<
>

Los mejores momentos tras bastidores en MLB que hayamos visto

play
Arrieta lanza su primer juego sin hits (2:16)

El 30 de agosto de 2015, Jake Arrieta deja sin hits a los Dodgers en la victoria de los Cubs 2-0, y luego se puso un atuendo peculiar para celebrar la hazaña. (2:16)

Se suponía que esta era la semana inaugural de la temporada, el momento en que los fanáticos de las Grandes Ligas de todas partes esperan crear recuerdos para toda la campaña. Como no tendremos juegos por los que emocionarnos por un tiempo, pensamos que sería divertido dar un paseo por la autopista de los recuerdos reviviendo algunos de nuestros momentos de béisbol favoritos personales.

En la parte final de nuestra serie de una semana que se enfoca en un tema de béisbol diferente cada día, le pedimos a nuestros reporteros que compartan su mejor momento trasbastidores, con una sola regla: La tenían que haber visto en persona.

Ve a...
Un baño inesperado | "¡Este es el chico!"
Una celebración bien extraña | Choque de vestimentas
Una mirada a A-Rod | Niekro no quiso ceder
Hendrick tiene la última palabra | 'Encuentro' de Trout y Pujols
Situación pegajosa | Trea causa impresión
Un momento callado


play
0:29

¡Para volver a vivir! El baño de agua helada que Yasiel Puig dio a Enrique Rojas

Sucedió en 2018, en medio de los festejos, cuando los Dodgers de Los Angeles consiguieron su boleto a la Serie Mundial.

Enrique Rojas: Un baño en el momento menos esperado

Los reporteros deportivos estamos expuestos a muchas cosas y en la postemporada, recibir un baño de champagne entra en la lista ¿Pero qué tal se tapado con el cubo de la basura, después de ser mojado en medio de una entrevista? Esa no ocurre muy a menudo.

Los jugadores de los Los Angeles Dodgers estaban celebrando en la cueva de visitantes del Miller Park, tras haber derrotado 5-1 a los Milwaukee Brewers en el séptimo partido de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional para avanzar a su segunda Serie Mundial consecutiva.

El espacio es pequeño, la celebración es ruidosa. Los periodistas tratamos de entrevistar, pero al mismo tiempo buscando evitar ser mojado por el champagne. Afuera del acogedor estadio techado de los Cerveceros, la ciudad de Milwaukee está helada, lo normal en Wisconsin para un 20 de octubre.

Estoy entrevistando al relevista dominicano Pedro Báez y de repente, antes de que mi camarógrafo Gabriel Pareja pudiera advertirme o hacer algo, siento un ventarrón de agua helada sobre mi cabeza y luego todo se puso oscuro por varios segundos que parecieron minutos... horas.

Lo próximo que vi fue al cubano Yasiel Puig tomando mi micrófono de ESPN y vociferando algunas cosas. No entendí lo que realmente había pasado hasta que vi el video una hora después.

¿Saben cuál fue la parte más bizarra de la noche? Después del baño, tuve que entrevistar a Puig, quien fue el héroe del triunfo de los Dodgers, tras batear de 4-3 con jonrón y tres impulsadas.


Hiram Martínez: "¡Este es el chico!"

Hasta mediados de la pasada década, dos equipos venían a jugar un partido en Cooperstown el día después de la exaltación. En 1999, el partido fue entre Texas Rangers y Kansas City Royals. El choque fue ante casa llena en el Doubleday Field, en parte gracias a la promoción que le dieron dos miembros de esa Clase, George Brett y Orlando Cepeda.

Durante la conferencia de prensa luego de la exaltación, le preguntaron a Brett quien sería el próximo real en el Salón de la Fama. Su respuesta fue una invitación al partido: "hay un chico, novato, que si mantiene su enfoque se nos unirá algún dia. Es nuestro jardinero central, Carlos Beltrán y espero que vayan a verlo mañana".

A Cepeda la preguntaron a qué peloteros querían conocer de los que vendrían y respondió que aunque vienen algunos puertorriqueños, estaba ansioso por conocer a Juan González, quien se encaminaba de romper su record de jonrones de un boricua, que era de 379.

Brett y Cepeda parecían más fanáticos que leyendas aquel lunes por la tarde, ya más relajados que con la exaltación del día anterior. El encuentro de Cepeda y González en la entrada principal de Doubleday Field fue emotivo, comenzó con un fuerte abrazo entre los dos principales jonroneros nacidos en Puerto Rico. Naturalmente la conversación giró en torno al bateo: "trata de no chocar con las verjas. No te lesiones. Eso déjaselo a otra gente, tu trabajo es dar jonrones", se le escuchó decir a Cepeda. "Tú eres más fuerte que lo que yo era, te admiro, sigue tu propio camino".

