<
>

Ruben Paz: "Maradona siempre nos lideró"

play
Adiós Diego: La Serie A eligió sus mejores goles en Napoli (3:34)

Para deleitarse viendo la magia de Maradona en el club en el que más brilló en su carrera. (3:34)

Diego Armando Maradona murió a los 60 años después de sufrir una descompensación en su domicilio el miércoles 25 de noviembre de 2020.

Ruben Walter Paz habló sobre el dolor que le significó el reciente fallecimiento de Diego Maradona, un gran amigo que le dejó el fútbol a pesar de nunca llegar a coincidir en un equipo y a quien enfrentó varias veces a lo largo de su carrera.

“Serás Eterno. Gracias por todo. Por tu fútbol, por ser auténtico, por ser buen tipo y por la amistad. Admiración máxima, lo mejor que vi en mi vida. Nos conocimos siendo pibes con 18 años, en un convento de monjas en Venezuela, me acuerdo como si fuera ayer. QEPD Diego”, publicó el uruguayo este jueves en su cuenta oficial de Twitter.

Conversando con Telemundo, Paz contó cómo recibió la noticia: “Estábamos en una jornada de doble horario en Peñarol en Los Aromos y la noticia me cayó como… Tuve que despertar al profe del equipo porque no lo creía, empezaron a caerme las lágrimas, normal porque era un ser humano extraordinario y como futbolista un fuera de serie”.

Ambos zurdos, ambos elegantes enlaces rioplatenses, contemporáneos, siempre rivales y por siempre compañeros. Paz (nacido en Artigas en agosto de 1959) recuerda perfectamente la primera vez que vio a Maradona. Los planteles sub 20 de Argentina, Uruguay y Paraguay concentraban en un convento de monjas en la ciudad venezolana de Valencia; el contexto era el Sudamericano sub 20 de 1977, al que el uruguayo y Maradona asistieron con 17 y 18 años respectivamente.

Los uruguayos saben sufrir en cancha y competir a muerte, pero de tan futboleros que son también conocen perfectamente cuando hay que tomarse una pausa para admirar al contrario y quererlo, aunque esto pueda no admitirse públicamente por aquello del orgullo. Varios gurises del plantel celeste se asomaban por las mañanas a las ventanas del convento para ver a los jóvenes argentinos esperar el ómnibus; la razón era Maradona y sus jueguitos que deslumbraban a cualquier amante de la pelota y fascinaban a esos botijas celestes.

Argentina y Uruguay se enfrentaron por la primera fecha de ese Sudamericano de 1977 (empate 1 a 1), la albiceleste quedó eliminada en el grupo B y el equipo uruguayo se consagró campeón. “Ahí nos empezamos a cruzar, luego en el Sudamericano juvenil de 1979 que se jugó en Uruguay y que volvimos a ganar, meses después estuvimos en el mismo hotel durante el Mundial juvenil de Japón que ganaron ellos (Argentina derrotó a la Celeste en las semis por 2 a ); nuestras vidas siempre fueron cruzándonos”, indicó Paz.

Luego se volvieron a ver en el Mundialito de 1980 que se jugó en Montevideo (pero donde no llegó a jugarse un clásico rioplantense). El 24 de agosto de 1982, el ex futbolista uruguayo estuvo presente en el primer partido de Maradona con el Barcelona en el Camp Nou. Paz defendía al Inter de Porto Alegre que fue invitado a disputar el trofeo Joan Gamper y que venció al club catalán por penales en las semifinales (luego el club brasileño derrotaría a Manchester City y se consagraría campeón).

“Era extraordinario verlo jugar a pesar de tener que irlo corriendo de atrás”, destacó el artiguense, que remarcó: “Maradona dejó la vida para el fútbol argentino y ni que hablar para el Nápoli. A nosotros siempre nos lideró, lo digo como futbolista; él siempre pensó en los amigos, en los futbolistas, siempre fue al frente, siempre su intención fue que el futbolista estuviera más cómodo de lo que estaba, en todas las situaciones siempre estaba liderando”.

En el Mundial de 1986, Maradona y Paz volvieron a enfrentarse con sus selecciones: “En México fue una competencia linda, tenía que ganar uno, ese día Maradona fue impresionante, jugó una barbaridad ese primer tiempo y nos ganaron 1 a 0”.

El 18 de agosto de 1988 ambos jugaron en el encuentro amistoso entre Racing y Napoli, que se disputó en el Partenio de Avellino (el San Paolo estaba siendo remodelado para el Mundial ’90) y que terminó con goleada local por 4 a 1. El equipo de Avellaneda estaba realizando una larga gira por Italia y el elenco de Maradona exhibió en ese partido varias de sus incorporaciones de cara al inicio de una nueva temporada.

Se enfrentaron nuevamente en la Copa América de 1989 jugando en el Maracaná de Río de Janeiro por la segunda fecha de la fase final (la Celeste venció 2 a 0 con dos goles de Ruben Sosa). Y en Italia volvieron a cruzarse en la temporada 89/90: Paz defendía la camiseta del Genoa y Maradona jugaba su penúltimo año en Napoli. Incluso ya retirados fueron rivales en los clásicos rioplatenses del showbol que Diego organizaba.

“Siempre estuvimos encontrándonos en una cancha. Lamenté no haberlo disfrutado como compañero pero por ejemplo en Italia yo hinchaba por el Napoli de Maradona, él generaba cosas impresionantes para el que le gustaba el fútbol, fue un monstruo para todos: para los compañeros, para la familia, menos para él que no se cuidaba tanto”, comentó este jueves Paz en AM990 Radio de Verdad.

Quien en su momento llegó a ser bautizado por la prensa argentina como ‘el Maradona de los uruguayos’ agregó y sentenció: “Estamos pasando un momento de mucha tristeza. Lo vamos a recordar siempre, nos dejó una marca muy difícil de olvidar, como persona principalmente y como jugador ni hablar”.