<
>

El Vasco Arruabarrena estuvo con Fantino en Frente a Frente

play
La noche más triste del fútbol argentino, en primera persona (4:20)

El Vasco Arruabarrena pasó por "Frente a Frente" y recordó el episodio del gas pimienta en los octavos de final de la Copa Libertadores 2015, cuando el partido entre Boca y River se dio por terminado en el entretiempo. (4:20)

Como parte de un nuevo episodio de Frente a Frente por ESPN, Alejandro Fantino entrevistó a Rodolfo Vasco Arruabarrena, que desde hace 4 años vive en Dubai.

El Vasco, que como jugador debutó en Boca Juniors el 25 de abril de 1993 ante Newell's, pasó seis meses por Rosario Central y luego regresó al Xeneize con el Bambino Veira al frente. Y sin dudas, uno de los hitos más importantes de su carrera fue pertenecer al equipo multicampeón que condujo Carlos Bianchi.

"Empezamos a entrenar con Ischia y luego Bianchi llegó a Tandil con su entrenamiento y a darle confianza a los jugadores. Fue un equipo con jugadores que, con diferentes edades, tuvieron su mejor rendiemiento. Walter Samuel es uno de los mejores centrales con los que he jugado. Él, Bermúdez y Serna te comían los tobillos", recordó sobre aquel plantel.

Arruabarrena se deshizo en elogios para Juan Román Riquelme, con quien compartió cancha y supo festejar muchos títulos: "Lo disfruté en Boca y en Villarreal. Enfrenté a Zidane, a Rivaldo, pero Román es el diferente, era un jugador que pensaba muy rápido y si te cubría la pelota era imposible que se la saques. Sin duda es el mejor jugador con el que me encontré".

Y agregó: "Nosotros lo teníamos claro, el pase siempre era a Román. Yo solo tenía que subir porque me iba a encontrar adelante con la pelota. Aunque tuviera dos tipos y estuviera de espalda, yo se la daba igual porque sabía que era muy difícil que la pierda".

Arrubarrena volvió a encontrarse con Boca algunos años después para desempeñarse como entrenador del primer equipo. Dirigió desde 2014 a 2016, con 46 victorias en 74 partidos oficiales, y sobre aquel periódo rememoró: "Sobraba gente en los cargos y todos querían tener una opinión. El mundo boca es un mundo a parte, pero nunca tuve problemas y siempre me manejé de la misma manera, se dieran los resultados o no. Por suerte, cuando te vas y los jugadores te llaman es porque algo hiciste bien. Para Boca es importante su cantera y tuve la suerte de darle la chance a algunos chicos".

El Vasco fue protagonista de una noche que quedó en la historia del fútbol argentino, en el Superclásico del gas pimienta en La Bombonera. Y sobre ese momento destacó: "Esa noche me dolió, creía que en ese momento no se podía jugar el partido porque es cierto que los jugadores de River no estaban en condiciones. La Conmebol quería que continuemos con el partido pero los jugadores estaban sifriendo. Pero después vas viendo situaciones, era época de elecciones y en el país también, hay cuestiones que uno no está ni cerca de saber pero notaba eso. Con los jugadores intentábamos que el entorno no nos perjudique, pero se palpaba y cuando sos entrenador tenés que hacerte fuerte y encerrarte. Yo pensaba que el partido se iba a jugar en otro momento porque soy de los que cree que los partidos se terminan en la cancha".

Al ser consultado sobre cuál hubiera sido el destino de Boca si no hubiese pasado lo del gas pimienta, el Vasco consideró: "Los partidos en esa época se definían por pequeñas diferencias. River en cancha de Boca sabe que no gana, no sé lo que podía pasar porque faltaban 45 minutos. River había jugado a lo suyo y nosotros no habíamos podido doblegar ninguna situación, eso es cierto".

Además, en una jornada llena de nerviosismo, se vio al DT xeneize enfurecido con el presidente de River: "D' Onofrio me sacó de las casillas. Llegó e hizo un comentario que no era el momento adecuado y que no tenía nada que ver. Me enojó como hincha de Boca, a mí me pueden decir cualquier cosa que me resbala, es fútbol argentino y nos podemos putear. Después tengo otra discusión antes de que salga River de la manga donde también nos insultamos".