<
>

Tyson Fury cumplió su palabra y gana por nocaut

play
Tyson Fury sacó su furia en el ring y acabó con Deontay Wilder con nocaut (0:50)

El boxeador británico retuvo el campeonato de peso pesado y se apoderó del cinturón WBC, en el MGM Grand Garden Arena. (0:50)

LAS VEGAS – No fue en el segundo asalto, pero al final Tyson Fury cumplió su palabra.

El peleador irlandés noqueó en el séptimo round a Deontay Wilder, cuya esquina tiró la toalla ante el castigo que estaba recibiendo desde la campanada inicial de la pelea estelar de la MGM Grand Arena de Las Vegas, este sábado por la noche.

Fury se convirtió en el campeón de peso Completo del Consejo Mundial de Boxeo en el segundo intento frente a Wilder, a quien durante toda la semana previa amenazó con noquear a más tardar en el segundo episodio.

“El rey ha regresado a lo más alto del trono“, afirmó Fury

Fue un dominio total de Fury (30-0-1, 21 ko`s) en todos aspectos, incluso desde la presentación y caminata misma hacia la arena, a donde llegó en un trono de rey, cargado por chicas ante una repleta arena, en su mayoría procedentes del Reino Unido.

Fury hizo honor a sus palabras y comenzó tan ofensivo como había advertido durante la semana. Intentó desde un principio ser el agresor y casi le da resultado en el tercer asalto, cuando de un derechazo volado a la oreja casi manda a la lona a Wilder (42-1-1), quien sintió que se doblaban las rodillas, pero alcanzó a recuperarse.

Sin embargo, un minuto después en ese mismo tercer episodio, se fue al suelo con otro bombazo de derecha que siguió a una recta de zurda.

“Un gran reconocimiento a Deontay Wilder“, dijo Fury. “Vino esta noche y en realidad enseñó el verdadero corazón de campeón“.

“Le pegué un limpio derechazo, se cayó y se levantó“, agregó. “Es un guerrero. Regresará y será otra vez campeón“.

Fury siguió atacando sin parar en el cuarto; Wilder de nuevo fue al piso, pero el réferi Kenny Bayless marcó resbalón. Se veía mal físicamente, casi sin lanzar golpes.

El irlandés no frenaba. Apenas terminaba de sonar la campana del quinto asalto cuando un gancho al hígado de nuevo hizo temblar a Wilder, quien un minuto más tarde sufrió su segunda caída oficial de la noche.

Fury parecía tenerlo; Wilder casi cae por segunda vez en ese mismo quinto round. Pero entre las cuerdas y el réferi impidieron que así sucediera. Ya era una paliza la que el estadounidense estaba recibiendo a esas alturas…

Para el sexto, en el que de nuevo salió con todo desde el principio y pareció dañar a Wilder, Fury tenía la pelea bajo control absoluto. Lucía como que sólo era cuestión de tiempo para que el campeón cayera a la lona o en un descuido el réferi detuviera el combate.

Todos los golpes de Fury entraban en la pobre guardia de Wilder, quien estaba visiblemente maltratado de la cara, con una hérida en el cuello y jalaba aire por la boca.

Así fue hasta que la esquina de Wilder lanzó la toalla para rendirse y ceder el trono a Fury en ese fatídico séptimo round.

“Estoy bien. Estas cosas pasan“, señaló Wilder. “El mejor hombre ganó esta noche. Pero mi esquina tiró la toalla y yo estaba listo para ponerme mi escudo. Muchas cosas pasaron antes de llegar a esta pelea. Pero no tengo excusas. Él tuvo un gran desempeño. Regresaré más fuerte“.