<
>

Gervonta Davis vs. Ryan García está pactada: ¿Qué está en juego y quién tiene la ventaja?

play
Gervonta Davis vs Ryan García, la pelea que el boxeo necesita (5:29)

Bernardo Osuna y Mauricio Pedroza analizan la decisión de que dos de los peleadores más influyentes en redes sociales se enfrenten en el ring. (5:29)

Por fin, después de todos los intercambios de charlas basura, quizás la pelea más grande en todo el boxeo está aquí. Gervonta Davis y Ryan García, dos de las estrellas más grandes del deporte, anunciaron el jueves que se enfrentarán el próximo año en Las Vegas. La pelea se disputará en un peso pactado de 136 libras y está programada para abril, dijeron las fuentes a ESPN.

Davis (27-0, 25 KOs) tuiteó que peleará por primera vez el 7 de enero en lo que equivale a ser una pelea de puesta a punto. Según los registros judiciales, el juicio del boxeador estrella por su presunta participación en un accidente de atropello y fuga está programado para el 16 de febrero en Baltimore. García (23-0, 19 KOs) también podría tener una pelea interina, pero eso aún no se ha decidido, según una fuente.

Por lo tanto, todavía queda un largo camino por recorrer antes de que los dos suban al ring: Davis debe ganar y emerger sin lesiones de su pelea interina, pero no es demasiado pronto para sumergirse en algunas de las preguntas más importantes sobre una pelea que realmente trasciende el deporte.

Califica la pelea: 1-10

No hay un título en juego y esto no es para decidir la supremacía en una categoría de peso, pero esta es una superpelea genuina en un deporte corto en ellas, así que le daré un 9.

Esta pelea lo tiene todo. Dos golpeadores contundentes con una velocidad de manos increíble y, quizás sobre todo, sin un lado B genuino. Ambos peleadores son estrellas que atraerán a muchos fanáticos más jóvenes. Cada uno tiene seguidores únicos, y si bien se puede argumentar que Errol Spence-Terence Crawford y Tyson Fury-Oleksandr Usyk significan más en términos de prestigio boxístico, Tank-García cruzará a la corriente principal de formas que esos dos enfrentamientos no pueden.

Esto se perfila como una pelea de acción entre dos boxeadores invictos que colocarán al ganador de lleno en la lista libra por libra.

¿Quién tiene la ventaja?

Sin duda, Davis será el favorito en las apuestas y por una buena razón, pero esto se siente como una pelea 50-50 cuando se considera todo.

Ambos boxeadores no han sido probados en gran medida y cada uno dará un gran paso adelante en su clase. La mejor victoria de Davis sigue siendo un nocaut en el séptimo asalto de José Pedraza en 2017 para capturar su único título mundial, un cinturón de 130 libras. La victoria característica de García es un nocaut técnico en el séptimo asalto sobre Luke Campbell el año pasado. Y en esa victoria, García mostró su determinación al sobrevivir a la primera caída de su carrera.

Los dos púgiles tienen manos excepcionalmente rápidas, pero la velocidad de las manos de García es la mejor en el deporte. También es mucho más grande, y más fuerte, que Davis: García mide 5 pies y 11 pulgadas (1.80 metros) mientras que Davis mide 5 pies y 5 pulgadas (1.65).

Aun así, Davis es el mejor boxeador. Una gran clave para la pelea seguramente será el jab zurdo de Davis vs. el mejor golpe de García, el gancho de izquierda.

¿Qué está en juego en este combate?

La pelea se llevará a cabo en un peso pactado de 136 libras, y ambos boxeadores han competido en 135 y 140 libras, lo que les da flexibilidad en el futuro.

Con Devin Haney y Vasiliy Lomachenko en conversaciones para enfrentarse en 2023 por el campeonato indiscutible de las 135 libras en poder de Haney, los cuatro títulos podrían estar fuera de la mesa tanto para García como para Davis el próximo año. Con 140 libras, los títulos ahora están divididos antes de la revancha de Josh Taylor con Jack Catterall el 4 de febrero.

Pero en realidad, Davis-García es mucho más grande que los cinturones. El ganador aumentará exponencialmente su poder estelar y debería poder trazar su camino en el futuro. Pero a falta de un KO brutal, esto se siente como una pelea en la que ambos boxeadores aumentarán su valor al participar en el evento. Simplemente hacer una pelea tan grande como esta es una victoria, después de todo.