<
>

Hingis, a 24 años del récord como ganador más joven de Grand Slam

Histórico. El 25 de enero de 1997, en Melbourne, se concretó una hazaña para los libros del tenis. Ese día, Martina Hingis consiguió una marca memorable, que aún perdura en el deporte blanco, siendo con 16 años y 117 días la campeona más joven de un Grand Slam, incluyendo esa proeza también al circuito masculino.

Precoz, Hingis dejó huella rápidamente en su inserción en el profesionalismo. La talentosa suiza fue y sigue siendo la de menor edad en estar N°1 del mundo en el ranking individual de la WTA y esa hazaña en el Abierto de Australia, hace justo 24 años, fue inolvidable.

La suiza conquistó el mayor torneo que hay en Las Antípodas tres veces en la modalidad de singles, aunque sin dudas el más especial fue el primero ese que logró, en 1997, contra la francesa de origen canadiense Mary Pierce. Esa temporada fue en la que más Grand Slam se adjudicó, ya que luego celebró en Wimbledon y el US Open. Disputó 12 finales de Majors, de las cuales se impuso en cinco y cedió en siete.

Hingis, retirada y luego reaparecida en dobles, ganó 25 títulos de Grand Slam, con los citados cinco en singles, 13 en el dobles femenino y siete en el mixto. Ahora disfruta la vida siendo mamá y mirando mucho tenis.

La segunda marca de precocidad como ganadora de Grand Slam la ostenta Monica Seles. La estadounidense, de origen yugoslavo, sumó nueve trofeos de Grand Slam y el primero con tan solo 16 años y 189 días en Roland Garros 1990. Aquel torneo vio coronarse a una potente jugadora que, de no haber sido por aquel trágico accidente de la puñalada sufrida en 1993, podría haber aumentado mucho más su palmarés.

La tercera mejor marca en cuanto a ganar un Major siendo más joven lo tiene Tracy Austin. Con 16 años y 270 días, en 1979, se impuso en el US Open. Y la sigue la rusa Maria Sharapova, quien a los 17 años y 75 días se coronó en Wimbledon 2004.