<
>

Lesiones a los quarterbacks dejaron su marca en la Semana 2

play
Una patrulla condujo a Drew Brees al médico (0:42)

El quarterback de New Orleans Saints fue asistido por las autoridades a su salida del Memorial Coliseum, tras lesionarse la mano en el duelo contra Los Angeles Rams. (0:42)

Estimados amigos de ESPN, todo sabemos que el fútbol americano es un deporte violento que siempre termina cobrando tributo.

Siempre que se presenta alguna lesión es de lamentar, pero cuando ello ocurre en una posición tan sensible como es la de quarterback, la situación sube de tono.

Apenas se está celebrando la Semana 2 de la temporada regular de la NFL, y ya tenemos un saldo negativo para algunos mariscales de campo.

La semana anterior le toco a Nick Foles, el Jugador Más Valioso del Super Bowl XLVII que llegó este año a los Jacksonville Jaguars, y que sufrió una fractura de clavícula en el juego ante los Kansas City Chiefs; el primero que quedó fuera.

Para esta segunda fecha, lamentablemente se ha presentado varias bajas. Veamos:

Drew Brees, apenas en el primer cuarto, sufrió un golpe en el pulgar derecho cuando intentaba enviar un pase y su mano derecha impactó la mano del tackle defensivo estelar Aaron Donald. Resultado, Brees ya no regresaría al partido, el cual los Saints acabaron perdiendo ante los Rams.

Brees no viajó con el equipo y se quedará en Los Angeles para ser evaluado y determinar el grado de lesión que tiene.

Ben Roethlisberger, de los Pittsburgh Steelers, sufrió un golpe en el codo de su brazo de lanzar en el juego que los de negro y amarillo perdieron ante los Seattle Seahawks. Eso significa que la derrota que sufren los Steelers en casa no fue la única mala noticia. Perder a 'Big Ben' podría ser en sí misma una noticia peor que ligar su segundo tropiezo del año.

Este mismo domingo por la noche, Carson Wentz de los Philadelphia Eagles, sufrió un duro golpe en las costillas ante los Atlanta Falcons. Wentz terminó el partido, pero se especula sobre el grado de lesión que tiene.

Por experiencia, Wentz es un guerrero, pero sabemos que muchas veces, se expone demasiado y el riesgo de que sufra una lesión mayor persiste.

Lo de Sam Darnold de los New York Jets es una cosa distinta, pero estará ausente. Él sufre de una mononucleosis, que es una enfermedad viral altamente contagiosa, por ello fue separado del equipo.

A reserva de esperar más información de todas las lesiones, la de Foles es la más grave, pero podría ser que tres indiscutibles titulares queden fuera varias semanas.

Este deporte es así, y lo entendemos, pero las lesiones en este deporte conocido como una "liga de quarterbacks" pueden no solamente ser determinantes en el futuro de los equipos, sino también en detrimento del espectáculo.