En las prácticas pre juego, Brett haló a Cepeda porque quería que conociera a su compatriota Beltrán, quien lucía sorprendido por la atención que le daba Brett. "¡Este es el chico, Orlando, este es el chico!", decía Brett mientras le daba con su mano en el pecho al joven jardinero. Uno podría pensar que los exaltados al Salón de la Fama no se emocionan con los jugadores jóvenes, pero esos encuentros generacionales probaron lo contrario.


Jesse Rogers: Para Arrieta, fue una celebración bien extraña

A veces la grandeza tiene un momento decisivo. Para el exserpentinero de los Chicago Cubs Jake Arrieta, ese momento llegó a finales de agosto de 2015. Estaba en medio de una segunda mitad estelar, pero incluso tan tarde como el 30 de agosto, su mejor momento estaba por llegar. Esa noche, el escenario estaba preparado para una de las mejores actuaciones de pitcheo de nuestra era.

Los Cachorros comenzaban a sentirse bien consigo mismos, pero seguían siendo un equipo joven que aprendía a ganar, mientras que Arrieta estaba aprendiendo a dominar. Era un Domingo de Grandes Ligas, en Los Ángeles. No hay escenario más grande.

El juego de la noche un domingo significaba que los Cachorros tendrían que volar durante la noche para disputar un juego 24 horas después en Wrigley Field contra los Cincinnati Reds. El manager Joe Maddon no estaba dispuesto a dejar que el estrés de ese horario llegara a su joven equipo. Les ordenó que usaran un pijama en el vuelo a casa para relajar el estado de ánimo, una escena que se volvería surrealista después de la hazaña.

Esa noche, Arrieta pitcheó como nunca antes. Ponchó a 12 en un juego sin hits de 116 lanzamientos, produciendo un puntaje de juego de 98. En perspectiva, el puntaje más alto de todos los tiempos es 105. Y Arrieta no estaba muy lejos. El giro que le dio a la pelota en ese juego fue material de leyenda. La victoria 2-0 detuvo una mala racha de cuatro derrotas por parte de los Cachorros y los ayudó a conseguir un boleto de comodín.

Arrieta condujo su sesión con medios después del juego usando un pijama "bigote" que fue la guinda del pastel de una noche memorable. Y fue su fiesta de presentación que los votantes del Premio Cy Young no olvidaron.


Buster Olney: Choque de vestimentas

A finales de la temporada de 1995, cuando cubría a los Orioles para el Baltimore Sun, los veteranos del equipo implementaron el ejercicio de molestar a los novatos que es estándar en el béisbol, reemplazando su ropa de calle con disfraces preseleccionados. Armando Benítez se negó a participar y obstinadamente se sentó en su casillero mientras sus compañeros de equipo se duchaban y abordaban el autobús del equipo que se encontraba fuera del estadio del condado de Milwaukee. Me estacioné afuera de la casa club y esperé para ver cómo terminaría el enfrentamiento.

Dos compañeros de equipo fueron enviados de vuelta a la sede del club como emisarios, con la esperanza de convencer a Benítez para que tomara el autobús del equipo. Finalmente, el entrenador de pitcheo Mike Flanagan entró en al camerino y, más tarde, me dijo que cuando entró, un enfurecido Benitez, que medía 6 pies y 4 pulgadas, había acorralado a los embajadores elegidos en la ducha con un bate. Como un padre harto, Flanagan le dijo a Benítez que subiera al maldito autobús, y Armando finalmente le hizo caso con sus calcetines del uniforme, un par de pantalones de béisbol y una camisa de vestir blanca, caminando lentamente para unirse a sus compañeros de equipo.


David Schoenfield: Una mirada a A-Rod

Cada año, la Asociación de Jugadores de Béisbol de las Grandes Ligas otorga sus propios premios: lanzador sobresaliente para cada liga, jugador sobresaliente, jugador MLB del año, etc. Por alguna razón, los premios nunca han tenido éxito y solamente se reconocen los premios de la BBWAA como los premios "oficiales". En 2019, por ejemplo, los jugadores votaron por Anthony Rendón como el jugador más destacado de la Liga Nacional por encima del MVP escogido por la BBWAA Cody Bellinger.

