<
>

Las grandes interrogantes que dejó la devastadora lesión de Dak Prescott

La lesión que sufrió Dak Prescott este domingo lo deja fuera de la temporada, de esta manera impacta la baja del quarterback a Dallas y Andy Dalton, quien lo suplió ante los Giants

El domingo, un equipo de los Dallas Cowboys que aparentemente estaba pasando por una temporada de pesadilla vio sus peores temores hechos realidad. En el tercer cuarto, el mariscal de campo del Pro Bowl, Dak Prescott, sufrió una espantosa lesión en el tobillo. Si vieron la jugada, no olvidarán lo que vieron durante mucho tiempo. Si no vieron la jugada, considérense afortunados. Las lesiones son parte del fútbol americano, y no discriminan a las personas buenas o malas o entre las estrellas y los jugadores normales, pero fue difícil no sentirse abrumado cuando un Dak Prescott en llanto fue sacado del campo.

Los Cowboys pusieron al suplente Andy Dalton, quien dirigió una serie tardía para preparar el gol de campo ganador en la victoria por 37-34 sobre los New York Giants. Los Cowboys están ahora en el primer lugar en la pútrida NFC Este, pero lo que suceda a continuación podría ir de muchas maneras diferentes. Restablezcamos la escena y establezcamos todo lo que necesita saber después de la desgarradora lesión de Dak Prescott:

¿QUÉ SUCEDIÓ?

Con Dallas ganando 24-23 en el tercer cuarto, los Cowboys llamaron un acarreo diseñado para el quarterback. Dak Prescott rompió un intento de tacleada y luego trató de alejar con su brazo al back defensivo de los Giants, Logan Ryan. Mientras Ryan arrastraba a Dak Prescott hacia abajo, el tobillo del mariscal de campo quedó atrapado debajo de Ryan. A menudo vemos a los jugadores sufrir esguinces de tobillo cuando sus tobillos quedan atrapados en ese tipo de ángulo, pero cuando Dak Prescott quedó en el suelo tras la tacleada, su pie estaba mirando en la dirección incorrecta.

No hubo nada malicioso en la tacleada o cualquier cosa que alguien pudiese haber hecho de manera realista para evitar la lesión. Los Cowboys usan a Dak Prescott como corredor en jugadas diseñadas, pero su carga de trabajo no es exagerada ni irracional. Había estado notablemente sano como profesional, ya que el jugador de 27 años de edad nunca había estado en el reporte de lesiones antes de lastimarse el domingo.

play
0:49

¡Escalofriante! Así fue la lesión de Dak Prescott

El pasador de los Dallas Cowboys se fracturó el pie en una jugada personal ante Giants.

Oficialmente, los Cowboys anunciaron que Dak Prescott sufrió una fractura compuesta y dislocación de su tobillo derecho, lo que significa que el hueso penetró su piel como parte de la lesión. Adam Schefter y Chris Mortensen de ESPN informaron que Dak Prescott se sometió a una cirugía en el tobillo el domingo por la noche. Es probable que su temporada haya terminado y los Cowboys lo colocarán en la lista de reservas de lesionados en algún momento de esta semana.


¿PODRÍA SER UNA LESIÓN QUE AMENACE SU CARRERA?

Por lo que se dice, Dak Prescott debería regresar. Aunque la lesión fue sin duda espantosa, los jugadores de todos los deportes han regresado de lesiones similares en el pasado y han continuado sus carreras. En el béisbol, Jason Kendall, Moises Alou y Robin Ventura regresaron de fracturas de tobillo compuestas y mantuvieron largas carreras. En baloncesto, recientemente vimos al alero de los Boston Celtics, Gordon Hayward, dislocarse el tobillo y fracturarse la tibia, perderse una temporada completa y regresar al año siguiente.

Lo más importante es que hemos visto a jugadores de fútbol americano superar esta lesión, incluyendo corredores. El veterano LeSean McCoy sufrió una fractura de tobillo compuesta en la preparatoria. A nivel profesional, Connor Barwin y Allen Hurns pudieron superar tobillos dislocados y regresar al deporte. No hay dos lesiones idénticas, por supuesto, pero hay un precedente de jugadores que regresan para jugar al más alto nivel.

