<
>

Tom Ricketts, dueño de Cubs, afirma que mayoría de ingresos vuelven al equipo

play
Nelson Cruz ve un buen futuro en Grandes Ligas (1:56)

El dominicano ve con buenos ojos que el bateador designado juegue en ambas ligas. (1:56)

El propietario de los Chicago Cubs, Tom Ricketts, rechazó la percepción de que los equipos de béisbol acumulan efectivo, y le dijo a ESPN el martes que los ingresos anuales se destinan principalmente al equipo.

"Esto es algo que espero que entiendan los fanáticos del béisbol", dijo Ricketts. "La mayoría de los dueños de béisbol no sacan dinero de su equipo. Recaudan todos los ingresos que pueden de boletos y derechos de los medios, y sacan sus gastos, y le dan todo el dinero que le queda a su GM --gerente general-- para gastarlo.

"La liga en sí no genera mucho efectivo. Creo que existe la percepción de que acumulamos efectivo y sacamos dinero y todo está en una pila que hemos recaudado a lo largo de los años. Bueno, no lo es. Porque nadie anticipó una pandemia. Nadie espera tener que recurrir a las reservas del pasado. Cada equipo tiene que encontrar una manera de cerrar el agujero".

Ricketts reconoció que no podía comentar específicamente sobre las negociaciones laborales entre la liga y sus jugadores mientras trabajan para reiniciar la temporada. Los jugadores quieren salarios prorrateados, mientras que los propietarios dicen que no pueden pagar las pérdidas en base a una temporada de 82 o más juegos. Se le preguntó a Ricketts si los equipos, que valen miles de millones colectivamente, simplemente deberían pedir préstamos o encontrar otras formas de pagar los costos de jugar en 2020, incluso si no tienen fanáticos.

"La escala de pérdidas en toda la liga es bíblica", dijo Ricketts. "El momento de la interrupción del trabajo, la incapacidad para jugar fue justo antes de que comenzara la temporada. Estamos viendo a 30 equipos con cero ingresos. Para cubrir las pérdidas, todos los equipos han salido y pidieron prestado. No hay otra forma de hacerlo a corto plazo. A largo plazo, es posible que podamos vender acciones para cubrir algunas de nuestras pérdidas, pero eso es a largo plazo.

"¿Quién invertiría en este momento?"

Ricketts también habló sobre el agente Scott Boras y el correo electrónico que envió a sus clientes, señalando la situación financiera de los Cubs.

"A lo largo de este proceso, podrán afirmar que nunca tuvieron ganancias porque esas ganancias fueron para pagar sus préstamos", escribió Boras en el correo electrónico. "Sin embargo, el resultado final es que los Ricketts poseerán activos mejorados que aumentarán significativamente el valor de los Cubs --valor que no se comparte con los jugadores".

Ricketts no parecía preocupado por el reclamo de Boras, señalando la nómina del equipo en los últimos 4-5 años. Los Cubs han estado cerca de la cima de la liga desde que completaron una reconstrucción a mediados de la década pasada.

"Pusimos alrededor de $750 millones en el estadio", dijo. "Y los dólares gastados fueron para crear el mejor lugar para que los jugadores jueguen y el mejor lugar para que los fanáticos vean el partido.

"Él (Boras) no tiene ninguna idea de nuestro balance general, y como hemos estado invirtiendo en el estadio, hemos gastado más en el campo. Hemos sido uno de los mejores gastadores de la liga mientras estábamos arreglando Wrigley Field. No sacamos dinero del equipo. La mayoría de los propietarios no. Estamos invirtiendo en el futuro del club y del equipo actual en el campo".

Mientras los jugadores y la liga continúan negociando, Ricketts dijo que tiene esperanza. Pero como muchos en el juego, dijo que no está seguro de dónde está la respuesta.

"Estoy bastante optimista de que volvamos a los juegos en el campo", dijo Ricketts. "Tengo plena fe y confianza en el comisionado. Todavía no se ha escrito cómo llegaremos allí, pero estoy bastante seguro de que llegaremos allí".

Una vía, que sigue siendo la favorita de los ejecutivos, es compartir el riesgo y las recompensas con los jugadores. Esa propuesta ni siquiera llegó a la mesa de ofertas, lo que llevó a algunos a preguntarse si era un arenque rojo. En cambio, los propietarios propusieron una escala salarial variable, que fue rápidamente rechazada por los jugadores.

Ricketts dijo que compartir los ingresos, en última instancia, es "lo que hacen las otras ligas".

"Crean un sentido de asociación con los jugadores porque una marea alta levanta todos los barcos", dijo. "Siempre se ha considerado algo a lo que MLBPA no quiere ir porque lo ven como un tope salarial. Están claros en eso. No estoy de acuerdo. Si se hace bien, puede dar incentivos para los jugadores y los propietarios harán crecer el juego. Podría ser parte del próximo CBA si la gente está dispuesta a discutirlo.

"No creo que alguna vez haya tenido la intención de ser un caballo de Troya o tratar de infiltrarlo y hacer que la gente se sienta cómoda con otra cosa. A la larga, no creo que sea una mala idea. A corto plazo no lo hago. Creo que ya no es una opción".

Ricketts dijo que está convencido de querer jugar esta temporada a pesar de que la propiedad sostiene que jugar significa perder más dinero. Es una de las razones por las que la liga originalmente ofrecía solo una temporada de 82 juegos y podría querer incluso menos juegos que eso. Ha llevado a algunos a preguntarse si todos los propietarios incluso quieren tener una temporada.

"Hay escenarios en los que no jugar puede ser una mejor opción financiera, pero no estamos viendo eso", dijo Ricketts. "Queremos jugar. Queremos volver al campo ... No conozco a ningún propietario que no quiera jugar. Solo queremos volver al campo de una manera de no empeorar esta temporada financieramente para nosotros".

Los Cubs tienen una nueva red de televisión, que todavía no es transmitida por el mayor proveedor de cable en el área de Chicago. Perder una temporada completa tiene implicaciones aún mayores para ellos.

El hecho de que los valores de las franquicias sean extremadamente altos no responde a la cuestión de liquidez para los equipos. Los Cubs emplean a 600 personas con 2.700 empleados adicionales a tiempo parcial. Dicen que el 70% de sus ingresos provienen de la experiencia del día del juego con los fanáticos en las gradas. Ahora esperan recuperar dos tercios de lo que queda-- si se puede llegar a un acuerdo equitativo con los jugadores.

"La razón principal por la que está en un 70% es que nos va tan bien con la asistencia", afirmó Ricketts. "Muchos clubes tienen más problemas para vender sus boletos. Un mayor porcentaje de nuestros ingresos son solo boletos.

"Esperamos poder obtener el 20% de nuestros ingresos totales este año".