<
>

La nueva cara del London Stadium para Yankees y Red Sox

play
Voluntarios en Londres aprenden el 'Take me out to the ballgame' (1:05)

Este fin de semana, New York Yankees y Boston Red Sox jugarán una serie en la capital inglesa y los trabajadores del evento practican la reconocida canción. (1:05)

¿Una infraestructura de béisbol desmontable, ‘YMCA’ y ‘Sweet Caroline’ compartiendo el favor del público y una carrera sobre el terreno entre Winston Churchill, Freddy Mercury, Henry VIII y el monstruo de Loch Ness?

Combinar tales elementos no sucede todos los días. Solamente ocurre en ocasiones especiales. Y para el mundo del béisbol de Grandes Ligas, esta es una de esas fechas.

Los nombres más reconocidos del folclor británico estarán representados durante la serie entre los New York Yankees y los Boston Red Sox que se efectuará este fin de semana en Londres, mientras Major League Baseball hace todo lo posible por llevar lo mejor del pasatiempo estadounidense al otro lado del Atlántico.

“Vamos a tener una carrera, como se hace con los presidentes en Nationals Park”, reveló el vicepresidente de negocios internacionales de Major League Baseball, Jim Small, en entrevista con ESPN. “Llevamos a cabo un concurso en nuestras redes sociales y esos fueron los cuatro ganadores, y van a competir. Eso demuestra el maravilloso humor que existe allá”.

La ‘Carrera de los Presidentes’ se lleva a cabo en la cuarta entrada de todos los partidos en casa de los Washington Nationals, y es uno de los eventos de entretenimiento más destacados en Grandes Ligas, junto a otras carreras de mascotas, como la ‘Carrera de Salchichas’ de los Milwaukee Brewers.

Otra popular carrera que se celebrará en Londres será la participación de ‘The Freeze’, quien competirá en contra de un fanático local en una carrera de velocidad a lo largo de la zona de seguridad, como se hace en Atlanta. El ‘superhéroe’ de los Atlanta Braves ha estado corriendo en su iridiscente traje azul cielo desde 2017.

“Habrá muchos pequeños detalles en torno a estos juegos”, agregó Small. “Por ejemplo, tendremos a 700 voluntarios que ayudarán a los ujieres y a los tomadores de boletos a explicar lo que conlleva un partido de béisbol. Les enseñamos a cantar "Take Me Out to the Ballgame", para que puedan guiar a su sección a cantar el himno nacional del béisbol estadounidense”.

Major League Baseball tiene como meta encontrar el equilibrio adecuado entre llevar a Londres los aspectos divertidos y curiosos que rodean a los partidos de béisbol en Norteamérica, y al mismo tiempo no afectar el disfrute de los más apasionados entusiastas del béisbol.

“Durante los partidos haremos algunas cosas que sabemos que tenemos que hacer para educar a la gente sobre el béisbol. Vamos a tener a un locutor en vivo que explicará los pequeños matices en torno a un partido de pelota. En el marcador, en lugar de R-H-E, dirá "Runs" (carreras), "Hits" y "Errores"; no podemos asumir que todo el mundo sabrá lo que significa R-H-E. Será un homenaje a cómo hacemos las cosas, y lo especial que es ir a un partido de Grandes Ligas”.

“El equipo de preparadores de terreno hará la rutina de ‘YMCA’, como se hace en Yankee Stadium, y vamos a tocar 'Sweet Caroline' (como lo hacen en Fenway Park)”, agregó Small. “Pero es importante lograr un equilibrio. Hay una fuerte base de aficionados en el Reino Unido, y se identifican con mucho orgullo como fanáticos del béisbol. Se quedan despiertos hasta muy tarde para ver nuestros partidos; a los fanáticos de la pelota, esto les da la oportunidad de validación propia”.

Esos son algunos de los detalles que MLB ha aprendido en sus incursiones a celebrar partidos de pelota en lugares no tradicionales, sabiendo que tienen que educar a los fanáticos sobre las pequeñas cosas que las personas que crecieron alrededor del béisbol dan por sentado, como saber que se pueden quedar con cualquier pelota que caiga en las gradas.

“Cuando jugamos en 1993, un ejemplo perfecto fue que cayó una pelota foul en las gradas y la tiraron de vuelta al terreno”, explicó Murray Cook, coordinador de preparación de terreno de MLB y consultor especial. “Eso es lo que se hace en el cricket, se juega con la misma bola todo el juego. Tuvimos que anunciar que se podían quedar con las pelotas. Lo mismo sucedió en Australia. Les informamos a las personas que si las pelotas caían en las gradas, podían quedárselas, no tenían que tirarlas de vuelta al terreno. Son un recuerdo para ellos”.