Dado que Alex Smith regresó al campo el día que Dak Prescott se lesionó, es natural intentar comparar la lesión de Dak Prescott con la del mariscal de campo de Washington. No son lo mismo. Smith sufrió una fractura de tibia y peroné y luego se enfrentó a una infección potencialmente mortal, lo que llevó a los médicos a realizar un total de 17 cirugías. No lo sabremos hasta que Dak Prescott deje el hospital y comience a rehabilitarse, pero la esperanza es que evitará infecciones u otras complicaciones después de la cirugía.

Nadie puede decir con certeza que Dak Prescott será el mismo jugador al regresar. Las lesiones de tobillo pueden causar serios problemas a los mariscales de campo. Aunque su lesión no es tan grave, tomemos a Jimmy Garoppolo como ejemplo. Cuando el mariscal de campo de los San Francisco 49ers sufrió un esguince de tobillo en la Semana 2, mencioné que los mariscales de campo que sufren esguinces de tobillo tienen el hábito de navegar sus lanzamientos cuando regresan, lo que lleva a pases flotados e intercepciones. Garoppolo regresó el domingo y completó siete de 17 pases para 77 yardas con dos intercepciones antes de ser enviado a la banca en el entretiempo.

Dak Prescott tendrá que restablecer su juego de pies como pasador. Puede que no sea tan explosivo o impactante como un corredor, lo que ha sido una parte subestimada y valiosa de su juego en los últimos cinco años. Podría volver como el mismo jugador, con la apariencia de que la lesión nunca sucedió. También podría volver como un jugador con menos movilidad y versatilidad, lo que le quitaría una parte de su juego.


¿CÓMO IMPACTA ESTO EN SU FUTURO CON LOS COWBOYS?

A corto plazo, nada cambia. Dak Prescott está jugando con la etiqueta franquicia, lo que le garantiza 31.4 millones de dólares para el 2020. Recaudará ese dinero incluso después de ser colocado en la reserva de lesionados. Como era el caso antes de la lesión, no tiene contrato después de la Semana 17, aunque Dallas tiene formas de mantenerlo cerca.

Las tres opciones de la franquicia sobre qué hacer con Dak Prescott tampoco han cambiado. Los Cowboys podrían dejarlo ir y entrar en la agencia libre sin restricciones. Si eso sucede, no obtendrían una compensación directa, aunque probablemente recibirían una selección compensatoria de tercera ronda en el draft del 2022 si no contratan un jugador igualmente caro en la agencia libre. También podrían firmarlo con una extensión de contrato, algo que intentaron y no pudieron hacer en las últimas dos temporadas bajas.

El resultado más probable tanto antes como después de la lesión es la tercera opción: una segunda etiqueta franquicia. Los Cowboys pueden ofrecerle a Dak Prescott otro contrato de un año, garantizándole al egresado de Mississippi State 37.7 millones para la temporada del 2021. La medida equivaldría a un aumento de 6.3 millones, pero con el tope salarial programado para caer de 198.2 millones en el 2020 a 175 millones como resultado del impacto en los ingresos locales, el equipo sentiría aún más la presión de una segunda etiqueta. Dak Prescott ocupa actualmente el 14.4 por ciento del espacio salarial de Dallas, pero estaría perfilado para impactar con algo más cercano al 18.9 por ciento el próximo año. Con un tope de 175 millones, 37.7 millones es el equivalente a pagarle a Dak Prescott algo cercano a 42.7 millones en el tope de este año.

Al mismo tiempo, una segunda etiqueta tendría sentido para ambos lados. Es posible que los Cowboys no quieran comprometerse con Dak Prescott a largo plazo hasta que vean que su titular ha recuperado la salud por completo, lo que no podrán ver dentro del campo antes de la fecha límite de etiqueta de franquicia en marzo. Franquiciar a Dak Prescott es la única forma en que los Cowboys podrían retener sus derechos antes de la agencia libre, y eso les daría cinco meses para negociar una extensión antes de la fecha límite de julio para entregar contratos a largo plazo a jugadores franquiciados.

