Queiroz impone el trabajo y la concentración

Queiroz explicó las razones de la lista de 40 EFE

SALVADOR (Enviado especial) -- Concentración y hermetismo. Bajo estos dos conceptos transcurre el miércoles de la Selección Colombia, a tres días del esperado debut en la Copa América frente a Argentina. El plantel que conduce Carlos Queiroz se entrenará por primera vez en doble turno en el estadio de Pituaçu y el cuerpo técnico terminará de definir el once que saldrá a la cancha del Arena Fonte Nova.

A diferencia de la Albiceleste, que tiene casi todo definido y solo presenta alguna duda en el centro del campo, la alineación de la Tricolor aún es una incógnita, al menos para la opinión pública. En las dos sesiones del día y, sobre todo, después de la práctica de fútbol, quedará más claro quiénes serán los titulares el sábado en el moderno estadio de Salvador.

La alarma del martes fue desactivada rápido. El primer entrenamiento en campo en la capital de Bahía mostró a Edwin Cardona lejos del grupo y trabajando de forma diferenciada. Aunque no tocó el balón en todo el día, sólo presenta un golpe con inflación en el tobillo izquierdo y lo más probable es que esté disponible para el debut en la Copa. El mediocampista de Pachuca es una de las principales alternativas para manejar la pelota y en el último amistoso ante Perú brilló cuando le tocó ingresar.

Con Juan Guillermo Cuadrado, Luis Fernando Muriel y Cristian Borja ya recuperados, Queiroz podría contar con todos sus elementos en la doble sesión del miércoles. En los cuatro amistosos dirigidos por el luso hasta el momento, dejó en claro por qué mantuvo la base de la última Copa del Mundo y también presentó algunas pistas de su idea, aunque no mucho más que eso. Su equipo intentará respetar el estilo histórico colombiano de posesión pero también buscará tener la solidez que caracterizó, por ejemplo, a su Irán. Es un equilibrio difícil de conseguir y el hecho de organizar un entrenamiento doble turno a tan poco tiempo de la presentación en Brasil es una muestra de ello.

La línea de cuatro parece no tener discusión. Así jugó en los cuatro encuentros y así jugará en el futuro. Davinson Sánchez y Yerry Mina son los preferidos para la zaga central, al igual que lo fueron para José Pekerman en Rusia. A Queiroz no le importó demasiado la falta de continuidad y los utilizó en tres de los amistosos. Serán titulares en el Arena Fonte Nova. Por los laterales sí realizó más pruebas. En la izquierda han jugado Deiver Machado, Cristian Borja y William Tesillo. Este último, con pasado como central, tiene ventaja y sería el elegido para enfrentar a Lionel Messi. Por la derecha pasaron Helibelton Palacios, Luis Orejuela, Santiago Arias y Steffan Medina, aunque el hombre de Atlético Madrid es el indiscutido en esa posición.

En el centro del campo sí hay lugar para seguir probando. Gustavo Cuéllar es el favorito del cuerpo técnico para comenzar como mediocampista central, con Wilmar Barrios como opción válida si se busca más capacidad de marca. En el 4-3-3 ensayado en los choques con Panamá y Perú, Cuadrado jugó como interior y tuvo problemas para jugar cerrado. Quizás este miércoles se trabaje en otras variantes para que el jugador de Juventus se mueva en su posición habitual, como extremo por derecha para aprovechar su explosión. El otro interior podría ser Mateus Uribe, figura en Lima y pieza clave en una idea de juego dinámica. Cardona también podría jugar allí si el trámite del juego lo requiere.

En ataque, Radamel Falcao García salió desde el inicio contra Japón, Panamá y Perú y será el nueve sin discusión, porque ni siquiera Duván Zapata puede competirle. James Rodriguez es el líder futbolístico también para Queiroz y estará a su lado, quizás un poco hacia la derecha pero siempre con libertad para manejar el balón. El tercer integrante de la línea delantera es otra de las dudas. En los amistosos probó a Luis Muriel, Sebastián Villa, Alfredo Morelos y Roger Martínez y ninguno completó las expectativas. Esta será una de las principales dudas a despejar en estas últimas horas previas.

La Selección se recluye para entrar definitivamente en clima de Copa América y concentrarse en la posibilidad concreta de hacer un buen debut y sacarse una espinita histórica ante Argentina.