<
>

Un Día Como Hoy en el Béisbol: Trevor Hoffman fue un fallido torpedero pero luego fue un cerrador del Salón de la Fama

play
Tim Kurkjian recuerda el lado juguetón de Trevor Hoffman (1:27)

En el aniversario del salvamento 500 de Trevor Hoffman, Tim Kurkjian reflexiona sobre la carrera del cerrador, que está en el Salón de la Fama, y su lado juguetón y alegre. (1:27)

Ustedes aman el béisbol. Tim Kurkjian también ama el béisbol. Así que mientras esperamos ansiosamente por el regreso del deporte, cada día les daremos una historia o dos, atada a lo ocurrido en esta fecha en la historia del béisbol.

UN DÍA COMO HOY EN JUNIO DE 2007, Trevor Hoffman logró su salvamento No. 500.

Diecisiete años antes, Hoffman estaba en su primera temporada como torpedero en el sistema de los Reds. Después de 103 juegos en Clase A, "había cometido 35 errores y a duras penas sobrepasaba la línea Mendoza [.200]", dijo Hoffman. "Sabía que no iba a dejar a Barry Larkin sin trabajo con los Reds.

Entonces, a sugerencia de su manager, Jim Lett, Hoffman se convirtió en un lanzador.

Se convirtió en un miembro del Salón de la Fama, uno de los cinco mejores cerradores de todos los tiempos. Fue el primer lanzador en salvar 500 juegos y el primero en 600. Sus 601 rescates en su carrera son la segunda mayor cantidad de todos los tiempos detrás de Mariano Rivera, y nadie más tiene 500. Cuando Hoffman lanzó, sus equipos jugaron para 539 juegos por encima de .500. Rivera es el único otro lanzador en la historia con al menos 500 juegos sobre .500 (785 por encima). Hoffman salvó 40 juegos en una temporada nueve veces, récord en las Grandes Ligas. Su efectividad fue de 2.87. Cuando salía del bullpen de los Padres con "Hells Bells" tocando, era electrizante. Con toda esa adrenalina, el primer lanzamiento que solía lanzar era un cambio.

Hoffman estaba destinado a una vida en el béisbol y el entretenimiento. Su padre, Ed, un ex marine, fue acomodador durante 15 años en el Angel Stadium. Su madre, Mikki, era una bailarina de Inglaterra. Un hermano mayor (por nueve años), Glenn, fue campocorto para los Medias Rojas. Trevor usaría las zapatillas de su hermano "a pesar de que eran como 10 veces más grandes" mientras caminaba por la sede del club de Boston.

Trevor se casó con Kristy, una porrista de los Buffalo Bills. Al final del tercer periodo del Super Bowl en 1993, Hoffman, que estaba 30 filas arriba en las gradas, levantó un cartel que decía: "Cásate conmigo". El guardia de seguridad no lo dejó entrar al campo hasta que dijo: "Amigo, voy a proponerle matrimonio a esa chica". Se arrodilló. "Eso logró que lo pusieran todo en la pantalla grande", dijo Hoffman. "Ella estaba estupefacta. A los Bills les patearon el trasero. Pero ella no estaba demasiado preocupada por eso".

Hoffman siempre ha tenido ese lado juguetón. Cuando jugó para los Cerveceros (2009-10), asistió a una subasta caritativa en Milwaukee. "Un artículo era una cortadora de césped que no giraba, pero con los colores de los Brewers", dijo Craig Counsell, en ese entonces compañero de equipo. "Típico Trevor. Rellenó la urna con los boletos que compró para asegurarse de ganar. Cuando ganó, nos dijo: "No creo que pueda subir esto a 60 [mph] y llevarlo de regreso a San Diego". Entonces se lo dio al tipo [Counsell] que vive en Milwaukee, tiene un jardín y le gusta cortar el césped''.

Hoffman trabajó más duro y estaba en mejor forma que cualquier otro relevista que haya visto. Él y los otros relevistas de los Cerveceros correrían largas distancias, como grupo, para mantenerse en forma. "Pero [el relevista] Todd Coffey, es un gran tipo, estaba teniendo problemas para mantenerse al día", dijo Counsell. "Así que Trevor puso una bicicleta estática en la parte trasera de su camioneta. Brian Anderson, uno de nuestros narradores, conducía un día por el Miller Park y vio a los relevistas de los Cerveceros corriendo por las calles, y junto a ellos, una camioneta con Todd, en la parte trasera, montando la bicicleta estática. De esa manera, él era parte del equipo, parte del bullpen y no tenía que correr ''.

Otras notas de béisbol del 6 de junio

  • En 1941, Rip Sewell empató un récord de Grandes Ligas (hecho cinco veces anteriormente) con la mayor cantidad de asistencias en un juego para un lanzador con 11.

  • En 2017, Scooter Gennett de los Rojos conectó cuatro jonrones en una victoria 13-1 sobre los Cardenales. En ese juego, el total de jonrones de la temporada de Gennett pasó de tres a siete, y sus carreras impulsadas aumentaron de 10 a 20.

  • En 1990, nació Anthony Rendón. Es un buen bateador. Una vez le pregunté al entonces mánager de los Nacionales, Dusty Baker, qué hacía a Rendón tan bueno en el plato. "Esas manos", dijo. "Oh, esas manos".

  • En 1943, nació el jardinero Merv Rettenmund. Tenía un gran ojo en el plato y una muy buena tasa de boletos. "Eso no es una sorpresa", dijo el locutor del Salón de la Fama Chuck Thompson en el aire. "Estudió en Ball State".