Asimismo, para Dak Prescott, una etiqueta de franquicia parece preferible. En repetidas ocasiones ha rechazado las extensiones de contrato de los Cowboys con la esperanza de ir año tras año y obtener el tipo acuerdo que quiere, ya sea de los Cowboys u otra organización. Este verano, aunque se informó que las dos partes estaban cerca del salario promedio de un nuevo acuerdo, las conversaciones fracasaron por desacuerdos sobre la duración.

Dallas, que generalmente prefiere otorgar los contratos más prolongados para retener el control de sus jugadores mientras deja flexibilidad en el tope salarial, quería un contrato más largo. Dak Prescott buscó un contrato de tres o cuatro años, con la esperanza de firmar un contrato a corto plazo y luego volver a la agencia libre después de que la liga firme sus nuevos acuerdos de televisión durante los próximos dos años, momento en el que se espera que el tope salarial aumente drásticamente.

Es posible que la lesión de Dak Prescott cambie su perspectiva y anime al quarterback veterano a tomar lo que sea que el equipo esté ofreciendo como parte del acuerdo más largo posible. Sin embargo, dado que ha apostado continuamente por sí mismo y ha ganado más de 31 millones en salario base solo este año, no sería sorpresivo si continúa por ese camino, incluso después de la lesión.


¿DEBIÓ HABER ACEPTADO DAK PRESCOTT LA OFERTA MULTIANUAL DE DALLAS?

A raíz de la lesión, la gente perversa de Twitter estaba emocionada de hablar sobre cómo fue una tontería de Dak Prescott rechazar las ofertas multianuales del equipo antes de sufrir su lesión. No importa que no hayamos visto ninguno de los detalles de la oferta de contrato o cuánto dinero, de manera realista, habría estado dejando pasar como parte del trato. Cada jugador tiene que lidiar con el riesgo, y siempre que un jugador deja pasar una opción multianual y luego se lastima, vemos jugadores que aceptan acuerdos por debajo del valor de mercado antes de estar saludables y lamentarse de sus decisiones, como con Chris Harris Jr. y Adam Thielen.

Si bien no sabemos qué hubiera significado un acuerdo con Dak Prescott, la realidad es que la etiqueta franquicia le garantizó 31.4 millones. A menos que no pueda jugar en el 2021, es probable que los Cowboys lo vuelvan a etiquetar y le paguen 37.7 millones por un total de 69.1 millones durante dos temporadas, momento en el cual Dak Prescott podría cobrar una tercera etiqueta franquicia por 54.3 millones o golpear la agencia libre sin restricciones. Casi definitivamente habría tenido su salario base del 2022 garantizado como parte de una extensión, pero no estoy seguro de que hubiera ganado mucho más dinero firmando una extensión de lo que lo habría hecho año tras año.

play
1:26

Sergio Dipp: "A pesar de su lesión, Prescott se ganó su renovación"

El comentarista de ESPN considera que los Cowboys deben apostar por su mariscal a largo plazo, pese a no poder jugar toda la temporada.

Si Dak Prescott no puede jugar en el 2021, también podría estar protegido. Durante las negociaciones del mariscal de campo en el 2019, Schefter informó que Dak Prescott tenía acuerdos de patrocinio y seguro por pérdida de valor y discapacidad por valor de más de 50 millones. No está claro si todavía tiene ese tipo de seguro, pero está claro que pensó en lo que podría suceder si se lesionaba en los últimos años. Por lo menos, Dak Prescott era consciente de esta posibilidad y del riesgo que corría.


ANDY DALTON ES AHORA EL TITULAR DE LOS COWBOYS. ¿ES BUENO?

