Winston el año pasado. Además, no posee la movilidad de Winston.

"Es veloz con el gatillo. Digo, todavía puede mover los pies y ser preciso campo abajo", explicó Arians. "Sí, está la edad, pero todos envejecemos. No veo una gran decaída en ninguna fase de su juego, ya sea profundo por fuera, profundo campo abajo, o su precisión en pases cortos. Pienso, en todo caso, es más móvil ahora dentro del bolsillo de lo que jamás ha sido".

Cuánto puedan adoptar los Bucs de los Patriots, también dependerá del personal. Brady contará con su objetivo preferido en el ala cerrada Rob Gronkowski, quien puede alinear en cualquier parte del campo, y el jugador de Pro Bowl, Mike Evans, quien es lo más cercano que Brady ha tenido a Randy Moss desde que jugara con el receptor abierto miembro del Salón de la Fama. También, contará con Chris Godwin.

Los Bucs no cuentan con un corredor de primera línea atrapando pases, algo en lo que Brady se recargó mucho en New England. Pero la esperanza es que el novato Ke'Shawn Vaughn o el veterano T.J. Logan puedan competir con Dare Ogunbowale por el rol en terceros intentos.

La secundaria de los Bucs sufrió durante buena parte de la temporada pasada. ¿Qué debemos esperar en el 2020?

Pese a ceder 4,322 yardas por pase la temporada pasada --la tercera mayor cantidad en la liga-- los Bucs no firmaron a un esquinero veterano o un safety en la agencia libre. En lugar de eso, reclutaron a Antoine Winfield Jr. en la segunda vuelta del draft. Así que, una vez más, estarán apostando a la juventud, con los tres esquineros que finalizaron la campaña pasada como titulares --Carlton Davis, Sean Murphy-Bunting y Jamel Dean-- sumando dos años o menos de experiencia en la liga.

Si se divide la campaña en dos mitades, hay mitades, hay motivos para el optimismo con este grupo. En las Semanas 1-9, quarterbacks rivales completaron el 64.4 por ciento de sus pases, promediaron 2.38 touchdowns por pase por juego (la tercera mayor cantidad en la liga) y sumaron cinco intercepciones (empatando la décima menor cantidad en la liga). Permitieron cinco touchdowns completamente descubiertos (5 yardas o más de separación) para empatar la quinta peor marca de la liga, ilustrando que no siempre estaban en el sitio correcto, pero también, las 11.94 yardas por recepción después del primer contacto (décima peor marca en la liga) demuestra que tuvieron problemas para taclear.

La Semana 10 marcó un parteaguas para este grupo. Luego de que Dean cediera tres touchdowns en una derrota de tiempo suplementario ante los Seattle Seahawks, los novatos comenzaron a llegar a las instalaciones antes de las 6 a.m. para estudio adicional de video con el coordinador defensivo Todd Bowles. Dean consiguió la intercepción que selló el triunfo esa semana frente a los Arizona Cardinals. Murphy-Bunting acumularía dos de ellas de gira, visitando a los Jacksonville Jaguars en la Semana 13 y visitando a los Detroit Lions en la Semana 15. En las Semanas 10-17, permitieron a oponentes completar el 58.9 por ciento de sus pases (la sexta mejor marca en la liga) y solamente 1.38 touchdowns por pase, por juego (14°). Permitieron dos pases de touchdown completamente descubiertos (empatando la décima mejor marca de la liga). Las yardas de los oponentes después del primer contacto por recepción disminuyeron a 10.81, la séptima mejor marca de la liga. También se mostraron muy bien defendiendo la zona roja todo el año.

Mientras que Davis, Murphy-Bunting y Dean esperan reclamar sus roles titulares, las posiciones de safety están en disputa. Winfield ofrece habilidades que este grupo carecía. Justin Evans es un verdadero jardinero central con excelente rango y atleticismo, pero no ha podido mantenerse sano en el último par de años, con problemas de pie y tobillo. Mike Edwards inició tarde como novato el año pasado por un problema de tendón de la corva. Jordan Whitehead ha sido el más confiable en términos de salud, y está mostrando que no solamente es un golpeador dentro de la caja, sino que también puede cubrir. El nómada Andrew Adams, quien tuvo una actuación de destape con tres intercepciones frente a los Carolina Panthers hace un par de años, es más un híbrido safety/linebacker, así que sus habilidades podrían traducirse mejor en paquetes de sustitución. D’Cota Dixon, quien firmó como agente libre no reclutado procedente de Wisconsin la temporada pasada, estaba en la competencia por un puesto de titular antes de sufrir una lesión de hombro en el campamento.