El partido al que hizo referencia Cook fue en 1993, la última vez en que se jugaron partidos patrocinados por MLB en Europa, una serie de exhibición acortada por lluvia entre equipos de ligas menores de los Red Sox y los Mets, los cuales se celebraron en The Oval, uno de los campos de cricket más grandes en Inglaterra.

Llevar juegos de temporada regular de Grandes Ligas a Europa ha sido una empresa para Small, Cook y su extenso equipo de colaboradores durante la mayor parte de las últimas dos décadas. Uno de sus mayores desafíos para celebrar juegos de temporada regular de Grandes Ligas en Europa fue encontrar un lugar con las dimensiones para que cupiera un parque de pelota.

“El espacio era la prioridad número uno, y la orientación del terreno”, dijo Cook. “Los óvalos (de cricket) son grandes, pero los lugares que cuentan con ambos, una cancha de fútbol y una pista de atletismo, son más grandes en tamaño. Así que empezamos a buscar ese tipo de lugares y el London Stadium se convirtió en un lugar bastante prominente. En 2013 empezamos a buscar, en 2014 indagamos un poco más, y luego empezamos a coordinar ideas y aquí estamos”.

“El desafío de nuestro deporte es que no puedes colocar un parque de pelota dentro de una cancha de fútbol”, señaló Small. “La NFL ha tenido mucho éxito (en Londres), pero son muy afortunados de que las dimensiones de un partido de fútbol americano encajan perfectamente en una cancha de fútbol. Necesitábamos el espacio adicional con el que cuenta un complejo multipropósito de atletismo y de fútbol, que apenas tiene el tamaño necesario. Habíamos querido jugar (en Londres) por mucho tiempo, pero era importante encontrar el sitio adecuado en el lugar correcto”.

Cook y su equipo de 150 trabajadores han tenido que construir su ”Ballpark in a Box” (Parque en una caja) de la nada en un corto período de 23 días, importando una gran cantidad de materiales, incluyendo 340 toneladas de arcilla de Slippery Rock, Pensilvania, y 50 toneladas de césped artificial, fabricado en Auchel, Francia. Cook explicó que su equipo tuvo que usar grama artificial porque era más simple en términos de logística, ya que tuvieron que construir toda la superficie del terreno encima de una cubierta blindada que protege la cancha del West Ham United Football Club, la cual queda debajo.

“Debajo de la armadura está la pista de atletismo y la cancha de fútbol multimillonaria; no pudimos anclar nada ni cavar ningún agujero”, explicó Cook. “Por lo tanto, todo tiene que ser equilibrado o nivelado para aguantar todas las estructuras de las cercas y los postes de foul. Así que tenemos mucho peso por ahí. Por ejemplo, los postes de foul en el jardín izquierdo y derecho tienen una gran base de hormigón, la cual tuvimos que usar porque no podíamos clavarlos en el suelo”.

“Los dugouts, los bullpens, el ojo de bateador, el terreno, las cercas, todo lo acolchonado, los vestuarios, la zona de advertencia, todo lo que ves, todo fue construido en 23 días, y nuestra idea del ‘parque en una caja’ ha dado buen fruto”.

El resultado final tendrá unas dimensiones interesantes. Las dimensiones del terreno de juego serán de 330 pies por cada línea de foul, y tendrá una distancia de 385 pies al jardín central, que contará con una cerca de 16 pies de altura. Cook también dijo que contarán con un territorio de foul amplio, “similar del de Oakland”.

“El cuadro interior será similar al de Toronto y al de Tampa, donde cuentan con un cuadro de arcilla. Se verá igual que un cuadro reglamentario”, destacó. “Debido a la disposición de la estructura de tazón ovalado de las gradas, será interesante con esa forma adicional. El territorio de foul es un poco más grande que un territorio de foul típico, lo cual es bueno para los lanzadores. Luego tienes un jardín central un poco más corto, lo cual no es bueno para los lanzadores. El hecho de que el estadio está construido conforme a los estándares olímpicos, lo que significa que hay muy poco o ningún impacto del viento, esto podría afectar el vuelo de cualquier pelota que sea bateada de forma contundente. Así que habrá un buen balance”.

De manera informal, Cook llamó a la cerca del jardín central un "mini monstruo verde" en honor a la pared de 37 pies de altura en el jardín izquierdo del Fenway Park. Teniendo sólo 385 pies de distancia al fondo del jardín central, será uno de los jardines centrales más cortos donde jamás se haya celebrado un partido de temporada regular de Grandes Ligas, lo cual será llamativo, dados los poderosos bateadores en las alineaciones de los Medias Rojas y de los Yankees. Los 30 estadios de Grandes Ligas actuales cuentan con jardines centrales con una distancia promedio 402.6 pies. Sin embargo, Small dijo estar contento con las dimensiones, en lo que llamó “aceptar lo curioso del béisbol”.

