<
>

¿Ignorarán Cowboys a su defensiva para elegir un ofensivo en la primera ronda del Draft 2021?

play
Penei Sewell, un poderoso tackle con el sello de los Oregon Ducks (1:40)

El ofensivo de 20 años llega al NFL Draft 2021 con las valoraciones más altas en la posición. (1:40)

Prospectos ofensivos como Rashawn Slater, Kyle Pitts o Rashawn Slater, en caso de seguir disponibles, podrían ayudar a mantener fuertes las fortalezas de los Cowboys, como le gusta decir a Jerry Jones

FRISCO -- Es un hecho, los Dallas Cowboys necesitan ayuda a la defensiva.

Los Cowboys permitieron la mayor cantidad de puntos en la historia de la franquicia en el 2020, cediendo 473. Tuvieron a la segunda peor defensiva terrestre de la NFL, concediendo 158.8 yardas por juego.

El cambio ha sido evidente hasta ahora, en el 2021.

Dan Quinn es el nuevo coordinador defensivo de los Cowboys, en remplazo de Mike Nolan. Joe Whitt Jr. ha sido agregado como coach de la secundaria. Aden Durde es el nuevo coach de llínea defensiva. Se espera una mayor influencia del asistente defensivo senior, George Edwards. Seis de los nueve jugadores defensivos contratados por los Cowboys en la agencia libre han sido al lado defensivo del balón: los safeties Keanu Neal, Damontae Kazee y Jayron Kearse, linieros defensivos Carlos Watkins y Brent Urban, y linebacker externo Tarell Basham. Dallas también renovó con el esquinero Jourdan Lewis.

Al tiempo que se aproxima el Draft 2021 de la NFL, el sentido común dicta que los Cowboys mantendrán su estrategia defensiva en el receso de temporada. Prácticamente todo mock draft disponible tiene a los Cowboys seleccionando a un esquinero con el turno N° 10 global, ya sea el esquinero Patrick Surtain II de Alabama, o el esquinero Jaycee Horn de South Carolina, o --antes de someterse a una cirugía en la espalda-- el esquinero Caleb Farley de Virginia Tech.

Incluso, el head coach Mike McCarthy se lanzó de lleno al debate respecto a la prioridad defensiva.

"Bueno, creo que es claramente --si miras a nuestro equipo del 2020 al 2021-- el mayor cambio claramente es a la defensiva", dijo McCarthy. "Es algo que sentimos era necesario, no diré que en todas las posiciones, pero claramente no es mi visión respecto al equipo de fútbol americano y cómo veo a un equipo de fútbol americano compitiendo para tratar de ser consistente, porque la consistencia te pone en posición para ganar campeonatos... Es obvio que mi enfoque primario está a la defensiva".

Así qué, apúntenlo con tinta indeleble. Los Cowboys tomarán a un jugador defensivo en la primera ronda del Draft 2021 de la NFL, cuando arranque a finales de abril. Quizás, en la segunda ronda, también. ¿Por qué no invertir las 10 selecciones de los Cowboys en la defensiva?

De cara al Draft 2020, se decían prácticamente las mismas cosas respecto a las necesidades defensivas de los Cowboys. Necesitaban a un esquinero. Necesitaban a un cazador de quarterbacks, a un safety, a un tackle defensivo.

Luego, algo gracioso sucedió en la primera noche del draft, que nadie esperaba.

El receptor abierto de Oklahoma, CeeDee Lamb, cayó en su regazo, con el turno N° 17.

Los Cowboys no necesitaban a un receptor abierto de primera ronda. No con Amari Cooper recién firmado a un contrato de 1000 millones de dólares. No con Michael Gallup viniendo de una campaña de 1,000 yardas. Los Cowboys podían esperar hasta una ronda media para encontrar a un jugador complementario.

Pero, Lamb era el sexto mejor jugador de acuerdo a las evaluaciones previas al draft de los Cowboys. Siguiendo el axioma de siempre tomar al mejor jugador disponible, los Cowboys seleccionaron a Lamb, y mejoraron gracias a ello.

