<
>

Convertirse en el siguiente Tony Romo será complicado para novatos no reclutados de Cowboys

play
Primeras palabras del coach de Cowboys en frente de su equipo: 'Todo lo que hacemos es para ganar' (0:44)

Mike McCarthy tuvo su primera junta con algunos jugadores veteranos de los Dallas Cowboys, en donde explicó lo que se viene para el equipo. (0:44)

Los novatos no reclutados de los Cowboys tendrán dificultades para lograr impacto de jugadores como Tony Romo este año

Cliff Harris habría sido enaltecido al Salón de la Fama del Fútbol Americano Profesional este año, uniéndose a compañeros suyos con los Dallas Cowboys como Roger Staubach, Bob Lilly, Randy White, Mel Renfro y Rayfield Wright, de no ser porque la pandemia de coronavirus causó cambio de planes.

Harris, sin embargo, porta una distinción que sus compañeros no: el primer agente libre no reclutado de la franquicia en ser ingresado al Salón de la Fama.

Los actuales Cowboys cuentan con 12 novatos no reclutados en plantilla, pero las posibilidades de convertirse en el siguiente Harris, Drew Pearson, Mark Tuinei, Everson Walls, Bill Bates, Tony Romo o Miles Austin están severamente limitadas porque no hubo programa de temporada ni habrá pretemporada para mostrar su valía. Los Cowboys pasaron de contar con cinco partidos de exhibición en el 2020, incluyendo el Clásico del Salón de la Fama frente a los Pittsburgh Steelers que estaba programado originalmente para el pasado jueves, a cero.

Para mayor perspectiva, tomemos en cuenta que hubo un promedio de 14.4 agentes libres no reclutados por equipo (un total de 460) que participaron en la Semana 1 de la campaña del 2019 de la NFL, y un promedio de 15.2 por equipo durante la misma jornada en el 2018 (un total de 486).

La historia de los Cowboys está repleta de historias de éxito por parte de jugadores no reclutados. Pearson es miembro del Equipo Ideal de la Década de los 1970s, y ha sido finalista para el Salón de la Fama. En 1981, Walls lideró a la NFL en intercepciones como novato no reclutado. Tuinei y Bates se quedaron con los Cowboys como agentes libres no reclutados en 1983 y duraron 15 temporadas cada uno, conquistando tres Super Bowls.

Más recientemente, Romo pasó de ser un agente libre no reclutado al líder histórico de la franquicia en yardas por pase (34,183) y pases de touchdown (248). Ignorado en el draft del 2006, Austin jugó en dos Pro Bowls.

"Sin duda, no me hubiera quedado en el equipo", explicó Barry Church, un back defensivo que se quedó en la plantilla de los Cowboys en el 2010 como agente libre no reclutado procedente de Toledo, para convertirse en titular en el 2012. "Fui uno de los tipos que entraron a jugar al último partido de pretemporada frente a los Miami Dolphins, y todavía tuve que pelear por jugar allí. Hice algunas jugadas grandes en la pretemporada, recuperé un balón suelto, abrí algunos ojos.

"Para mí, sin partidos de pretemporada, sin trabajo de receso de temporada, no habría manera de que yo lo hubiera conseguido".

Si Church contó con su balón suelto recuperado para marcar una gran pretemporada, el entonces corredor Phillip Tanner contó con el touchdown sin casco frente a los San Diego Chargers en el 2011 que al final fue invalidado por un cambio a la regla que terminaba una jugada cuando un elemento perdía el casco.

Tanner ingresó al campamento de entrenamiento de los Cowboys detrás de Felix Jones, Tashard Choice, DeMarco Murray y Lonyae Miller. Los Cowboys pensaban quedarse con tres corredores, y él era el quinto en el orden. Tanner se quedó en el equipo como cuarto corredor, gracias a su juego en equipos especiales durante la pretemporada.

Si sus repeticiones en la práctica fueron limitadas, sus oportunidades de juego fueron mayores gracias a que por lesiones y veteranía, muchos no participaban en el último partido de pretemporada. Los veteranos no participan gran cosa en equipos especiales, tampoco.

"No veo cómo los chicos puedan quedarse en el equipo por el simple hecho de que no recibes esa vitrina", dijo Tanner. "En el entrenamiento, las repeticiones son tan limitadas. Un tipo no reclutado recibe, digamos, tres repeticiones por práctica, a lo sumo. De esas repeticiones, quizás ni toque el balón. Podrías ser el tipo del pase con engaño de carrera, para hacer la finta".

