<
>

Amanda Serrano busca igualar la victoria de Katie Taylor y asegurar una megapelea de boxeo femenino

play
Jake Paul dice que Amanda Serrano es un buen fichaje (1:31)

Jake Paul explica por que fichar a la boxeadora Amanda Serrano para MVP Promotions es una buena opción. (1:31)

Después de que todo terminó el sábado en Liverpool, Inglaterra, Katie Taylor dejó escapar un suspiro de alivio. Firuza Sharipova no había sido la pelea de boxeo más grande o más difícil de su carrera, pero presentaba un problema diferente.

Firuza era la última persona que Taylor necesitaba superar antes de poder atender una oportunidad potencial para hacer historia. Entonces, cuando su mano fue levantada en una decisión por decisión unánime, Taylor ya sabía lo que vendría a continuación.

Ella había cumplido su parte del trato, ganando su pelea de diciembre para preparar el escenario para una potencial megapelea con la puertorriqueña Amanda Serrano en 2022.

El sábado en Tampa, Florida, Serrano intentará cumplir con su parte superando su último obstáculo previo a Taylor, una pelea de peso ligero contra Miriam Gutiérrez.

"Estaba más nerviosa por esta pelea de lo habitual porque sabía que era el último obstáculo antes de tantas grandes peleas el próximo año", dijo Taylor a ESPN el lunes. "Y durante toda la semana de la pelea, todo el mundo siguió hablando de la pelea de Amanda Serrano.

"Así que sabía que tenía que superar esta pelea y aquí estamos, hablando de posiblemente la pelea más grande en el boxeo femenino".

A raíz de la victoria de Taylor, las conversaciones sobre una futura pelea de Serrano se volvieron más serias de inmediato. El promotor de Matchroom Boxing, Eddie Hearn, sugirió el Madison Square Garden como un lugar posible y lo llamó "la pelea más grande de todos los tiempos en el boxeo femenino".

Uno de los promotores de Serrano, el influencer convertido en boxeador Jake Paul, le dijo a ESPN que hay discusiones sobre una posible bolsa de siete cifras para una pelea contra Taylor. Paul ve una pelea potencial contra Taylor, la boxeadora número 1 libra por libra de ESPN y la campeona indiscutida de peso ligero con marca de 20-0, como una que puede aumentar el salario de las boxeadoras, así como aumentar el respeto y la atención que recibe el deporte mientras avanza rumbo al futuro.

"Cuando me convertí en profesional hace cinco años, creo que estábamos ganando centavos en comparación con nuestros homólogos masculinos, y ahora aquí estamos, teniendo una conversación sobre una bolsa de siete cifras para la próxima pelea", dijo Taylor. "Eso en sí mismo es increíble. Y no creo que nadie en el boxeo femenino hubiera soñado siquiera que podríamos estar ganando esta cantidad de dinero.

"Creo que esto es enorme para el deporte".

Sin embargo, antes de que ocurra la posible megapelea, Serrano necesita vencer a Gutiérrez en la cartelera de la revancha de Paul contra Tyron Woodley. Serrano, la boxeadora femenina número 3 libra por libra de ESPN, ha estado en peleas como esta durante años. Ha ganado títulos en categoría de peso tras categoría de peso, compilando un récord de 41-1-1 con 30 nocauts.

La peleadora de 33 años ha tenido presión antes, pero quizás nunca una situación como esta. Está al borde de un momento en el que podrían pasar tantas cosas y el tipo de oportunidades profesionales que podrían dispararse si vence a Gutiérrez.

"En cada pelea tengo que ocuparme de los negocios", dijo Serrano. "La presión está sobre mí porque en este momento soy una de las peleadoras de mayor nombre y la cara del boxeo femenino y estas mujeres, últimamente han estado peleando y dando un gran espectáculo, así que la presión está en aumento.

"Tengo que asegurarme de salir y rendir al máximo de mis habilidades y seguir luciendo bien".

Pelear contra Gutiérrez es un aumento en peso para Serrano, algo que ha sido un desafío en su carrera. En tres peleas de su carrera en peso ligero, Serrano tiene marca de 3-0 con tres nocauts, pero Serrano dice que prefiere pelear en las 126 libras.

Saltar de nuevo a 135 libras en preparación para una eventual pelea con Taylor ha cambiado su enfoque del entrenamiento. Por primera vez en su carrera, Serrano contrató a un nutricionista, buscando mantener su velocidad mientras agrega el tipo correcto de poder.

La nutricionista cocinó todas sus cenas durante este campamento y le recomendó beber al menos dos batidas de proteínas al día y, al mismo tiempo, aumentar su actividad corriendo y esprintar para mejorar su resistencia.

Serrano consumió mucho pollo, carne de res y mariscos junto con batatas y, por primera vez en su carrera, tantas verduras como su nutricionista le preparaba. Esto supuso un desafío excepcional porque a Serrano no le gustan mucho las zanahorias.

Su hermana, Cindy, campeona mundial de boxeo por derecho propio que cocinaba para Serrano en algunos de sus campamentos, le aconsejó a la nutricionista cómo conseguir que Serrano se los comiera.

"[Cindy dijo] sólo asegúrate de que esté cocinado en el arroz o con el pollo y se lo va a comer", dijo Serrano. "Así que me he estado comiendo las zanahorias. Estoy como, está bien, tal vez mi vista mejorará".

Si bien simplemente tolera las zanahorias como parte de su planificación de comidas, el aumento de peso le permite tener una de sus golosinas favoritas, una batida de chocolate, con más frecuencia.

Aún así, es un proceso que requiere balance. Las últimas veces que Serrano peleó en 135 (y la única vez que peleó en 140 libras), no le gustó cómo se veía o se sentía su cuerpo. Esta vez, aunque no está del todo entusiasmada por hacer que el cambio de 126 libras a 135 sea permanente, todo lo demás está donde quiere.

"Me siento más fuerte. Me siento más rápida. Cuando peleé en 135 cuando gané el título, estaba lenta, no me sentía muy bien", dijo Serrano. "Con este peso, me siento rápida. Me siento fuerte y estoy lista".

Serrano sabe que no solo necesita ganar, sino también demostrar que pertenece en las 135 libras. Porque si le gana a Gutiérrez, Serrano sabe lo que le espera. Es la posibilidad de Taylor y un evento principal y Madison Square Garden.

"Va a ser grande e importante", dijo Serrano. "Sin duda alguna, tiene que ser la pelea de mujeres más grande de la historia".