<
>

A la tercera es la vencida: el viaje impredecible a Ramírez vs. Postol

play
¿Quién es el próximo rival del 'Canelo' Álvarez? (2:07)

Mauricio Sulaimán, presidente del CMB, explica las credencialesde Avni Yildirim. (2:07)

DESPUÉS DE LLEGAR A Haikou, China, en las primeras horas de la mañana del jueves 23 de enero, Viktor Postol y su equipo, que acababan de volar para su pelea del 1 de febrero con el campeón de peso junior wélter junior del CMB/OMB, José Ramírez, se despertaron a algunas malas noticias.

Debido al brote de coronavirus que se estaba propagando en otra región de China, la pelea, que estaba programada para llevarse a cabo en el Mission Hills Resort, estaba en peligro.

Todo parecía mucho menos terrible cuando el equipo Postol se fue de Los Ángeles, donde se estaba entrenando en el Wild Card Gym de Freddie Roach. Pero el vuelo a China no tenía acceso a Internet y, en ese momento, no parecía haber nada de qué preocuparse.

"Estamos hablando de 20 horas sin tener contacto", dijo Marie Spivey, manager de negocios de Roach, el entrenador de Postol.

Una vez en China, Spivey recibió una llamada de Top Rank y se le dio una actualización sobre el virus y la orientación para tomar precauciones adicionales.

"Durante ese [vuelo] creo que las cosas se intensificaron y la gente se dio cuenta de lo serio que se estaba volviendo. ... Salté a la computadora y [vi] cómo todos los días los números aumentaban tan rápido", comentó Spivey. "Y los locales nos decían que era mucho peor de lo que veíamos en las noticias".

A Postol y su equipo se les dijo que se quedaran en los terrenos del hotel para reducir el riesgo de exposición. Entonces, en lugar de ir al gimnasio que se instaló para ellos en la ciudad, Roach hizo que Postol hiciera ejercicio en el hotel.

"Cuando íbamos a China, no sabía nada del virus", comentó Postol a ESPN en enero. "Mi esposa me dijo cuando aterrizamos allí que estaba en todos los canales de televisión en Ucrania. [Una vez en China,] hicimos [solo] una sesión de entrenamiento y una última sesión de sparring para completar el campamento".

Más tarde ese día, se canceló la pelea. Oleg Kovalchuk, quien es parte del equipo de manejo de Postol, dijo que Postol estaba abatido al escuchar la noticia.

"Estaba molesto. Todos estábamos molestos porque fue un gran campamento. Estaba en forma, estaba listo para comenzar", dijo Kovalchuk. "[Postol] no me creyó [cuando le dije por primera vez]. Dijo, 'De ninguna manera, vamos, tenemos que pelear aquí'".

En medio del caos con el que Postol, su equipo y Top Rank estaban lidiando, sacar a todos de China se convirtió en la prioridad. Con el temor al cierre de los aeropuertos, el tiempo era esencial.

"Como te puedes imaginar, [reprogramar vuelos] no fue fácil porque mucha gente estaba tratando de salir del país", dijo el director de operaciones de Top Rank, Brad Jacobs.

View this post on Instagram

@toprank @vadimkteam @wildcardboxingclub @bradleyalanjacobs @thekovalchuk @freddieroach @aleggator Me and my team came back home safely. Top Rank Promotions and Seca Promotions who had cooperated on the mutual boxing show in Haikou, China on Feb 2nd were forced to cancel the show and postpone my fight with Jose Carlos Ramirez to a new date and venue to be determined shortly. I want to thank deeply Top Rank Boxing and each member of this team for prompt reaction on the ongoing virus situation in China and assurance of the fastest possible, comfortable and safe trip back home for whole members of my team and care of each of us throughout time staying in China and trip back home. We hope and pray the situation in China will be resolved shortly. Хочу сообщить, что я вместе с командой благополучно вернулись домой из Китая. Из-за вируса, который сейчас распространяется в Китае, организаторы вечера бокса, где я должен был драться против Хосе Карлоса Рамиреса 2 февраля в Хайкоу, Top Rank Promotions и Seca Promotions приняли решение отменить событие, а сам поединок перенесен. Новая дата и место поединка будут известны в ближайшие недели. Хочу от себя лично поблагодарить компанию Top Rank за молниеносную реакцию на текущие события в Китае, обеспечение нашей команде скорейшей, безопасной и комфортной дороги домой, а, так же, за беспокойство обо всех членах команды на протяжении времени пребывания в Китае и на пути домой. Мы надеемся и верим, что сложившаяся ситуация в Китае улучшится.

