<
>

Tyson Fury riposta a acusación de Deontay Wilder sobre guantes manipulados

play
Fury y Wilder estallan previo al combate de pesos pesados en Las Vegas (2:07)

Tyson Fury y Deontay Wilder se vieron por primera vez las caras previo al tercer combate e intercambiaron candentes palabras en la conferencia de prensa. (2:07)

LAS VEGAS - El campeón de peso pesado Tyson Fury descargó sobre Deontay Wilder en la conferencia de prensa del miércoles, apuntando a las acusaciones infundadas del retador de que Fury manipuló sus guantes en su revancha de febrero de 2020 en la que "The Gypsy King" ganó por nocaut técnico en el séptimo asalto.

El período previo a la pelea de la trilogía ha sido tan acalorado que el presidente de Top Rank, Bob Arum, decidió cancelar el tradicional cara a cara antes de la pelea del sábado en el T-Mobile Arena por el campeonato de peso pesado (9 p.m. ET, ESPN + PPV).

"Él dice que quiere hacerme cosas malas y que tiene toda esta ira, malicia y agresión", dijo Fury, el peso pesado número uno de ESPN y el boxeador número seis libra por libra. "No quiero lastimar a Deontay Wilder. Solo quiero vencerlo en una pelea.

"Los que sostienen brasas con agresión son los que se queman. Sabe que ha perdido dos veces y que perderá la tercera".

Si los guantes de hecho contenían un objeto extraño, como afirma Wilder, Fury preguntó por qué el retador todavía emplea al hombre que inspeccionó esos guantes antes de la pelea. Jay Deas ya no es el entrenador principal de Wilder, pero todavía está en el equipo y trabajará en la esquina la noche de la pelea.

Deas fue reemplazado por Malik Scott, a quien Wilder noqueó en un asalto en 2014. Mark Breland, ex entrenador asistente, fue despedido por Wilder por tirar la toalla en el séptimo asalto.

"Mark Breland, te salvó la vida esa noche", dijo Fury. "Deberías darle un aumento de sueldo ... Si solo ganara porque hice trampa, ¿qué sentido tuvo cambiarlo todo?"

Wilder (42-1, 41 KOs) continuó afirmando, sin ninguna prueba, que Fury manipuló sus guantes y reclamó que los guantes se doblaban de maneras inusuales. La Comisión Atlética del Estado de Nevada también inspeccionó los guantes y no encontró problemas.

Las acusaciones originalmente fueron hechas por Wilder en octubre de 2020 en medio de una disputa contractual con respecto a la tercera pelea. El acuerdo para la segunda pelea contenía una cláusula de revancha, que Wilder ejerció rápidamente, pero después de muchos intentos fallidos de encontrar una fecha (complicados por la pandemia), Fury dijo que estaba pasando de la pelea a una pelea con Anthony Joshua.

Fury (30-0-1, 21 KOs) tenía un acuerdo para enfrentarse a Joshua por el campeonato indiscutido de peso pesado el 14 de agosto en Arabia Saudita, pero en mayo el árbitro independiente dictaminó que Fury le debía a Wilder una tercera pelea.

"Me iré a la tumba creyendo en lo que creo", dijo Wilder, de 35 años. "No tengo que manipular mis guantes. No tengo que hacer esas cosas ... No tienes poder, tú no eres un artista del nocaut. Salí de pie, tuve un entrenador desleal".

"Eso es un nocaut", respondió Fury, quien se anotó dos derribos sobre Wilder en la última pelea. "No te temo porque eres un pequeño mentiroso, un inseguro pedazo de mierda. Tú fuiste noqueado".

Wilder, el segundo peso pesado de ESPN, continuó preguntando por qué Fury no niega todas las acusaciones.

"Todo es verdad, me puse manoplas", dijo Fury, de 33 años, en broma y luego afirmó que Deas debe haber estado involucrado desde que inspeccionó los guantes. "No tengo que negarlo, es todo cierto.

"Wilder es una persona débil mentalmente y lo voy a noquear el sábado por la noche. Lo borré en la revancha y veo mucho más de lo mismo en la tercera pelea".

Wilder, medallista de bronce olímpico, ha ofrecido otras excusas para la derrota, la primera de su carrera, que van desde su traje de entrada al ring que, según afirmó, pesaba más de 40 libras y debilitó sus piernas hasta Breland conspirando contra él.

Pero la única razón que no ha ofrecido es que Fury fue el mejor luchador esa noche.

"No tengo nada que probar", dijo Wilder. "No tengo nada que perder y mucho que ganar. Tu legado solo muere cuando muere el deseo por el deporte. Estoy bien vivo en este momento. Mi energía es como mi mente, es muy violenta".

Cuando se conocieron en diciembre de 2018, Fury se vio obligado a conformarse con un disputado empate. Pareció ganar todas las rondas, además de aquellas en las que Wilder le hizo visitar la lona (rondas 9 y 12).

Wilder ha demostrado que puede lastimar a Fury; Fury demostró que puede superar a Wilder de larga distancia, pero también intimidar a su enemigo alrededor del ring. Con una victoria el sábado, uno de ellos estará por fin al borde de una pelea por ser el campeón indiscutible de peso pesado.