El año pasado, Tanner fue un coach asistente para los Cowboys y vio las evaluaciones de los entrenadores durante la pretemporada desde una perspectiva diferente.

"[Los reclutas de draft] tendrán un lugar en la mesa, primero, No puedo decirte que no vas a comer, pero esos tipos van antes", dijo Tanner. "Quizás todo lo que te toca son migajas. Es la parte más difícil de no tener partidos de pretemporada. En la práctica, si eres el sexto en la línea para la mesa del comedor, podría no quedar nada más que una pieza de pan".

En el 2013, el safety Jeff Heath arribó a Dallas desde Saginaw Valley State con un bono por firmar de 2,000 dólares. Supuso que estaba entre los lugares 85 a 90 en la plantilla de 90 hombres. Utilizó el programa de temporada baja para ganarse la confianza de coaches y jugadores.

"'White Lightning', así le llamábamos", recordó Church. "Realizó una intercepción de clavado en una de las actividades organizadas del equipo, y encendió a todos. De allí vino el apodo".

En el Clásico del Salón de la Fama de aquel año ante Miami, estaba 5 yardas por delante de todos los demás en la patada de salida de inicio, tanto que el ex head coach Jason Garrett hizo rebobinar la cinta para ver de quién se trataba, y a menudo volvía a contar la historia sobre Heath. Al final, Heath inició nueve partidos como novato y todos los partidos en que jugó desde el 2017 al 2019.

"No es solamente los partidos de pretemporada. Puse mi nombre en el mapa un poco durante las actividades organizadas del equipo, y ahí es donde muestras tus habilidades atléticas, tu habilidad para absorber el libro de jugadas", explicó Heath. "Es importante ponerte en el radar de los coaches. No sé si [el coordinador defensivo Monte Kiffin] sabía mi nombre durante las primeras tres o cuatro semanas. [El coach de equipos especiales, Rich Bisaccia] dijo, 'Quiero presentarte al coordinador defensivo'. Por eso es que creo que será complicado para estos chicos [ahora en el 2020]".

Romo tiene un pensamiento diferente respecto a la acción de pretemporada.

En el 2003, renunció a un bono por firmar mayor de los Denver Broncos para unirse a los Cowboys a cambio de 10,000 dólares. Al estudiar la situación de quarterbacks de cada equipo, pensó que tendría mejor oportunidad de quedarse en la plantilla de los Cowboys, que contaba con Quincy Carter, Chad Hutchinson y Clint Stoerner en la posición.

"En mi primer o segundo año, casi hubiera preferido no jugar para nada", escribió Romo vía mensaje de texto. "De ese modo, tu evaluación como jugador no depende sobre todo de dos o tres series en dos o tres partidos, sino un mes de prácticas diarias. En otras palabras, puedes mejorar y no preocuparte tanto por los resultados. Ahora, cuando deseas competir y hacerte del puesto de alguien más, necesitas la pretemporada para que los coaches confíen en ti".

En la apertura de la pretemporada del 2006, el entonces entrenador en jefe de los Cowboys, Bill Parcells, hizo jugar a Romo el partido entero ante los Seattle Seahawks. Completó 19 de 25 pases para 235 yardas y un touchdown en una victoria por 13-3. En el séptimo partido de la campaña regular del 2006, tuvo su primer inicio de por vida.

Quizás un día, el ala defensiva Ron'Dell Carter, linebacker Francis Bernard o corredor Darius Anderson miren atrás con orgullo al 2020 como historias de éxito de jugadores no reclutados para los Cowboys. Sus caminos serán distintos al de casi cualquiera otro.

Tanner tiene consejos para los actuales agentes libres no reclutados.

"Por supuesto, debes dominarlo todo, pero responde preguntas en todas las juntas, siéntate al frente, toma notas y todo", expuso. "Haz todo lo que puedas para ganar la confianza del staff y compañeros. Debes hacer lo que se te pide y más. Reúnete con los coaches. Luego, en las prácticas, asegúrate de aparecer en las cintas todos los días, para que los coaches digan, 'Ey, nos gusta este chico. Queremos ver más'. Si tienes solamente una repetición, debe ser al 100 por ciento, porque esa única repetición podría convertirse después en dos.

"No existe lugar para el error. Cada repetición, cada práctica, ahí está tu partido de pretemporada".