<
>

Xavi espera conseguir dos laterales y a Bernardo Silva para redondear su nuevo Barcelona

play
Laporta quiere ganar títulos y está haciendo lo mismo que Bartomeu (3:30)

Barcelona sigue buscando refuerzos de renombre y quiere ilusionar a sus aficionados. (3:30)

BARCELONA -- Xavi Hernández no tiene suficiente y considera que si el Barcelona quiere aspirar a todo esta temporada necesita sí o sí sumar dos laterales de rendimiento inmediato y un volante, Bernardo Silva, para redondear una plantilla en la que le siguen sobrando futbolistas.

Alex Collado, cedido al Elche, ha sido, de momento, el último en marchar. Permanecen encallados los casos de Martin Braithwaite y Samuel Umtiti y para cuadrar cuentas, fair play financiero, límite de fichas y demás, acelera para encontrar salida a Memphis Depay, Sergiño Dest y hasta, quien sabe, Pierre-Emerick Aubameyang. El caso de Frenkie de Jong, amitió a ESPN Digital una fuente del club, sigue estancado.

Marc-André ter Stegen en la portería; Juan Foyth, Jules Koundé, Andreas Christensen y Marcos Alonso en defensa; Sergio Busquets, Pedri y Bernardo Silva en el centro del campo; Ousmane Dembélé, Raphinha y Robert Lewandowski en ataque. Esta podría ser una alineación del agrado de Xavi cuando el mercado haya echado el cierre. Un once con siete futbolistas que no pertenecían al Barça la pasada temporada, entendiendo que el lateral derecho no está, para nada, concretado y que no está incluido un, se supone, fijo como Ronald Araújo. Una revolución absoluta y no recordada.

De los 16 futbolistas con los que contó el entrenador catalán en su debut frente al Espanyol el 20 de noviembre de 2021, cinco ya no forman parte de la plantilla (Mingueza, Nico, Riqui Puig, Demir y Philippe Coutinho), Ilias Akhomach ha regresado al filial sin aspiraciones de subir al primer equipo, con Abde se negocia su cesión y con Memphis la rescisión. Son ocho... a los que sumar los nombres de Clement Lenglet, Neto, Luuk de Jong (ya fuera del club) y Umtiti que también estuvieron en aquella convocatoria.

La agitación en el vestuario ha sido de época... Pero no parece definitiva. Xavi, que cruza los dedos por la inscripción inmediata de Jules Koundé, confía en concretar la próxima semana el fichaje de Marcos Alonso, insiste en reforzar la banda derecha de la defensa una vez ha condenado al ostracismo a Dest y mantiene imprescindible su aspiración por Bernardo Silva.

Echando una ojeada rápida se observa que en el Camp Nou, desde enero, aterrizaron hasta diez jugadores (de los que dos, Dani Alves y Adama Traoré, ya no están) y faltan otros tres para consumar esa revolución tan necesaria a ojos de un técnico atado sin disimulo a la urgencia por ganar. El proyecto no entiende de futuro sino de presente inmediato porque la apuesta se contempla tan ambiciosa que no entiende de medias tintas.

LIBERAR PARA FICHAR
El asunto más urgente es conseguir inscribir a Koundé y para lograrlo se confía en encontrar salida a Memphis, de quien se admite conocer que tiene muy avanzado un acuerdo con la Juventus pendiente, sin embargo, en caso de solventar su marcha del Barça. Si en un principio se confió en traspasarlo, a estas alturas se contempla como opción más probable darle la carta de libertad...

Un mal menor que en el caso siguiente de Marcos Alonso pasará irremediablemente por, contemplando cada vez más improbable ajustar los salarios deseados, traspasar a Aubameyang y/o Dest. Con el delantero gabonés se sospecha una salida más fácil aunque no sea una solución muy del agrado de Xavi.

Es el peaje a pagar por el entrenador que, de pronto, urge con hallar un 'sustituto' al fallido fichaje de César Azpilicueta. El club ya ha negociado por Juan Foyth, a pesar de que el Villarreal se remite a una inalcanzable cláusula de rescisión de 42 millones de euros, y mantiene en la recámara a Thomas Meunier o Héctor Bellerín, cuyo retorno al Real Betis, atendiendo a los problemas del club andaluz, se ha dificultado mucho en las últimas semanas.

LA GUINDA
Al final queda el nombre de Bernardo Silva, quien a pesar de diversos reportes publicados en España que dan por hecha la imposibilidad de su fichaje se mantiene en los planes de Xavi, de la comisión deportiva y, claro, de Joan Laporta, coincidentes todos en que se podrá discutir el fichaje del crack portugués con el Manchester City, que conoce las intenciones del club azulgrana pero, de momento, a día de hoy, no ha recibido una propuesta formal por negociar el traspaso.

Para ello, y con 13 días por delante, el Barcelona precisaría convencer a Frenkie de Jong para que acepte un traspaso al que el mediocampista holandés sigue negándose o, al menos, reducirse de forma considerable su salario... Otra circunstancia que por el momento se entiende improbable.

Los ajustes salariales varios en que trabaja el club, entre los que se encuentran los casos de Gerard Piqué y Sergio Busquets, se desarrollan con menos celeridad de la esperada. Los dos capitanes aceptan retocar sus condiciones... Pero desde un punto de vista fiscal y legal no parece que la solución sea fácil a ojos de LaLiga, por lo que al Barça, inmerso en esa revolución acordada con Xavi Hernández, no le ha alcanzado, por el momento, con la activación de sus cuatro palancas (venta de activos) para solventar sus problemas.