<
>

Rescaten al Gigante

play
Faitelson: Sin Vucetich, Chivas estaría mejor de lo que está… no lo creo (2:32)

Los resultados no llegan, pero el Rebaño tiene al mejor entrenador posible ante un plantel que no termina por convencer. (2:32)

Mientras Chivas sigue sufriendo y dejando mucho que desear, el odiado rival gana, gana y sigue ganando

Pasa el tiempo, entrenadores van y vienen, jugadores llegan y se van, directivos intentan pero fracasan, y el resultado sigue sin corresponder. Las Chivas llevan un buen rato sumergidas en una crisis de la cual parece no haber salida.

A partir del titulo de 2017, el 'Gigante' cayó en un sueño profundo del cual no ha podido despertar. Un sueño que lastima y ofende la historia del club mas mexicano de todos. La camiseta del rebaño ha perdido peso, prestigio y sobre todo respeto para muchos futbolistas que la han portado o portan actualmente, sin honrar a quienes lo dieron todo por llevar al equipo a ser lo que es hoy en día.

Las indisciplinas del pasado no fueron más que un fiel reflejo del nulo respeto que los jugadores corridos o sancionados tuvieron para con un equipo que hasta hace no mucho tiempo representaba el máximo orgullo para cualquier jugador mexicano, solo por detrás del jersey de la Selección Mexicana. Hoy, el jugar en Chivas ha dejado de ser atractivo para algunos futbolistas nacidos en México.

Ricardo Peláez corrió, separó y/o multó a los mal portados, pero el castigo pareció no dolerles demasiado. Ofendieron al club, a sus compañeros, a la afición, pero sobre todo, a ellos mismos. Pero es que ni siquiera eso bastó para generar una sacudida al interior de un plantel que se ha quedado con pocos jugadores verdaderamente profesionales como lo son Molina, Rodríguez, Mier, Briseño, Brizuela, Sánchez. Por mencionar a algunos.

Chivas invirtió o mejor dicho gastó en futbolistas que no solo no dieron el ancho sino que resultaron ser más un gasto que una inversión.

Sigo pensando que Peláez es el hombre indicado para corregir el camino y buscar regresar a Chivas al lugar que le corresponde, pero los resultados no llegan y peor aún, mientras Chivas sigue sufriendo y dejando mucho que desear, el odiado rival gana, gana y sigue ganando.

Víctor Manuel Vucetich no tiene nada que probar, su experiencia, logros y trayectoria están por demás comprobados pero por alguna extraña razón, en Chivas no ha podido encontrar la solución y lejos de mostrar un fútbol mas alegre y vistoso, el equipo se ha vuelto por demás predecible y aburrido.

Los cambios deberán llegar pronto en Chivas, más aún si no quieren seguir perdiendo terreno en la carrera por el número de campeonatos que tienen. Porque América está mucho más cerca de sumar más trofeos a su vitrina que Chivas de poder rescindir el contrato de Oribe Peralta.