<
>

El día de Pedro Martínez y su récord de 4 K's al abrir un Juego de Estrellas

play
Kurkjian se maravilla por la carrera que tuvo Pedro Martínez (1:32)

En el aniversario del juego perfecto que Pedro Martínez llevó hasta la décima entrada, Tim Kurkjian celebra la brillante carrera que tuvo el orgullo de Manoguayabo. (1:32)

Luego de ser seleccionado y no participar en el Juego de Estrellas de una temporada antes, Pedro Martínez abrió su único clásico de media temporada el 13 de julio de 1999, y lo hizo ante su público estableciendo un récord nunca antes visto en 69 clásicos de media temporada previos.

El lanzador derecho de 27 años de edad en ese entonces, arrancó el partido 70 de media temporada con cuatro ponches consecutivos, para ser el primero en la historia en conseguirlo desde que se jugó el primero en 1933 --en 20 Juegos de Estrellas más desde 2000, ningún otro pitcher ha podido igualar la hazaña.

El dominicano subió a la loma de Fenway Park como el abridor de la Liga Americana vistiendo el uniforme de los locales Boston Red Sox, para enfrentar a la Liga Nacional.

Al primer bateador del juego lo llevó a ocho pitcheos y en los siguientes dos necesitó de nueve para sacar la entrada con tres ponches, en cuentas de bolas y strikes de 2-2, 1-2 y 2-2. Con el primer bateador de la segunda entrada necesitó cuatro pitcheos --cuenta 1-2-- para establecer la marca.

El lanzador derecho había participado en dos Juegos de Estrellas anteriores --1996 y 1997-- como relevo, pero representando a la Liga Nacional como jugador de los Montreal Expos.

En 1998, en su primer año con los Red Sox, fue seleccionado para el Juego de Estrellas en Coors Field, pero no vio acción. Después de 1999, fue electo a otros cuatro Juegos de Estrellas y tampoco subió a la loma.

En tres participaciones en el Juego de Estrellas, el inmortal del Salón de la Fama de Cooperstown, ponchó a ocho jugadores en total y no toleró carrera en cuatro entradas lanzadas, en que aceptó par de hits y no otorgó bases por bolas.

¿A quiénes ponchó al hilo Pedro Martínez en el All Star de 1999?

Barry Larkin: Llegó al Juego de Estrellas con 31 ponches en 356 apariciones en el plato, así como 97 hits. Terminó su carrera con 2,340 hits en 2,180 juegos jugados en 19 campañas con Cincinnati Reds, pegando 198 jonrones. Se ponchó 817 veces en 9,057 apariciones en el plato. En 2012 fue electo al Salón de la Fama de Cooperstown.

Larry Walker: Al Clásico de media temporada el jugador de Colorado Rockies llegó con 25 jonrones y 77 producidas, con 105 imparables y 36 ponches en 316 apariciones en home para batear en 73 partidos. Jugó 17 campañas sumando 383 jonrones y 2,160 imparables. Tuvo 1,231 ponches en 8,030 apariciones al bate, pegando 471 dobletes y 62 triples. Este año 2020 fue electo al Salón de la Fama de Cooperstown.

Sammy Sosa: El dominicano de los Chicago Cubs llegó con 32 jonrones, 96 hits, 74 remolcadas y 88 ponches en 377 apariciones al plato en la temporada, en que terminó con 63 jonrones en el año. Sumaba hasta entonces 305 vuelacercas en camino a terminar con 609 en su carrera, en que sumó 2,408 hits en 9,896 apariciones en el plato con 2,306 ponches en 18 temporadas. En ocho años en la boleta para entrar a Cooperstown este año obuvo su mejor porcentaje de votos con 13.9.

Mark McGwire: El jugador de los St. Louis Cardinals llegó al Juego de Estrellas con 28 jonrones, 77 hits y 72 carreras producidas en la temporada, además de 78 ponches en 370 apariciones en el plato. En 16 años pegó 583 jonrones 1,626 hits en 7,660 apariciones en el plato, con 1,596 ponches. Estuvo 10 años en boleta para Cooperstown y tuvo su mejor porcentaje con 23.7 en 2010.

Tras el ponche a McGwire para establecer la marca, Matt Williams se embasó en error del segunda base Roberto Alomar y Martínez acabó la entrada con ponche en cuenta llena a Jeff Bagwell y en la jugada Williams fue puesto out en intento de robo.

La Liga Americana anotó par de carreras en el primer episodio en camino a una victoria de 4-1, la cual fue a la cuenta de Martínez, que al final fue electo el Jugador Más Valioso del partido. A McGwire, de Oakland Athletics entonces, también lo ponchó en el Juego de Estrellas de 1997.