Andy Dalton estuvo sólido el domingo. Aunque un mal intercambio llevó a un balón suelto, con poco terreno por recorrer y un touchdown de los Giants, el ex quarterback de los Cincinnati Bengals completó nueve de 11 pases para 111 yardas después de tomar el relevo. Con el juego empatado a 34, Andy Dalton completó tres pases para 72 yardas para preparar un gol de campo de la victoria de Greg Zuerlein. Ese fue el único aspecto positivo de un domingo terrible para los Cowboys.

Hay dos preguntas aquí. Una es fácil de responder: no creo que Andy Dalton tenga ninguna esperanza de igualar la producción de Dak Prescott en esta ofensiva, ya sea lo que vimos en el 2019 o en los primeros cuatro juegos del 2020. Recuerden: Dak Prescott lanzó para más yardas que cualquier otro mariscal de campo en la historia de la NFL durante los primeros cuatro juegos del 2020. Andy Dalton no absorberá ese tipo de volumen.

¿Puede Andy Dalton ser lo suficientemente bueno como para ganar partidos? Eso está dentro de las posibilidades, aunque tenía una mejor oportunidad de guiar a los Cowboys por cómo se construyó el equipo en el papel antes de iniciar la temporada que con la versión actual de este equipo. A Dallas le faltan cinco titulares en la ofensiva, incluyendo Dak Prescott. Tres de ellos están en la línea ofensiva: el centro Joe Looney estará fuera por algunas semanas, pero los tackles titulares Tyron Smith y La'el Collins estarán fuera por el resto de la temporada. El domingo, los Cowboys iniciaron con tres linieros ofensivos que se habían combinado para abrir un partido en la NFL antes del 2020 en Tyler Biadasz, Terence Steele y Brandon Knight.

Andy Dalton tiene una temporada en la frontera de Jugador Más Valioso en su currículum por lo que hizo en el 2015 en Cincinnati, cuando tenía armas principales como A.J. Green, Mohamed Sanu y Tyler Eifert y posiblemente la mejor línea ofensiva de la liga. Los Cowboys pueden darle a Andy Dalton las armas, pero su protección de pase es sospechosa. Durante sus últimas dos temporadas en Cincinnati, una línea ofensiva en decadencia decepcionó a Andy Dalton, y el egresado de TCU no pudo compensar esa carencia. Los Bengals ocuparon el puesto N° 31 en el índice de triunfos en bloqueos de pases entre el 2018 y 2019, y los números de Andy Dalton cayeron en picada en el proceso. Ocupó el puesto N° 28 tanto en índice de pasador como en índice total de pasador cuando fue presionado durante ese lapso de dos años, y aunque a los Cowboys todavía les queda un liniero estelar en Zack Martin, el resto de la línea podría ser peor de la que tuvo Andy Dalton en Cincinnati.

Los Cowboys se han inclinado a lanzar pases y jugar con velocidad, en parte debido a las circunstancias: los equipos tienen que lanzar mucho y jugar rápido cuando caen por dos touchdowns en la primera mitad de cada semana. Con Andy Dalton en la alineación, incluso teniendo en cuenta los problemas de la línea, esperaría que Dallas disminuya la velocidad y dependa más de Ezekiel Elliott. Disminuir la velocidad también reduce la presión sobre la defensiva de Dallas. Andy Dalton todavía tiene uno de los grupos de receptores abiertos más talentosos de la NFL, pero no va a utilizar a sus receptores con tanta frecuencia.


¿TODAVÍA PUEDEN LOS COWBOYS GANAR LA DIVISIÓN?

Absolutamente, aunque esto es más un comentario por el pobre rendimiento de la NFC Este que por el de Dallas. Los Cowboys fueron el único equipo de la NFC Este que ganó el domingo, y saltaron al primer lugar de la división con marca 2-3, colocándolos medio juego por delante de los Philadelphia Eagles (1-3-1). Washington (1-4) ha perdido cuatro partidos seguidos y no cuenta con sus dos mejores mariscales de campo, mientras que los Giants tienen marca de 0-5 y tratan de esconderse detrás de los Jets en las últimas páginas de los tabloides de New York.

