<
>

Sangre argentina en las venas pero campeones mundiales con otras selecciones

A lo largo de los años, más precisamente desde 1930, hay casos de muchos jugadores que han vestido la camiseta de selecciones de otros países. Algunos con más éxito que otros.

En esta oportunidad nos centraremos en los argentinos que han jugado y ganado un Mundial con otra selección.

Son cuatro los casos: Mauro Camoranesi, Luis Monti, Raimundo Orsi y Enrique Guaita. Lo de David Trezeguet es una historia raramente llamativa, que vale la pena describir aparte.

Más acá en el tiempo, el más cercano de todos en festejar el máximo lauro con otra Selección fue Mauro Camoranesi.

Nacido en Tandil el 4 de octubre de 1976, dio sus primeros pasos en el fútbol en el club Aldosivi de Mar del Plata pero recién jugaría como profesional en México.

Allí defendió la casaca de Santos Laguna en 1994-1995 y, tras un breve paso por Montevideo Wanderers, regresó a la Argentina para jugar en Banfield.

Del Taladro saltó nuevamente al fútbol mexicano, donde tuvo grandes actuaciones en Cruz Azul ¡60 partidos y 32 goles! Nada mal para un mediocampista.

En el año 2000 le llegó la oportunidad de jugar en Europa y Hellas Verona sería su nuevo club. Allí, durante dos años, asombraría tanto a los italianos que terminó pasando a la Juventus.

“Il Maquinista”, como lo llamaban en Italia, jugó durante 8 años en el equipo de Turín, de 2002 a 2010.

Al año de fichar con la Juve le llegó la citación a la Nazionale y cómo no era tenido en cuenta para la Selección Argentina, le dio el “sí” a Marcello Lippi.

Sus buenas actuaciones hicieron que se gane un lugar en los titulares hasta disputar el Mundial del 2006, consagrándose campeón del mundo con Italia en Alemania.

Fueron 7 años con la casaca de la Azzurra, disputando 55 partidos y anotando 4 goles. El final de su carrera lo encontró en Argentina, jugando para Racing Club.

Como mencionamos anteriormente la historia de David Trezeguet quizá sea diferente a la del resto. Hijo del futbolista argentino Jorge Trezeguet y Beatriz González, nació en Ruan, Francia, en 1977 pero desde muy niño se fue con su familia a vivir a la Argentina.

Sus inicios en el fútbol fueron en ese país de Sudamérica, en Platense. Desde niño hasta debutar en Primera División en 1994. Ya como un argentino más, le llegó la posibilidad de emigrar a Europa, al Mónaco.

En el elenco francés jugó poco más de cinco años con destacadísimas actuaciones. En 1997 jugó con la Sub-20 de ese país y la chance con la mayor le llegó un años después.

Se fue ganando un lugar en la Selección de Francia hasta formar parte del equipo que fue campeón del Mundo en 1998. También se consagró en la Eurocopa de Países Bajos en el 2000. Dejó una marca de 72 presencias con 34 goles.

Pero David no quería cerrar su carrera, tras triunfar en Juventus, sin conformar su “argentinidad”. Si bien, como detallamos anteriormente, nació en Francia, él se sintió argentino no solo por poseer esa nacionalidad, sino también por vivir en ese país hasta los 17 años.

Entonces jugó en River Plate (club del cual es hincha) y luego en Newell’s Old Boys para cerrar su carrera en una pequeña aventura en el fútbol indio.

Los otros tres casos vienen juntos y de la mano. Hay que viajar muchísimo atrás en el tiempo y situarnos en 1934.

El primero es Luis Monti. El “Doble Ancho”, como lo llamaban marcó el primer gol argentino en los mundiales. Fue en 1930, donde la Albiceleste salió subcampeona.

Eso no impidió que cuatro años más tarde, tras romperla en Juventus, sea convocado por Vittorio Pozzo para conformar la Azzurra que se coronó en 1934. Hasta el día de hoy es el único jugador que disputó dos finales del mundo con dos seleccionados diferentes.

En esa coronación mundial Monti no era el único argentino. Junto a él estaban Raimundo Orsi y Enrique Guaita.

El “Mumo” Orsi jugó en Independiente y fue medallista de plata olímpico con la Selección Argentina en Amsterdam 1928, posteriormente a eso se nacionalizó italiano.

Jugó en la Juventus 7 años y fue campeón del Mundo con Italia en 1934.

Por su parte el “Indio” Guaita, que integró la delantera histórica de Estudiantes LP denominada ”Los Profesores”, decidió emigrar a Italia para ganar más dinero y allí se desempeñó en la Roma. Como premio recibió la citación a la Azzurra que terminó ganando el Mundial de 1934. Fue titular en cuatro partidos y convirtió el gol del triunfo contra Austria, lo que le valió el pasaje a la final.

Luego de eso volvió a la Argentina para jugar en Racing Club y retirarse más tarde en Estudiantes de La Plata.

Cada uno de estos cinco jugadores, con sus historias personales y deportivas lograron la máxima coronación con un seleccionado que no era el argentino.