<
>

Donde nacen las hijas del viento: El dominio inaudito de las velocistas jamaicanas

play
Jamaica y EE.UU, reyes de la velocidad en el atletismo panamericano (1:01)

Elaine Lee Thompson (11.18) y Michael Rodgers (10.09), ganaron la medalla de oro. (1:01)

La tradición de la velocidad en Jamaica no empezó con Usain Bolt ni terminará con Shelly-Ann Fraser y Elaine Thompson. La historia de esta nación en el mundo del atletismo ya está escrita, y el futuro apunta bien alto, sobre todo en la categoría femenina.

Desde que Arthur Wint se colgara el oro en los 400 metros lisos de los Juegos Olímpicos de Londres 1948, la nación caribeña ha conquistado 22 preseas doradas, todas en atletismo. Es más, desde aquella cita en Londres, la primera olímpica a la que acudió Jamaica, hasta hoy, los isleños han conquistado 77 medallas en total. Sólo una, la de bronce que ganó David Weller en los Juegos Olímpicos de Moscú en 1980 en ciclismo, ha sido conseguida por un competidor que no formara parte del equipo de atletismo.

Los actuales campeones olímpicos de los 100 y 200 metros, tanto en la categoría masculina como femenina, son jamaicanos (Usain Bolt y Elaine Thompson). Por no adentrarnos demasiado en el pasado, cabe remarcar que en Londres 2012, Bolt se llevó el oro y el también jamaicano Yohan Blake la plata en ambas distancias. En aquella ocasión, Shelly-Ann Fraser se colgó la dorada en los 100 metros y la plateada en los 200. Verónica Campbell fue bronce en los 100m también en la cita de Londres.

Sobra decir por lo tanto que Jamaica es un país que vive por y para la velocidad, donde el atletismo en general, y las pruebas de cortas distancia en particular, son mucho más que una simple afición. Los éxitos de sus atletas son la mejor prueba. No en vano Bolt ostenta los récords olímpico y mundial de los 100 metros --éste último también perteneció a Asafa Powell entre junio 2005 y mayo 2008.

Pero, ¿existe un secreto para que tantos y tan grandes atletas, hombres y mujeres, hayan salido de esta pequeña isla del caribe para dominar las pruebas de velocidad?

"Venimos de una potente tradición de sprinters. Nuestros mejores logros en el atletismo empezaron con pruebas de velocidad y hemos mantenido la tradición a través de nuestro sistema", explicó a ESPN Digital Marlon Gayle, uno de los entrenadores desplazados con la delegación jamaicana hasta Lima, donde la nación volvió a brillar en los Juegos Panamericanos. "En Jamaica se ha apostado por preparar a los entrenadores de manera concienzuda para que puedan guiar a los atletas desde muy temprana edad, con clases en las escuelas, hasta que entren en la universidad".

En ese aspecto, la excelencia de GC Foster College ha sido clave. La escuela fundada por Gerald Claude Foster, el primer gran velocista jamaicano, es el lugar donde se forman los mejores entrenadores desde un punto de visto técnico para ayudar a los atletas a alcanzar su nivel máximo de cara a las pruebas de corta distancia. Gayle es uno de los graduados de GC Foster que trabaja para la federación de atletismo, educación que considera esencial para empezar a entender los éxitos del atletismo jamaicano.

"Los mejores entrenadores y los mejores terapeutas que trabajan y han trabajado en las últimas tres o cuatro décadas con la federación Jamaicana de atletismo vienen de GC Foster. Ha sido la base de la formación de los hombres y mujeres que han ayudado a brillar Asafa Powell, Usain Bolt y ahora a Shelly-Ann Fraser y Elaine Thompson", explicó el entrenador.

El secreto de la velocidad en Jamaica parece no ser tanto un secreto como un compendio de trabajo físico, un esfuerzo por entender el cuerpo humano a un nivel científico que en pocos otros lugares se requiere y una pasión por querer emular a los ídolos del pasado que hace que desde pequeños los niños y niñas del país crezcan buscando ser el siguiente Usain Bolt, o quizás un día mejor que él.

"Se trata de utilizar los conocimientos científicos de manera adecuada para entrenar, progresar, analizar y repetir el ciclo con cada atleta de una manera particular para sus condiciones. Nosotros intentamos buscar siempre cual es la manera prescriptiva de llevar a un atleta al siguiente nivel. No hay una receta mágica. Cada cuerpo es diferente y cada corredor presenta una serie de particularidades que nosotros estudiamos para planificar su desarrollo de la manera adecuada", acotó.

Para los propios atletas, existen quizás otros motivos, tal vez algo más metafísicos, que también aportan su granito de arena a esa tradición de éxitos en las pruebas de velocidad.

"El apoyo de nuestras familias es básico", explicó Elaine Thompson tras ganar el oro panamericano en los 100 metros. "Nosotros crecemos soñando ser corredores y nuestras familias nos ayudan a lograrlo, asegurándose que nos enfocamos en lo adecuado y que nos podemos preparar de la manera apropiada".