Los Eagles no han perdido a su mariscal de campo, pero tienen sus propios problemas de lesiones brutales. Si enumeró a sus 11 mejores jugadores de la ofensiva en el papel, solo cuatro están saludables y jugando en este momento: Carson Wentz, Miles Sanders, Jason Kelce y Zach Ertz, el último de los cuales atrapó un pase para 6 yardas en seis pases lanzados en su dirección el domingo. Ertz tuvo 70 yardas en el empate de la Semana 3 contra los Bengals y tiene 76 yardas en sus otros cuatro juegos, a pesar de participar prácticamente en todas las jugadas. Está en el campo, pero el ala cerrada no parece estar en su nivel habitual.

Hasta este lunes por la mañana, los Cowboys eran los favoritos para ganar la división, con el "Football Power Index" de ESPN dando a Dallas un 47.6 por ciento de posibilidades de reclamar la NFC Este. La casa de apuestas del Caesars los tenía colocados con +1100 de probabilidades de ganar la NFC el domingo por la noche, muy por delante de los Eagles con +2200 y la sexta probabilidad más alta de la Conferencia.

Nadie en la organización de Dallas habría querido comenzar 2-3 y perder a Dak Prescott durante la temporada, pero si esas dos cosas iban a suceder, estas son básicamente las mejores circunstancias posibles en las que el equipo podría encontrarse.


¿DEBERÍAN LOS COWBOYS BUSCAR OTRO MARISCAL DE CAMPO?

Los Cowboys seguirán adelante por ahora, con Andy Dalton y la selección de séptima ronda del draft, Ben DiNucci bajo centro. El ex suplente Cooper Rush es agente libre después de que los Giants lo cortaron en septiembre, y si Dallas fuera a hacer un movimiento para agregar profundidad a nivel de reemplazo detrás de Andy Dalton, Rush parecería la primera opción para los Cowboys. Clayton Thorson, quien estuvo en el equipo de prácticas de Dallas en el 2019, está en el equipo de prácticas de los Giants y podría ser reclamado. Los Cowboys probablemente preferirían uno de ellos dos a otras opciones de equipos de práctica como Davis Webb, Trevor Siemian o Garrett Gilbert.

Los Cowboys firmaron a Andy Dalton para el escenario en el que Dak Prescott se lesionaba, por lo que no creo que hagan un movimiento por un mariscal de campo más importante de inmediato. Sin embargo, si Andy Dalton se lastimara o tuviera problemas, recuerden que Jerry Jones ha sido agresivo haciendo movimientos durante la temporada en el pasado. Los Cowboys enviaron una selección de quinta ronda de draft a los Buffalo Bills por Matt Cassel y una selección de séptima ronda cuando Tony Romo se lesionó durante la campaña del 2015 y luego insertaron a Cassel en la alineación por delante de Brandon Weeden (Kellen Moore, ahora coordinador ofensivo del equipo, terminó la temporada como titular de Dallas).

Hay algunos mariscales de campo que podrían estar en el mercado, aunque algunos de ellos no encajan bien con los Cowboys por una razón u otra. Posibles candidatos comerciales:

Dwayne Haskins Jr. podría estar disponible después de que Washington envió a la banca su selección de primera ronda del 2019 para dejarle el lugar a Kyle Allen. Haskins no estuvo en el estadio el domingo porque lidiaba con un virus estomacal, y su futuro con el equipo parece turbio. Según los informes, Haskins fue una elección impuesta al régimen de fútbol americano anterior por el propietario Daniel Snyder, y el nuevo entrenador Ron Rivera aparentemente tenía suficiente influencia dentro del edificio para colocarlo en la banca. Al ex estelar de Ohio State le quedan dos años y 4.2 millones en dinero garantizado en su contrato después de este año, pero aunque el dinero no sería un problema para los Cowboys, Washington probablemente no negociaría a Haskins dentro de la división.