ESPN televisó la ceremonia de premiación después de la temporada 1998. Ese fue el año de Mark McGwire y Sammy Sosa, y la ceremonia se llevó a cabo en Walt Disney World Resort en Orlando. Yo era editor en ESPN en ese momento y mi compañero de trabajo Ted y yo realizamos "chats" con cada uno de los ganadores. Después de que los ganadores salieron del escenario, llegaron a una habitación trasera donde teníamos una computadora configurada y pasamos aproximadamente cinco minutos pasándoles las preguntas de los lectores a cada jugador. (En aquel entonces, la Internet no era tan rápida y el software de los chats era bastante rudimentario, por lo que Ted y yo realmente hacíamos algo de trampa y seleccionábamos preguntas con anticipación. Hacerlo en tiempo real hubiera sido un desastre tecnológico).

Recuerdo que Sosa bajó y le dio un fuerte abrazo a Ted como si fuera el hermano perdido de Sosa o algo así. Pedro Martínez levantó la mano con los largos dedos que parecían descomunales para un hombre de su tamaño. Greg Maddux se burló de nosotros con todas sus respuestas: "No tengo idea de lo que estoy haciendo allá afuera. Todo es suerte".

Luego entró Alex Rodríguez. Juan González ganó el premio MVP ese año, pero A-Rod fue la elección de los jugadores. (A-Rod terminó en un distante noveno lugar en la votación del MVP a pesar de que bateó .310 con 42 jonrones y 46 robos). A-Rod se sentó a la mesa y en realidad estaba muy interesado en lo que nosotros estaban haciendo y cómo llegaban las preguntas de los lectores.

Un lector le preguntó sobre el nuevo estadio de béisbol que se está construyendo en Seattle que se abriría a mediados de la temporada de 1999. A-Rod nos dijo que algunos de los muchachos habían ido en septiembre a practicar bateo. El Kingdome, recuerda, era un muy buen parque de jonrones. A-Rod nos dijo que la pelota no viajaba nada en el nuevo parque y que no iba a ser un buen parque de bateadores. Y fue entonces cuando supe que no se iba a quedar en Seattle a largo plazo.


play
0:51

Phil Niekro tiene un momento emocional tras lograr su victoria 300

El 6 de octubre de 1985, Phil Niekro, de 46 años, logra terminar su victoria 300 en MLB, que fue una blanqueada de juego completo, con un ponche para los Yankees.

Tim Kurkjian: Niekro no quiso ceder

Los Azulejos lograron un lugar en los playoffs el penúltimo día de la temporada 1985. Así que el último día, "estaban todos crudos [tras la celebración]", dijo el lanzador de nudillos de los Yankees Phil Niekro, quien estaba programado para lanzar el partido final de la temporada e iba por su victoria número 300. La noche anterior, él y su hermano, Joe, también un lanzador de los Yankees, decidieron que Joe lanzaría en relevo de Phil para poder participar en la histórica victoria número 300 de Phil.

"Entonces, con dos outs en la novena entrada, Joe, no el entrenador de pitcheo, vino al montículo para decirme que si sacaba uno más, sería el lanzador más viejo de la historia [46 años] con una blanqueada", dijo Phil. Así que le dije: '¡Olvídate de nuestro plan, aduéñate del montículo!'. Los Azulejos tenían corredores en segunda y tercera. Jeff Burroughs, que era un compañero de equipo mío en Atlanta, estaba en el plato. Estábamos decidiendo si debíamos darle boleto para llenar las bases. Burroughs me miró, se señaló a sí mismo y dijo: "Lánzame a mí". Y abanicó a una bola de nudillos que estaba a tres pies afuera de la zona para el out final. Fue la única bola de nudillos que lancé todo el juego''.


Tim Keown: Hendrick tiene la última palabra

Yo era escritor novato en 1991, sentado en el camerino del antiguo estadio de Scottsdale durante una demora por lluvia mientras un grupo de jugadores actuales y anteriores de los Giants jugaban en el centro de la sala: Willie Mays, Willie McCovey, Will Clark, Don Robinson, Willie McGee. Eso se convirtió en una experiencia seria alrededor de la mesa, y estalló una sesión de narración improvisada. Comenzaron con las cosas más salvajes que habían visto hacer a sus compañeros en el campo, y en un momento McGee se puso de pie y lanzó la mejor historia de béisbol que he escuchado.

Con dos outs en la novena entrada de un juego entre los Rojos y los Cardenales, George Hendrick rompió un juego sin hits de Mario Soto con un jonrón en conteo de 2-2. Esa es la versión básica, la versión que puedes encontrar al buscar la pizarra de anotaciones del juego celebrado el 13 de mayo de 1984.