“Nos encantaría haber tenido las dimensiones tradicionales de un parque de Grandes Ligas, pero, por ejemplo, el Yankee Stadium no es tradicional en el jardín derecho. En Fenway Park, el jardín izquierdo no es tradicional. No necesariamente por diseño, sino por necesidad, estamos replicando algunas de las grandes cosas del béisbol”, señaló el ejecutivo. “Todas las canchas de básquetbol son del mismo tamaño, pero no todos los parques de pelota tienen el mismo tamaño. Esas pequeñas idiosincrasias hacen que nuestro juego sea especial y único. Nos da la oportunidad de contar una historia, y tener ese jardín central un poco diferente de lo que normalmente es, es parte de esa narrativa y parte de esa historia”.

La malla de protección para los aficionados también fue un tema importante que se abordó al construir el parque, y Cook enfatizó que su equipo ha implementado una malla que “es la más grande que jamás haya visto en cualquier estadio de Grandes Ligas”.

MLB también es optimista de que el infame clima de Londres no afectará la celebración. El pronóstico del clima en Londres, el cual cambia constantemente, actualmente augura cielos nublados y temperaturas cercanas a los 80 grados Fahrenheit para la serie, y no hay pronóstico de lluvias fuertes.

“El terreno drena muy bien, y toda la lluvia que ha caído (desde que comenzamos la construcción), que a veces ha sido mucha, no impidió nuestra capacidad de construir el parque de la manera que queríamos, así que esperamos que todo pinte bien para nosotros”, dijo Small.

Nueva sede, vieja rivalidad

Major League Baseball está promocionando la serie en el London Stadium como "Old Rivalry, New Ground" (Nueva sede, vieja rivalidad) para apelar al conocido concepto de las rivalidades en la Liga Premier de Inglaterra, sin descartar el propio de Yankees-Red Sox. También en su intento de hacer que el béisbol sea más atractivo para los fanáticos europeos, los esfuerzos de marketing de las Grandes Ligas han ido mucho más allá de logotipos y nombres, teniendo disponibles ‘hot dogs’ (perros calientes) y Cracker Jacks (palomitas dulces), así como sumando vendedores en las gradas.

“No existe la venta en las gradas en el London Stadium, así que por primera vez tendremos vendedores de cerveza, de perros calientes, lo cual es algo que nunca se ha hecho allí; vamos a hacer cosas así”, destacó Small. “En la venta de comida habrá una mezcla total. Habrá las cosas que los fanáticos esperan tener cuando van a partidos tradicionales de fútbol de la Liga Premier, pero también tendrán opciones de comida como hot dogs, entre otras cosas, que no son tradicionales. Es una celebración de dos culturas que se unen”.

La Major League Baseball también espera que las personas que no están familiarizadas con el deporte empiecen a asociar al logotipo de un equipo con una cara y un nombre, y se conviertan no sólo en fanáticos del béisbol, sino que comiencen a identificarse con ciertos jugadores.

“Esto es sólo la culminación de mucho trabajo. Llevamos trabajando en esto durante más de 25 años y específicamente invirtiendo (en el béisbol en Europa) durante los últimos 10 o 15 años. No debería ser una sorpresa que uno de los mejores peloteros, posiblemente en el mejor equipo en el béisbol, sea Max Kepler, nacido en Berlín, y quien participó en uno de nuestros programas. Contamos con 24 jugadores nacidos en Europa en nuestras ligas menores, y no son de lugares tradicionales, son de Rusia, Moldavia y Lituania; estamos empezando a ver más aceptación social”, agregó Small.

Small también le dijo a ESPN que ya al menos dos grandes ciudades europeas ya han expresado interés en ser sede de partidos de Grandes Ligas. El tema será discutido durante las negociaciones del próximo convenio colectivo con el sindicato de peloteros.

“Esperamos un crecimiento en interés, con lo que Max está haciendo este año, en Alemania. Lo que estamos tratando de hacer con el béisbol a través de todo el mundo, ya sea con un niño en China, con un niño en la India, donde nos estamos preparando para abrir puertas a nuestra primera oficina allí pronto, o en el Reino Unido o en toda Europa, es que queremos darles oportunidades”, dijo Small. "Si un niño no ha jugado nunca pelota, puede tener su primera exposición al béisbol a través de un evento grande como éste. Si han jugado al béisbol antes, es aún más importante porque pueden decir: ‘Ves este gran evento, ese es mi deporte favorito, este es mi equipo, los Yankees son mi equipo, los Medias Rojas son mi equipo’”.