Nick Mullens fue enviado a la banca por los San Francisco 49ers y fue reemplazado por C.J. Beathard después de una salida desastrosa ante los Eagles el domingo pasado. Los 49ers se resistieron a las conversaciones de canje por Mullens la temporada baja pasada, pero el jugador de 25 años es un agente libre restringido después de esta campaña y un agente libre sin restricciones al siguiente año. Con Jimmy Garoppolo teniendo problemas para encontrar su nivel y los 49ers probablemente buscando un puesto de comodín después de caer a 2-3, es posible que no estén dispuestos a enviar a Mullens a un posible rival, sobre todo porque los 49ers juegan contra Dallas en la Semana 15.

Blake Bortles fue firmado por los Denver Broncos y está en la lista activa como uno de los cuatro mariscales de campo del equipo. Si Drew Lock puede regresar de su lesión en el hombro y jugar contra los New England Patriots la próxima semana, los Broncos probablemente estarían listos para dejar a Bortles o Jeff Driskel. Es probable que Andy Dalton sea mejor que Bortles o Driskel, pero los Cowboys podrían tomar a uno de ellos gratis en una semana o dos.

Tyrod Taylor perdió su trabajo ante el novato Justin Herbert con Los Angeles Chargers después de sufrir una perforación en el pulmón a manos de los médicos del equipo. Taylor tiene un par de manos seguras y tiene un salario base de 1 millón para el 2019, pero los Chargers podrían quererlo como un respaldo veterano detrás de Herbert, y ahora estamos a tres años de la campaña efectiva más reciente de Taylor como mariscal de campo en Buffalo. No está claro si es un titular viable fuera del esquema del coordinador ofensivo Greg Roman.

Brian Hoyer es otro mariscal de campo que perdió su trabajo después de una breve carrera como titular, y los Patriots lo enviaron a la banca a la mitad de la segunda mitad de su apertura de la Semana 4 contra los Kansas City Chiefs. New England pasó toda la temporada baja hablando de Jarrett Stidham y probablemente continuaría con el mariscal de campo de segundo año si Cam Newton no puede jugar. Hoyer no costaría mucho y ha sido un suplente competente en los últimos años. Podría ser la incorporación de intercambio más plausible para los Cowboys si Newton puede regresar la próxima semana.

El acuerdo más fascinante sería por Sam Darnold, quien fue objeto de algunas conversaciones de canje preliminares este fin de semana. Los Jets tienen marca de 0-5 y están en camino de terminar con el peor récord en el fútbol americano, lo que les despejaría el camino para llevar a Trevor Lawrence de Clemson con la primera selección global en el draft del 2021. Darnold, quien se perdió la derrota del domingo debido a una lesión en el hombro, ha mostrado destellos de su potencial durante su paso con los Jets, pese a ser criticado por una toma de decisiones deficientes y estar acompañado de uno de los peores elencos de la liga.

La situación de Darnold es muy importante para los Jets debido a un cambio en el lenguaje para las opciones de quinto año de la liga. Después de este año, tendrán que decidir si elegirán la opción de Darnold para la temporada del 2022, que incluiría un aumento sustancial en su salario. En años anteriores, la opción de quinto año estaba garantizada solo por una lesión en el momento de la firma, lo que permitía a los equipos seguir adelante si un jugador no era impresionante en su cuarto año. Bajo el nuevo convenio colectivo, la opción de quinto año está totalmente garantizada en el momento que el equipo la ejerza, lo que significa que los Cowboys estarían enganchados con Darnold para el 2022, cuando es posible que no utilicen a Darnold como titular.

Sin embargo, si los Jets rechazan la opción, el 2021 se convierte en un año de salida para la tercera selección global del draft del 2018. Si los Jets pueden conseguir a Lawrence, rechazar la opción sería el movimiento obvio, y dejar a Darnold les daría a los Jets una mejor oportunidad de tomar a Lawrence. Schefter informó que los gerentes generales de la liga no veían a los Jets consiguiendo una selección de primera ronda por Darnold mediante un canje, pero una selección de segunda ronda podría ser un botín más realista.