Al momento del anuncio del contrato del quarterback Dak Prescott por 160 millones de dólares, el vicepresidente ejecutivo de los Cowboys, Stephen Jones, admitió que el equipo deberá administrar cuidadosamente su situación contra el tope salarial, y que mejorar a la defensiva recaería sobre todo en el Draft 2021.

"Tenemos a uno de los mejores en el negocio, en Will McClay y su grupo de visores, y ellos harán un tremendo trabajo, creo, de ayudarnos a encontrar jugadores defensivos", dijo Jones. "Ahora, debes tener la mente abierta, o de otro modo no consigues a un CeeDee Lamb si resulta estar esperando allí".

¿Qué sucede si el ala cerrada Kyle Pitts de Florida está allí esperando cuando llegue el turno N° 10 este año? ¿O el tackle ofensivo Penei Sewell de Oregon? ¿O el tackle ofensivo Rashawn Slater de Northwestern?

¿Qué sucede si todos ellos están mejor calificados que cualquiera de los jugadores defensivos disponibles cuando llegue el turno de los Cowboys? Varios mock drafts proyectan a jugadores siendo seleccionados en los primeros nueve turnos, pero, ¿qué sucede si un jugador defensivo es reclutado antes de lo esperado?

¿Podrían los Cowboys realmente elegir a un ala cerrada en la primera ronda? Firmaron a Blake Jarwin a una extensión de 24 millones de dólares el año pasado. Contaron con un Dalton Schultz atrapando 63 pases después de que Jarwin sufriera una rotura de ligamento anterior cruzado en la apertura de la temporada del 2020.

Pitts es considerado por muchos como "algo más que un aña cerrada". Sumó 12 touchdowns y promedió 17.9 yardas por recepción la temporada pasada. Puede ser una pesadilla en pareos en cualquier parte del campo. Con una ofensiva que cuenta con Prescott, Ezekiel Elliott, Cooper, Gallup y Lamb, se necesitaría de una mente creativa para maximizar la habilidad ahí, pero esa es la razón por la que los Cowboys contrataron a McCarthy y retuvieron al coordinador ofensivo Kellen Moore.

La salud de los tackles ofensivos Tyron Smith y La'el Collins debe hacer pausar a los Cowboys respecto a la protección a futuro de Prescott, si no exclusivamente en el 2021.

Smith no ha jugado una temporada completa desde el 2015 y participó en apenas dos encuentros de la temporada pasada gracias a una cirugía en el cuello. Tiene 30 años de edad, y a menudo los tackles juegan hasta mediados o finales de sus 30s, pero está por comenzar su décima temporada y ha lidiado con múltiples lesiones además del cuello, incluyendo codo, rodilla y tobillo.

Collins no participó en una jugada de la temporada pasada por una cirugía en la cadera. Tuvo su mejor campaña en el 2019, pero también ha lidiado con un problema en la espalda a lo largo de los años.

Sewell y Slater optaron por no participar en la temporada colegial la temporada pasada gracias al COVID-19, y aun así, eso no preocupa a la mayoría de los cazatalentos. Sewell es masivo con 6 pies y 4 pulgadas, y 331 libras, y puede moverse (5.09 segundos en las 40 yardas). Slater podría ser visto como un mejor guardia que tackle, pero en el 2019 hizo un trabajo extraordinario contra Chase Young de Ohio State, reclutado segundo global la temporada pasada por el Washington Football Team.

Los últimos tres linieros ofensivos que han seleccionado los Cowboys en la primera ronda --Smith, Travis Frederick (2013) y Zack Martin (2014)-- se convirtieron en lo mejor de sus posiciones, con múltiples selecciones al Pro Bowl y equipos All-Pro. Desde 1981 al 2010, los Cowboys no seleccionaron a un liniero ofensivo en la primera ronda.

El dueño y gerente general de los Cowboys, Jerry Jones, gusta de decir que un equipo necesita mantener fuertes sus fortalezas.

Sumar a Pitts, Sewell o Slater mantendrían fuertes a las fortalezas de los Cowboys. También podría ser el mejor modo de asegurarse que una debilidad no sea tan débil.