¿La versión que dijo McGee? Mucho mejor. McGee se paró en el centro de la habitación e hizo una imitación de Hendrick parado con el bate en el hombro, observando el primer strike y luego el segundo sin aparente interés. Observó el lanzamiento en conteo de 0-2, una pelota afuera, con la misma indiferencia. Pero en el pitcheo en conteo de 1-2, Soto colocó una recta debajo de la barbilla de Hendrick. Hendrick se tuvo que tirar al terreno (el bate y el casco salieron volando) y luego se levantó, agarró su bate, se colocó su casco y volvió a la caja de bateo. Cabe señalar que Hendrick era un tipo misterioso de inmenso talento y sin interés en los detalles del juego.

(En otra de las historias de McGee, Hendrick hizo arreglos para tener un auto esperándolo en el túnel detrás del jardín derecho en el Busch Stadium después de que los Cardenales ganaron la Serie Mundial de 1982, y cuando se concretó el último out, corrió a través de la puerta abierta y se subió al auto con el uniforme completo, en camino a la temporada baja.)

Hendrick volvió a la caja de bateo, miró a Soto sin decir una palabra y procedió a conectar el siguiente lanzamiento, un cambio, sobre la cerca del jardín izquierdo para empatar el juego y arruinar el juego sin hits de Soto en el último momento posible. Hendrick caminó desapasionadamente por las bases, volvió a poner su casco en el estante, se sentó en el banco y dijo estas palabras sin dirigirlas a nadie en particular: "Yo iba a dejar que el hombre tuviera su partido sin hits".


Alden Gonzalez: Trout y Pujols tienen su 'encuentro' inicial

Yo estaba allí cuando Mike Trout y Albert Pujols se encontraron por primera vez, y fue algo extraño. Fue en la primavera de 2012. Pujols era una gran estrella que llegaba a los Los Angeles Angels con un contrato de 10 temporadas y $240 millones. Trout era un prospecto con apenas 20 años, altamente cotizado, pero todavía prospecto. Se mantuvo en la esquina del camerino con los otros jugadores jóvenes que no tenían un puesto seguro en el equipo.

Una mañana, Pujols estaba hablando con un compañero de equipo y Trout pensó que le llamó la atención. "'¿Qué hay, Pujols?", soltó Trout, asintiendo en su dirección. Pujols no lo reconoció. Trout se quedó callado, se recostó en la silla y se volteó hacia alguien a su izquierda. "¿Crees que me escuchó?"

No mucho después, Trout comenzó lo que se ha convertido en una carrera histórica de grandeza. Se convirtió en el jugador dominante de la década de 2010, inmediatamente después de que Pujols fuera el jugador dominante de la década de 2000. Su ascenso relegó a Pujols a un segundo plano, pero Trout siguió siendo amable. Celebraba todos los logros de Pujols y constantemente hablaba de él con reverencia. A su vez, Pujols guió a Trout sobre cómo manejar el estrellato y cómo mantener la consistencia cuando las expectativas parecían imposiblemente altas. Estaba entre los pocos que podían relacionarse con ello.


Sam Miller: Una situación muy pegajosa

Hay un montón de tiempo de inactividad entre llegar al estadio y el arranque del juego, y uno puede pasar mucho tiempo sentado en el banquillo, estudiando todos sus detalles banales. Una vez, estaba esperando que C.J.Wilson se reuniera conmigo en el banquillo para una entrevista previa al juego. Estaba mirando la bolsa de tez rubia de los lanzadores y se me ocurrió que nunca había sostenido una bolsa de esas. Me preguntaba cómo se sentiría; tontamente, me imaginaba que sería polvorienta y suave, como la bolsa de tiza de un escalador de montaña.

Pero la tez rubia (quizá alguno de ustedes sepa esto, ¡pero yo no lo sabía!), es solo la forma sólida de la savia, una secreción pegajosa y viscosa de los árboles. O sea ¡es savia! Recogí la bolsita y mi mano se llenó de esa sustancia pegajosa. El béisbol es un entorno de trabajo obsesionado con los apretones de manos, y me di cuenta de inmediato que iba a tener que estrechar la mano de un jugador en cualquier momento.

Así que, entré en pánico, y me fui a la fuente de agua en el dugout para lavarme las manos. El agua me salpicó la camisa y el pantalón, pero al menos tenía algo con que lavarme y quitarme esa sustancia. Pero el otro problema es que no era agua. Era Gatorade. Eso fue lo que me explicó Wilson.