Los Cowboys podrían rodear a Darnold con armas importantes. Canjear por Darnold también los pondría en una situación fascinante. Si Darnold da un paso al frente y juega bien, los Cowboys podrían ejercer su opción y dejar a Dak Prescott, cambiar a Darnold o rechazar la opción de Darnold y elegir una opción compensatoria cuando se mude a otra parte. Si no logra brillar, bueno, los Cowboys se quedarían sin una selección de segunda ronda y menos de una posible selección compensatoria de rondas medias. No estoy seguro de que los Jets estén dispuestos a cambiar a Darnold, y no creo que tenga sentido que los Cowboys vayan tras él a menos que Andy Dalton no sea tan bueno como se esperaba, pero hay una línea delgada en la que un canje por Darnold podría tener sentido para Dallas.


¿QUÉ PASA SI LOS COWBOYS DECIDEN SEGUIR ADELANTE?

Hay algunos escenarios en los que Dak Prescott podría convertirse en agente libre en la primavera. Si está lidiando con complicaciones por la lesión, es posible que los Cowboys no estén dispuestos a usar una segunda etiqueta franquicia. Si Andy Dalton sobresale, los Cowboys podrían intentar firmar a Andy Dalton con un acuerdo del tamaño que recibió Teddy Bridgewater y usar los ahorros para apuntalar su defensiva. Si cambian por alguien como Darnold y se destapa con un gran año, podrían intentar optar por una opción más barata en la posición. Ninguno de estos escenarios es especialmente probable, pero vale la pena discutirlo mientras terminamos.

Si Dak Prescott se convirtiera en agente libre, siempre y cuando pudiera demostrar que el tobillo se está curando, no creo que tenga muchos problemas para conseguir un contacto significativo, aunque sea algo menor a la extensión de Deshaun Watson con los Houston Texans. No es difícil imaginar a Dak Prescott firmando un contrato por tres años y 105 millones en el mercado abierto, dándole la oportunidad de volver a la agencia libre cuando cumpla 30 años.

Tal como está, podría haber hasta ocho equipos en el mercado para un nuevo mariscal de campo, incluyendo los 49ers, Chicago Bears, Broncos, Indianapolis Colts, Jacksonville Jaguars, Jets, Patriots y Washington. Los Tampa Bay Buccaneers, New Orleans Saints y Pittsburgh Steelers se unirían si sus futuros miembros del Salón de la Fama se retiran esta temporada baja. Algunas de esas necesidades serán cubiertas con selecciones del draft, y los Saints probablemente no tengan el espacio en el tope salarial para ir tras Dak Prescott, pero habría un mercado significativo para la ex selección de cuarta ronda.

De esos equipos, los Colts me vienen a la mente como los pretendientes más obvios. Tendrán espacio en el tope salarial y un camino claro hacia la titularidad, dado que Philip Rivers tiene un contrato por un año. Valoran la precisión y son una organización con inclinaciones analíticas, lo que sugiere que podrían ver más en Dak Prescott que otros equipos. El gerente general Chris Ballard también le da mucha importancia al carácter, y Dak Prescott es considerado un líder y una excelente presencia en el vestuario.

Sin embargo, el resultado más probable es que no haya muchos cambios. Sigo pensando que Dak Prescott está destinado a una segunda etiqueta franquicia, y es un resultado que ambas partes probablemente verán como una opción justa después de una difícil campaña del 2020. Dak Prescott y los Cowboys esperaban que el 2020 fuera un año de coronación, con el mariscal de campo de quinto año a la altura de las altas expectativas y liderando al equipo en una carrera profunda en los playoffs.

En cambio, el gran año de Dak Prescott llegó a su fin a mediados de octubre frente a un AT&T Stadium a un cuarto de su capacidad. La temporada no ha terminado para Dallas, pero su sueño de llegar al Super Bowl por primera vez desde 1995 probablemente se fue en un carrito de asistencias el domingo por la noche.