A post shared by Viktor Postol "Iceman" (@icemanpostol) on

Había dos grupos de pasajeros: la tripulación de Postol de tres personas que se dirigía a Ucrania y otros cuatro, incluyendo Roach, que se dirigían a Los Ángeles. Se hicieron los arreglos necesarios y el equipo regresó al aeropuerto menos de 48 horas después de su llegada. Kovalchuk dijo que era una escena bastante espeluznante dentro del aeropuerto, que generalmente está lleno de actividad.

"Fue un poco extraño porque teníamos una conexión en Guangzhou, que es un aeropuerto internacional enorme en China, y estaba completamente vacío, casi no había gente", recordó Kovalchuk, quien relató que todos en ese momento usaban máscaras especializadas, lo que demostró para él la gravedad de la crisis.

Pero los desafíos no se detuvieron una vez estuvieron en el aeropuerto. El grupo de Postol perdió su conexión y existía una gran preocupación de que su grupo tuviera que permanecer allí hasta el lunes o incluso más. En el último momento, Jacobs de Top Rank encontró una solución.

"Hablé por teléfono con nuestro agente de viajes, sacamos tres asientos de nuestro trasero y encontramos un vuelo como a las 3 de la mañana", indicó Jacobs.

Para el domingo, ya todos estaban en casa.


LA SITUACIÓN NO FUE tan complicada o inconveniente para Ramírez y su equipo. Nunca salieron de California.

El entrenador Robert García y el resto del equipo Ramírez estaban programados para irse el día después de que lo hiciera Postol, pero ese jueves por la mañana, después de recoger a su asistente José Contreras, García recibió la llamada de Top Rank.

"[Primero] nos dijeron que tendríamos que esperar 24 horas para irnos. Pensamos que algo andaba mal", dijo García, quien dijo que su grupo tenía un horario de 10 p.m. PT para volar esa noche desde Los Ángeles. En ese momento, el entrenador veterano dijo que no estaba demasiado preocupado por la situación en China, pero su familia tenía una opinión diferente y le dio máscaras para empacar para el viaje.

Teniendo en cuenta que la mayor parte del equipo estaba en casa en California, Ramírez y su equipo no se vieron envueltos en una pesadilla de viaje.

Ramírez estaba en San Pedro, California, haciéndose los exámenes médicos para la pelea cuando recibió la noticia. Cuando se canceló la pelea, dejó de entrenar y finalmente regresó a su casa en Avenal, California. Después de una victoria que definió su carrera sobre Maurice Hooker en 2019, Ramírez estaba comprensiblemente decepcionado.


EL MANAGER DE RAMIREZ, RICK MIRIGIAN, trató rápidamente de hacer planes de contingencia en un intento de salvar la fecha del 1 de febrero. Tenía sedes alineadas en Fresno, California, para mantener intacta la fecha original, pero conseguir al oponente adecuado era una tarea demasiado difícil. Finalmente, decidió que no era el momento adecuado y trabajarían para reprogramarlo en una fecha posterior.

"Me tomé un par de semanas de descanso y pude relajarme", mencionó Ramírez, reflexionando sobre el periodo posterior a la cancelación de la primera cita. "Luego volví al campo de entrenamiento".

A medida que continuaba la pandemia, los equipos negociaron una nueva fecha. Después de un mes en el limbo, Postol acordó pelear contra Ramiez en su propio terreno, el Save Mart Center en Fresno, el 9 de mayo.

El acuerdo se alcanzó el 9 de marzo, pero en unos pocos días, todo el mundo del deporte se detuvo ya que gran parte de los Estados Unidos se cerró. Tres semanas después, la fecha de mayo también se canceló.

"Fue cancelada nuevamente después de estar en el campo de entrenamiento unas cuatro o cinco semanas la segunda vez", señaló Ramírez. "Después de eso, sentí que no había dirección. Podría suceder en junio. Podría suceder en julio".


PERO JUNIO O Julio no sucedió. Ramírez continuó esperando mientras los equipos y promotores buscaban una ventana para hacer esta pelea. La incertidumbre estaba constantemente en la mente de Ramírez. El retraso prolongado fue bastante malo, pero la falta de claridad sobre qué tan pronto se podría reprogramar la pelea mantuvo a Ramírez en apuros. Temía no estar en su mejor forma cuando finalmente sucediera la pelea.