Kiley McDaniel: La primera impresión de Trea Turner

Cuando me toca cubrir el torneo National High School Invitational cada marzo en Cary, Carolina del Norte, normalmente trato de alinear los juegos de las universidades cercanas de la División I para asistir a algunos de ellos, pero en 2013, no había muchas opciones para ver tipos de primera ronda ese fin de semana. Fui a ver a NC State porque tenían dos estudiantes de segundo año, el lanzador zurdo Carlos Rodón y el campocorto Trea Turner, que se esperaba que fuesen seleccionados en los primeros turnos del draft del año siguiente. Yo no los había visto antes pero había escuchado grandes cosas.

Ambos fueron excelentes, incluso mejor de lo que esperaba. Después de comparar las notas con un par de cazatalentos que asistieron, acordamos que Turner era un prospecto ligeramente superior, y ambos eran candidatos legítimos para pasar al turno No. 1 general en el draft de 2014. Rodón terminó siendo escogido en el tercero, y Turner se deslizó hasta el 13° después de jugar con una lesión durante el verano y luchar en el plato en la primera parte de la primavera.

Tuve la oportunidad de hablar con los dos después del partido, y Rodon parecía muy consciente de su trayectoria, sin inmutarse por mi interés como escritor, a pesar de que todavía iban a pasar meses hasta que 30 equipos de MLB estuvieran derribando su puerta.

Turner fue muy diferente. Fue más sincero y abierto y se sorprendió legítimamente cuando le dije que pensaba que era un poco mejor que su cotizado compañero de equipo. Me dijo que llamó a los entrenadores en la escuela de sus sueños, Florida State, cuando estaba en la escuela secundaria, para que vinieran a reclutarlo y básicamente lo dejaron ignoraron. Dio un salto en su talento en su último año de secundaria y la Universidad Estatal de Carolina del Norte le tenía una beca adicional, por lo que esa fue su mejor oferta para la universidad. Habló sobre lo bien que se sintió lucir bien contra los Seminoles como novato de primer año y lo motivante que fue escuchar que pensé que podía llegar tan alto en el draft.

Apretamos el botón de adelanto en el tiempo hasta el Juego de Futuras Estrellas unos años más tarde, cuando Turner era ahora un gran prospecto al borde de las ligas mayores. Un hombre se me acercó y me preguntó si me llamaba Kiley, luego me estrechó la mano. Era el padre de Trea, Mark, y quería agradecerme por creer en su hijo antes que nadie en el béisbol profesional. Le aseguré que no tenía nada que ver con el éxito de su hijo, pero estaba agradecido de todos modos.

Me encontré con Mark nuevamente años después en el Turner Field cuando trabajaba para los Bravos y Trea realmente nos estaba dando duro mientras jugaba para los Nacionales. Me encontré con Mark una vez más y conocí a su esposa, Donna, cuando estaba evaluando un prospecto en la antigua escuela secundaria de Trea (todavía vivían cerca e iban a los juegos) y me reconoció detrás del plato con una pistola de radar. Bajaron para saludar frente a los otros cazatalentos, que estaban confundidos, porque sabían que no había reclutado a Trea. Sigo manteniendo que no hice nada diferente de lo que hubiera hecho cualquier otro escucha o escritor en mi posición, pero siempre se siente bien estar en la planta baja de algo y ser reconocido cuando tienes razón, en un campo donde ese tipo de cosas tiene mucho fracaso inherente.


play
1:00

Dodgers de vuelta a la Serie Mundial tras ganar el Juego 7

El 20 de octubre de 2018, los Dodgers poncharon su boleto a la Serie Mundial por segunda temporada seguida tras vencer a los Brewers en el Juego 7 de la SCLN.

Dan Mullen: Un manager y su MVP al final de la temporada

Un par de horas después de la desgarradora derrota del Juego 7 de los Cerveceros ante los Dodgers en la Serie de Campeonato de la Liga Nacional de 2018, me dirigía al área para ser recogido por las aplicaciones de viajes compartidos cerca de los muelles de carga en Miller Park. Para llegar allí, pasé por una zona vacía cerca del camerino de los Cerveceros mientras Christian Yelich y Craig Counsell se despedían en la puerta del camerino.

Escuché a Yelich decir algo como: "No está mal para ser el primer año en esta ciudad. Counsell respondió: "Tu año aún no ha terminado", refiriéndose al premio MVP que Yelich ganaría el próximo mes, y le dijo además, "el año que viene será aún mejor", mientras se daban un fuerte abrazo al salir.

Fue un momento tan increíblemente sincero de respeto y admiración entre un jugador estrella y su manager, y realmente dio en el clavo de lo que sentían por llegar tan lejos y quedarse cortos de llegar a la Serie Mundial.