<
>

Hace 15 años, Basile comenzaba un ciclo perfecto en Boca

Menos de un año y medio duró el primer paso de Alfio Basile como entrenador de Boca y alcanzó para que el club de La Ribera diera cinco vueltas olímpicas. Por eso es tan recordado y añorado y por eso también deja en el olvido a su segundo ciclo en el club, que nada tuvo que ver con éste.

Aunque su primera vez como técnico de Boca fue en un 2-2 ante el Tottenham, en el marco de un amistoso, el primer plato fuerte del "Coco" fue su debut oficial: un 4-1 ante Gimnasia de Jujuy el 7 de agosto de 2005. En esa ocasión, su equipo ejerció la localía en el Nuevo Gasómetro.

Ya en ese partido empezaba a dar frutos la dupla "Pa-Pa" ya que Rodrigo metió dos tantos y el "Loco", uno. Del minuto 9 al 14, el local anotó ¡tres goles!

Recién en la quinta fecha llegó la primera derrota: 3-2 ante San Lorenzo. A partir de ahí fue una máquina de ganar hasta que empató sin goles con River en el Monumental en un clásico en el que casi ni se hicieron daño. Al Millonario lo dirigía su amigo Reinaldo Merlo.

Las cosas parecían complicarse y mucho cuando Boca fue superado por Colón y goleado por Arsenal en las fechas 14 y 15, respectivamente. Sin embargo, el equipo sacó pecho ganándole a Vélez, a Estudiantes en La Plata e Independiente en La Bombonera, para consagrarse en la última fecha en su visita a Bahía Blanca, la ciudad natal del "Coco".

Los once que dieron la vuelta eran los famosos "once de memoria" que le gustaba repetir al DT: Abbondanzieri; Ibarra, Schiavi, Díaz y Krupoviesa; Battaglia, Gago, Bilos e Insúa; Palacio y Palermo.

El Xeneize terminó consagrándose de ese Apertura con 40 puntos, tres más que Gimnasia y Esgrima La Plata. Ganó 12, empató 4 y perdió 3. Fue, con 36 tantos, el más goleador del certamen pero no el que menos recibió: 17. Basile, fiel a su estilo, priorizó ataque a defensa. El máximo artillero del equipo fue Rodrigo Palacio, con 10 dianas.

En el plano internacional también hubo éxitos en ese 2005, ya que el equipo levantó la Recopa Sudamericana derrotando 3-1 a Once Caldas en La Bombonera y cayendo en Manizales 2-1. Por diferencia de gol, dio la vuelta olímpica.

También alcanzaría la gloria en la Conmebol Sudamericana, derrotando por penales a Pumas de la UNAM en La Bombonera, en una noche que tuvo como héroe al "Pato", atajando y convirtiendo el último disparo. En ese torneo eliminatorio, Boca dejó en el camino a rivales como la Universidad Católica, Internacional de Porto Alegre y Cerro Porteño. Se convertía así en bicampeón del certamen, ya que también había ganado la edición anterior con el "Chino" Benítez como entrenador y Carlos Tevez como figura.

El Clausura 2006 también lo vería festejar y con mejor performance que en el Apertura, ya que lograría 43 unidades, dos más que Lanús, su inmediato perseguidor. Fueron producto de trece victorias, cuatro empates y dos derrotas. Esta vez no fue el equipo más goleador ya que River convirtió dos más pero sí el menos vencido junto a San Lorenzo.

Para destacar: pudo reponerse a un mal debut, con derrota 2-1 en Jujuy ante el Lobo de esa ciudad. También volvió a perder con San Lorenzo: esta vez fue en La Bombonera, en el partido en el que el "Coco" le realizó un polémico gesto a Héctor Baldassi en pleno partido.

El clásico terminó con empate 1-1 en el Alberto J. Armando y el gol xeneize lo anotó Martín Palermo de penal.

La vuelta también se la dio a Olimpo pero esta vez de local, con la hinchada xeneize cantando a grito pelado: "Qué de la mano de Alfio Basile..."

En ese Clausura 2006, el golador de Boca fue Martín Palermo, con once gritos.

Su último título en Boca fue la Recopa Sudamericana de ese mismo año, en la que venció al siempre poderoso Sao Paulo con un Palacio inspiradísimo, que metió dos goles en la ida y otro en la revancha en el Morumbí, estadio que vería nuevamente festejar al Xeneize.

El Apertura 2006 era la gran oportunidad para que Boca se coronara tricampeón por primera vez en su historia. El inicio fue perfecto, logrando un puntaje ideal y un histórico 7-1 a San Lorenzo en el Nuevo Gasómetro, pero el "Coco" aceptó la revancha en la Selección Argentina y en el Xeneize lo reemplazó Ricardo La Volpe. Ya todos conocen el final de la historia: el equipo necesitaba un punto de seis para ser campeón pero no logró ninguno y terminó jugando una final con Estudiantes, que perdió 2-1.

Fueron 55 los partidos que dirigió Basile al equipo en su primer ciclo y 35 las victorias, 13 empates y 7 derrotas. Su Boca metió 114 tantos y recibió 47, por lo que su promedio de gol a favor fue apenas superior a dos por encuentro.

Ya tendría la chance de regresar al club en 2009 pero las cosas no saldrían ni por casualidad como esta vez. Sin dudas, el nombre de Basile en Boca está asociado por este "ciclo perfecto", en el que ganó todo lo que jugó.