"Realmente no pude relajarme y bajar la guardia", dijo Ramírez. "Creo que la mayoría de los peleadores durante esta pandemia, se quedaron en el gimnasio. Están en la misma posición que yo. No había ninguna dirección para muchos de nosotros. Tenían que estar listos cuando recibieron la llamada. Así que se quedaron en el gimnasio, trabajando. Definitivamente pone a prueba tu disciplina ser peleador durante todo el año, en lugar de solo ocho semanas antes de la pelea".

A medida que avanzaban los meses, Ramírez logró establecerse en una rutina, trabajando con García y su personal en Riverside, California, los lunes, miércoles y viernes para evitar el sobreentrenamiento mientras seguían esperando la palabra oficial de cuándo sucedería esta pelea.

Una vez fijada la fecha del 29 de agosto, Ramírez pasó ocho semanas completas en la Academia de Boxeo Robert García. Para cuando Ramírez finalmente suba al ring el sábado, habrán pasado 13 meses desde su última pelea, y este tramo ha sido borroso para el campeón de 28 años.

"Estuve en dos campamentos, y el tercero es este. Sentí que pasó volando [el tiempo]", le dijo Ramírez a ESPN la semana pasada. "Lo pensé, y ya ha pasado un año. Pero estoy tratando de no dejar que eso se me afecte porque quiero asegurarme de comenzar donde lo dejé contra Mo Hooker".


POSTOL LLEGÓ A Los Ángeles desde Ucrania el 9 de junio. Había pasado los últimos meses en casa, entrenando principalmente al aire libre mientras los gimnasios estaban cerrados debido a la pandemia. Cuando Postol se fue de casa, las cosas aparentemente estaban mejorando.

View this post on Instagram

Wild Card Boxing Club 👆💪🥊!

A post shared by Viktor Postol "Iceman" (@icemanpostol) on

"Para ser honesto, todo parece estar bien", dijo Postol sobre el estado de las cosas en Ucrania, a través de su codirector, Vadim Kornilov. "Cuando me iba, todo se estaba abriendo. Mi familia está ahí y todo funciona como siempre".

Aunque Ramírez ha estado libre desde julio de 2019, Postol no ha peleado desde que derrotó a Mohamed Mimoune el 27 de abril de 2019.

Hasta que Ramírez y Postol suban al ring el sábado, no estará claro quién se vio más afectado por la demora y la larga pausa. Pero Postol no cree que sea un factor importante.

"Lo único que realmente cambió es que ambos pasamos mucho tiempo fuera del ring, más de un año", le dijo Postol a ESPN. "Pero estamos en igualdad de condiciones, eso es para los dos”.

"[Con] tres campamentos de entrenamiento, este último ha sido el más difícil para mí. Estoy listo para ir, todo está bien ahora. Tengo mucha confianza. He tenido tantas peleas antes y tengo experiencia con mucho tiempo entre combates. Así que esto no es nuevo para mí".

Tanto Ramírez como Postol han compartido una odisea única en el camino hacia su pelea por el título, y salvo otro escollo en el camino, finalmente llegarán a su destino este fin de semana.

"Estoy muy emocionado porque es una pelea muy importante para nosotros", indicó Ramírez, quien tiene planes de hacer historia. "Después de esta pelea, estamos tratando de concretar la pelea con Josh Taylor, y con suerte seré el primer [mexicano-estadounidense] en convertirme en el campeón mundial indiscutible".

Para Jacobs, este es también el final de un viaje largo y sinuoso. Una pelea que originalmente estaba programada para un resort de playa en China, luego para Fresno, aterriza en la burbuja de Las Vegas, donde Top Rank ha presentado una serie de eventos desde principios de junio. Por ahora, este es el centro de todos los eventos de la promoción en el futuro previsible.

"Es increíble, y todavía tiene sus pequeños giros", dijo Jacobs el martes, refiriéndose al entrenador de Ramírez, Robert García, que dio positivo la semana pasada por COVID-19 y fue enviado a casa desde el MGM Grand. "Así que todavía estamos cojeando hacia la línea de meta aquí, con la esperanza de que dé negativo el resto de la semana y se ponga a trabajar en la esquina con José la noche del campeonato”.

"Pensé que no estaríamos de regreso en China, pero nunca imaginé las circunstancias en las que nos encontramos hoy ... Por mucho, es el tema a largo plazo más intenso y complicado con el que he tenido que lidiar en mi carrera, sin duda alguna".