¿A quién le perjudica más la falta de temporada baja con los Bucs?

Mientras que Brady toca el ovoide más que cualquier otro jugador, y ha debido aprender un nuevo libro de jugadas por primera ocasión en 20 años, los novatos de los Bucs enfrentan los mayores obstáculos.

Se espera que Tristan Wirfs, seleccionado N° 13 global, inicie de inmediato como tackle derecho. Winfield posee un conjunto de habilidades más completo para competir por un puesto de titular. Vaughn es más un corredor completo y tiene mejores manos que Ronald Jones, pero los bloqueos en jugadas de carga son posiblemente el mayor ajuste que se debe hacer saliendo de las filas colegiales. Y Tyler Johnson, recluta de quinta ronda de los Bucs, procedente de Minnesota, y quien posee gran combinación de tamaño y habilidad para competir por el ovoide, podría convertirse en el tercer receptor abierto, detrás de Mike Evans y Godwin.

"Nos hemos perdido de más de 400 repeticiones, al quedarnos sin las prácticas de primavera", dijo Arians. "Así que, en especial los más jóvenes tienen mucho por recuperar. Y creo que tenemos a algunos tipos que tendrán roles críticos para nosotros este año, que ni siquiera han estado en un campo o una reunión".

Sí, los novatos de otros equipos también se perdieron esas repeticiones, pero los novatos y suplentes de Arians tienden a recibir más repeticiones porque en cada sesión durante el campamento, lleva a cabo dos scrimmages simultáneos (uno de los beneficios de contar con un grupo grande de asistentes). Los jugadores más jóvenes que intentan desarrollarse podrían ver todavía menos repeticiones este año si las plantillas de campamento de entrenamiento se reducen por cuestiones de distanciamiento social, algo que se ha discutido por la NFL.

"No hay nada que se pueda hacer virtualmente para compensar las repeticiones sobre el campo", expresó Arians. "Los simulacros y prácticas son realmente como aprenden nuestros chicos hoy... Atravesar una práctica es el mejor modo de enseñar. Así que son minutos y repeticiones invaluables las que se perdieron".

¿Cuáles son las probabilidades de que los Bucs cuenten con un nuevo pateador en el 2020?

Es una posibilidad. Los Bucs reclamaron a Elliott Fry vía waivers después de que fuera cortado por los Panthers en mayo. Su empleo no solamente es darle descanso a la pierna de Matt Gay, sino empujarlo después de un final dudoso a la campaña del 2019.

Gay convirtió 24 de 27 intentos de gol de campo en los primeros 13 partidos de la temporada (87.2 por ciento), pero se erró una patada o sufrió bloqueo en cinco de sus últimos ocho intentos, algo que Arians atribuyó al "muro de novato". Los puntos extra fueron un tema; convirtió 43 de 48 puntos extra (88.9 por ciento, N° 34 en la liga). Pero la fuerza en su pierna quedó al descubierto, convirtiendo 5 de 8 patadas de 50 yardas o más, empatando la tercera mejor marca de la liga.

Arians había esperado que Gay pudiera pasar todo el campamento de primavera pateando en las diagonales de la zona sur que, como el lado norte, es abierto, aunque carece del enorme buque pirata que ayuda con el viento. Arians cree que ayudaría a su confianza. Eso no sucedió por la pandemia.

"Cuando miras la historia de ese estadio, es donde se fallan la mayor parte de las patadas por el loco viento que cruza ese lado del estadio", señaló Arians al final de la temporada. "Pienso que definitivamente está en su cabeza ahora, esa zona de diagonales. La otra no es un problema".

Fry pasó el campamento de entrenamiento con los Chicago Bears y Baltimore Ravens, conectando 3 de 4 intentos de gol de campo y sus cuatro intentos de punto extra en la pretemporada.