<
>

Messi no corre peligro de perderse el duelo ante el Bayern Munich

play
Aparece la magia de Messi, el Barça cumple y se clasifica a cuartos (1:59)

El equipo blaugrana vence al Napoli del Chucky Lozano por 3-1, 4-2 en el global, y sigue su paso en la Champions League. (1:59)

BARCELONA -- Lionel Messi jugará el viernes en Lisboa el partido de cuartos de final de la Champions League frente al Bayern Munich. La alarma que se multiplico tras la patada que recibió de Koulibaly en la recta final del primer tiempo del duelo ante el Napoli, castigada con penalti, no fue a más y si el argentino pudo acabar, aunque lastimado, el choque, se espera que el martes pueda reintegrarse a los entrenamientos con tanta prudencia como tranquilidad, refirió una fuente del club azulgrana a ESPN Deportes.

El crack azulgrana, con un fuerte hematoma en la parte posterior del pie izquierdo, no se ejercitó este domingo y aprovechará la jornada de descanso que Quique Setién concedió a la plantilla el lunes para seguir tratándose con antiinflamatorios.

Dependiendo de la disminución del hematoma, el martes podría ya ejercitarse con aparente normalidad en el que será primer entrenamiento de la plantilla con la mirada puesta en el choque contra el Bayern.

Confiando en que el dolor remita y aunque el martes pudiera reservar su regreso al trabajo, se entiende que a partir del miércoles Messi debe estar en plenas condiciones.

En el entrenamiento de este domingo, de recuperación para los jugadores que participaron en el duelo ante el Napoli, participó Ousmane Dembélé, quien ya en la recta final de su recuperación apunta a convertirse en una de las principales novedades del equipo azulgrana en la final a ocho de Lisboa.

Quienes sí estarán a disposición del entrenador serán Sergio Busquets y Arturo Vidal, ausentes el sábado por sanción y cuyo retorno a la actividad significará, tal como en el caso del delantero galo, un alivio para Setién, que de esta manera podrá contar con 16 futbolistas del primer equipo (Umtiti ni está ni se le espera), además de Riqui Puig, Ansu Fati y Araujo como principales representantes de un filial cuya cara más feliz la personalizó Monchu, debutante ante el Napoli y que, pendiente de resolver su futuro al acabar la temporada también estará en la expedición a Lisboa.