<
>

Antonio Conte llega al Inter e instala el caos

play
Así presentó el Inter a Antonio Conte (0:48)

El entrenador italiano sustituye a Luciano Spalletti en el banquillo, después de llevar las riendas del Chelsea. El club no ha hecho público las condiciones de su contrato. (0:48)

En la semana de la furia del fútbol italiano, Inter, Milan, Juve y Roma se encontraron sin técnico, aunque los neroazurris han sido los primeros en subsanar esa situación. Antonio Conte fue presentado por el presidente del equipo, Steven Zhang, que aseguró que el exseleccionador italiano llegaba al equipo para “volver a estar entre los mejores del mundo”.

Conte llevaba semanas sonando como posible reemplazo de Luciano Spalletti, a quien se informó por teléfono y por email de su destitución hace apenas unos días. Sin embargo, la oficialización del técnico parece que ha llegado con una premisa importante: que el club se deshaga de Mauro Icardi.

El delantero argentino fue el capitán del Inter hasta febrero pasado, cuando una grave polémica causada por las palabras de su mujer y representante, hizo que Spalletti le apartara del equipo durante más de un mes, a pesar de que con ello el Inter acabó sufriendo muchísimo, tanto en liga como en Europa.

Tras el castigo, Icardi volvió a la dinámica del grupo, pero no a la capitanía, intercalando mucho más sus actuaciones con las de su compatriota Lautaro Martínez que en el arranque del campeonato.

Desde ese momento, tanto Icardi como Wanda Nara, han dejado claro por activa y por pasiva que el deseo del jugador no es otro que el de quedarse en el Inter de Milán la temporada que viene, pero de repente ese sueño parece que no se va a cumplir.

Según La Gazzetta dello Sport, la primera petición de Antonio Conte al club ha sido que se deshaga del atacante argentino. Conte quiere tener controlado el vestuario y no quiere ningún problema como el que causó el matrimonio Icardi esta temporada y que acabó por dinamitar una temporada en la que se tenían puestas muchas esperanzas.

Los rumores apuntan a que se podría estar gestando un trueque entre Mauro Icardi y Paulo Dybala, aunque todo queda a expensas de la decisión que acabe por tomar el nuevo entrenador interista.

Por si esto fuera poco, en Turín se ha iniciado una petición a través de la plataforma change.org para que la Juventus retire la estrella de Antonio Conte de su estadio. Conte fue capitán del equipo bianconeri y es leyenda de la institución, en la cual jugó más de 300 partidos como profesional.

Su fichaje por el máximo rival juventino ha arrancado la ira de los aficionados, que no perdonan la traición, incluso llegando a publicar en la petición oficial en la plataforma digital señalada, que fichar por el Inter es como pisotear su propia dignidad.

Conte es un hombre que va de frente, que no tiene dobleces, tanto que a veces esa honestidad le puede pasar factura. A Diego Costa le dijo directamente que no le quería en el Chelsea, que se buscara equipo, y eso finalmente le costó una gran cantidad de dinero al conjunto londinense.

En su llegada al Inter las cosas no han sido diferentes, parece ser, y el técnico ha llegado con ganas de dar guerra. Para una entidad acostumbrada a vivir en el borde del precipicio en los últimos años esto no es nada nuevo, pero habrá que ver si la decisión de conceder el puesto de máximo responsable del primer equipo a alguien tan explosivo como Antonio Conte no acaba por convertir la próxima temporada en una tragedia.