Para Shericka Jackson, oro en los 400 metros en Lima, las respuesta es incluso más sencilla: "Trabajo duro, trabajo duro. Y la buena comida de Jamaica. Ese es el secreto".

Las velocistas jamaicanas pueden dominar el futuro del deporte

Si los resultados exhibidos por las atletas jamaicanas en los Juegos Panamericanos de Lima 2019 son el baremo por el cual medir las aspiraciones futuras en pruebas de velocidad del país, los dirigentes de la federación de atletismo pueden estar bastante contentos.

Elaine Thompson y Shelly-Ann Fraser, ganadoras de las últimas tres medallas de oro olímpicas en los 100 metros y las dos mujeres más rápidas del mundo en este 2019, estuvieron presentes en los Juegos.

Thompson logró una marca de 11.18 en la final de los 100 metros, prueba en la que no compitió Fraser, y que nos privó de su esperado cara a cara.

"Fueron mis primeros Juegos Panamericanos y mi primera medalla de oro. Decidimos venir aquí para seguir preparándonos de cara al Mundial, pero obviamente estoy feliz por haber vuelto a demostrar que el atletismo jamaicano es el mejor del mundo", aseguró Elaine Thompson tras ganar la medalla de oro panamericana en los 100 metros.

Fraser logró un tiempo de 22.43 en los 200 metros, lo que le valió para llevarse el oro y, de paso, destrozar el récord Panamericano que ostentaba la estadounidense Evelyn Ashford desde San Juan 1979.

"Hacía mucho frío, por lo que calenté muy bien e hice los primeros 100 metros a un ritmo muy alto. En los últimos 20 no quise ir al máximo porque no quería arriesgar de cara al Mundial de Catar del mes que viene", comentó la dos veces campeona olímpica. "Estoy contenta con mi participación y con haber logrado nuestras metas como equipo".

Pero la participación femenina de las jamaicanas no se quedó ahí en Lima 2019. Shericka Jackson también se colgó el oro en 400 metros y Natoya Goule hizo lo propio en los 800, dejando bien en claro que la escuela jamaicana sigue funcionando a las mil maravillas y que no hay visos de que su dominio vaya a decaer a corto plazo.

Las velocistas jamaicanas han sido continuas protagonistas del atletismo durante los últimos casi 40 años. Desde Los Angeles 84, ha habido finalistas de Jamaica en los 100 metros en todos los Juegos, con podios en cada una de las citas olímpicas desde Barcelona 92 --incluyendo las últimas tres campeonas (Fraser en 2088 y 2012, Thompson en 2016).

En la prueba de los 200 metros lisos, Jamaica ha conseguido hacer podio en todos los Juegos Olímpicos desde Moscú 80, incluyendo tres oros en los últimas cuatro ediciones (Verónica Campbell en 2004 y 2008, Thompson en 2016).

Por si eso fuera poco, el futuro no parece que tenga pinta de detener el ritmo de triunfos que vienen marcando las atletas jamaicanas en las competencias femeninas. 5 de las 10 mejores marcas de 2019 de menores de 20 años pertenecen a atletas jamaicanas, entre las que destacan Briana Williams y Kiara Grant.

La categoría de menores de 18 cuenta con cuatro jamaicanas entre las 10 mejores marcas del año, 6 entre las mejores 20.

Pero los jamaicanos se muestran cautos a la hora de lanzar las campanas al vuelo en lo que se refiere al futuro dominio de las pruebas de velocidad por estas jóvenes atletas jamaicanas. De momento, sus números no son más que mera estadística.

Para Marlon Gayle, predecir quien será un gran atleta es poco menos que una quimera, y en la cautela se esconde otro de los secretos del éxito jamaicano en el atletismo.

"Hay que tener paciencia. A veces, los atletas que parecen más preparados para dominar se estancan, mientras que otros, que quizás no tienen tanto potencial innato, van progresando hasta convertirse en los mejores", recordó Gayle. "Asafa Powell era un atleta bastante normal, pero se puso en nuestras manos y fuimos trabajando con él técnicamente hasta que acabó convirtiéndose en medallista olímpico y récord mundial".

"No importa quién sea el siguiente Usain Bolt", comentó Elaine Thompson en Lima. "Yo soy Elaine Thompson y trabajo todos los días para ser mejor. Las corredoras jamaicanas somos conscientes de que para ser rápidas hay que trabajar, y que si trabajamos llegarán los éxitos".

Por eso quizás la palabra clave al intentar descifrar qué puede hacer que los atletas jamaicanos lleven casi 40 años dominando las mayores competencias del atletismo mundial sea: Paciencia. Contar con entrenadores que no se apresuren al trabajar con los atletas, y corredores que entiendan que su progresión se debe hacer siempre bajo unos parámetros controlados.

Eso ha sido importantísimo hasta ahora, por lo que seguro seguirá siéndolo de cara al futuro. Eso, y la deliciosa comida de Jamaica. Por supuesto.